Noviembre 21, 2016

Museos curiosos: Ventriloquia en Kentucky

Museos curiosos: Ventriloquia en Kentucky

El arte de hablar con el vientre se llama ventriloquia. Quizás les parezca algo extraño, pero es la habilidad que tienen algunas personas para emitir una voz sin siquiera mover sus labios. Usualmente quienes ejercen esta actividad van siempre acompañados de unos muñecos de rasgos grandes, exagerados y que dan un poco de miedo.

El Museo de Vent Haven o Museo de Ventriloquia de Kentucky, es el único en el mundo dedicado a este arte. Fue fundado por William Shakespeare Berger en 1970.  Tres años después, el 30 de junio fue abierto oficialmente al público en el W.S. Berger Memorial Building. Para ese tiempo, las leyendas Edgar Bergen y Jimmy Nelson realizaron una presentación dedicada a todos los asistentes.

La exhibición cuenta con varias salas destinadas a homenajear a ventrílocuos del siglo XX como Bergen y su muñeco Charlie McCarthy, Paul Winchell y Shari Lewis. Así como fabricantes de “dummies” como Charles Mack, Frank Marshall y McElroy Brothers.

También hay un espacio para los muñecos más creativos y otro al estilo kitsch (relativo a cursi o trillado). La colección posee figuras de todo tipo, incluso de personalidades famosas como Jimmy Carter.

El museo busca preservar la compilación creada por Berger para educar al público sobre el arte de la ventriloquía a través de visitas guiadas y la Convención Internacional Anual de Ventriloquia, donde el recinto es sede y se congregan más de 600 expertos en el área; además de seguir albergando nuevas figuras y memorabilia.

Hoy en día reciben más de mil visitas al año, pero solo abren desde el 1 de mayo hasta el 30 de septiembre en la 33 West Maple Avenue de Fort Mitchell en Kentucky (Estados Unidos). Sin embargo, no es necesario pagar entrada (aceptan donaciones) pero deben reservar con antelación.

Historia

El lugar nació en 1910 cuando W.S. Berger compró su primer muñeco Tommy Baloney, durante un viaje de negocios a Nueva York. Al principio tenía las figuras en su casa, pero cuando la colección comenzó a ampliarse, tuvo que renovar su garaje para albergar a los dummies. En 1962 construyó un segundo edificio.

Berger se convirtió desde 1940 hasta 1960 en presidente la Hermandad Internacional de Ventrílocuos, y ayudó a que la organización creciera de 300 a más de 1000 participantes.

Pialet Narváez | Culturizando
Con información de: actualidadviajes / ebooking / venthavenmuseum / nytimes | Foto: Vent Haven Museum

  • Me encanta 1
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0