Lo que no sabías sobre las huellas dactilares

Lo que no sabías sobre las huellas dactilares

Una huella dactilar es la impresión visible o moldeada que produce el contacto de las crestas papilares de un dedo sobre una superficie ¿Sabes quién inventó esta técnica de identificación de personas? Aquí te contamos esta y otras curiosidades que quizás no sabías sobre las huellas dactilares.

Datos curiosos de las huellas dactilares

1.- Las huellas dactilares son únicas, incluso más que el DNA, y es que aunque gemelos idénticos puedan compartir la mayoría del DNA, no pueden tener las mismas huellas dactilares.

2.- La disposición de las crestas en cada dedo de cada ser humano no se altera con el crecimiento o la edad. Asimismo, las quemaduras superficiales, abrasiones o cortes no afectan la estructura de la cresta y el patrón original de la huella dactilar se duplicara en cualquier piel nueva que crezca.

3.- En la antigüedad, en Babilonia y Persia, las impresiones dactilares se utilizaban para autenticar registros en arcilla. Estas civilizaciones ya entendían  su carácter único.

4.- Se comenta que por capricho y sin ninguna intención científica el inglés Sir Guillermo Herschel, principal magistrado del distrito de Jungipoor, en la India, utilizó por primera vez, en julio de 1858, la identificación a través de las huellas. Para los contratos locales Herschel empezó a exigir, además de la firma, la huella de la palma, y poco tiempo después, para facilitar el proceso, lo transformó en la huella de los dedos de la mano.

5.- El antropólogo inglés Francis Galton (1822-1911) realizó el primer estudio científico sobre las huellas dactilares. Galton propuso utilizarlas como una forma de identificación personal y sus resultados son la base para la clasificación de los componentes de las huellas y los estudios posteriores.

6.- El investigador de la policía de la provincia de Buenos Aires Juan Vucetich se encargó de mejorar la clasificación propuesta por Galton. Simplificó el método dejando solo cuatro rasgos principales (arcos, presillas internas, presillas externas y verticilos) y estableció el uso de las impresiones dactilares como un sistema para la identificación personal. Luego de años de investigación todavía se mantienen los cuatro rasgos principales ya mencionados.

7.- Gracias a Vucetich la policía bonaerense en 1891 fue la primera en iniciar el registro dactiloscópico de las personas. Poco después, en el año 1892, en la ciudad de Necochea, provincia de Buenos Aires, se pudo identificar a una asesina por las huellas dejadas de sus dedos ensangrentados en la escena del crimen.

8.- El gran desarrollo y uso de las huellas dactilares se produjo en Estados Unidos. En 1924 se publicaron dos grandes colecciones de huellas dactilares, estas formaron la base del núcleo del archivo actual de la de la División de Investigación del FBI. Este archivo contiene las huellas dactilares de más de 250 millones de personas.

9.- La dactiloscopia es la ciencia que se encarga de analizar las huellas dactilares, esta práctica es indispensable para ayudar a resolver casos criminales y aplicar las leyes penales. Antes de la tecnología de escaneo digital las huellas dactilares se recogían con tinta en un papel.

10.- Las huellas dactilares que se pueden encontrar en una escena del crimen son clasificadas en huellas visibles y huellas latentes. Las primeras se encuentran en un tipo de superficie que hace visible la impresión, puede ser sangre o tierra. Las segundas se producen cuando una sustancia liquida como el sudor o aceite hacen que las huellas queden en el arma utilizada, en un vidrio o cualquier otra superficie que el criminal haya tocado; estas huellas no pueden ser vistas a simple vista.

11.- Para ver las huellas latentes los policías utilizan láser, polvo oscuro u otros recursos especiales. Los oficiales copian las huellas para preservarlas y analizarlas utilizando cinta para huellas o tomando fotografías.

Con información de: Britannica / Science / Foto: Huellas dactilares – Shutterstock

  • Me encanta 2
  • Me divierte 0
  • Me asombra 3
  • Me entristece 2
  • Me enoja 2



Es tendencia