Lo que no sabías sobre el ‘4 de Julio’

Lo que no sabías sobre el ‘4 de Julio’

Sin duda, la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos es uno de los documentos más trascendentes de la historia. En él quedaron proclamados los principios básicos de libertad e igualdad, que junto a las ideas de la Ilustración, plasmadas por la Revolución Francesa, inspirarían las revoluciones independentistas en todo el continente americano.

El cine se ha encargado de inmortalizar esta fecha y la ha colocado en la memoria de millones de personas alrededor del mundo. Cada 4 de julio, Estados Unidos celebra un nuevo aniversario de su independencia. Como sucede con todas las historias importantes, el nacimiento del gran país del norte también está repleto de mitos y fantasía. Aquí te contamos algunas cosas que quizás no conocías sobre esta destacada fecha.

 

La Declaración de Independencia de los Estados Unidos realmente fue firmada el 2 de julio
En realidad, el Segundo Congreso Continental votó a favor de una declaración de la independencia el 2 de julio; el documento presentado, analizado y votado en el Congreso fue editado y el 4 de julio de 1776 se aprobó la redacción de la Declaración de Independencia y se envió a la imprenta para su publicación. El 2 de julio fue rápidamente olvidado y la fecha impresa (4 de julio) se convirtió en uno de los días más importantes en la historia del país.

 

Paul Revere, jinete solitario
Un popular poema patriótico relata la historia de un jinete solitario que recorrió distintos poblados para alertar sobre la presencia de tropas enemigas. Se trata de la historia de Paul Revere, el hombre que cabalgó durante la madrugada del 18 de abril de 1775 advirtiendo a la gente de Lexington sobre la llegada de las tropas británicas. Paul Revere no fue el único jinete que cabalgó esa medianoche. Al menos varias docenas de jinetes dieron la señal. Además, Revere fue capturado por la patrulla británica, que lo interrogó y liberó sin su caballo, por lo que este no tan solitario jinete llegó a Lexington a pie para presenciar la batalla de Lexington Green.

 

La grieta en la Campana de la Libertad
La Campana de la Libertad, localizada en Filadelfia, Pensilvania, es una campana de gran importancia histórica. Se trata de uno de los símbolos más prominentes de la Guerra de la Independencia pero su fama se debe; en parte; a la gran grieta que la caracteriza. A diferencia de lo que cuenta la leyenda popular, no fue la alegría de los patriotas que hicieron sonar la campana sin cesar lo que provocó la ruptura, sino un defecto de fábrica.
La campana fue hecha en la Fundidora Whitechapel Bell, en Londres, y llegó en el año de 1751. Sólo seis meses después, cuando fue colgada en la Casa del Estado de Pensilvania y fue tocada por primera vez, la campana se agrietó, pero no es la grieta que vemos en la actualidad, ya que fue moldeada de nuevo. La fundidora local añadió más cobre para repararla, pero esto hizo que sonara muy mal y tuvo que ser fundida de nuevo. La grieta que se puede ver hoy apareció en la mitad del siglo XIX, casi cien años después de la Independencia.

 

¿Los patriotas acudieron voluntariamente a luchar?
No se trata de un mito, ya que a comienzos de la guerra de la independencia de los Estados Unidos, muchos ciudadanos se enlistaron en el ejército revolucionario llenos de coraje y entusiasmo. Pero cuando se hizo evidente que la lucha por la independencia sería larga y difícil, el fervor de muchos hombres comenzó a disminuir, mientras que sus preocupaciones por el bienestar de sus familias y de sus fincas crecía sin cesar. Ante esta situación, muchas colonias recurrieron a incentivos en dinero para reforzar las tropas y mantener su unidad, y a las familias que ellos dejaban en casa. No por querer percibir un sueldo a cambio de exponer su vida son menos patriotas.

 

¿La Declaración de Independencia contiene mensajes secretos?
Hollywood tiene una enorme influencia sobre las creencias populares y algunos mitos en torno al 4 de julio surgieron o fueron promovidos por la industria cinematográfica. Uno de ellos es el los mensajes invisibles o mapas escondidos en el reverso de la Declaración de Independencia, como se muestra en la película La leyenda del Tesoro Perdido (National Treasure).

El Archivo Nacional de los Estados Unidos admite que hay algo escrito en el reverso del documento, pero sólo se trata de una línea en la parte inferior del pergamino que dice: «Declaración de Independencia original, fechada el 04 de julio 1776». El histórico texto tiene un gran tamaño y habría sido enrollado para poder trasladarlo durante los viajes a lo del siglo XVIII, por lo que la escritura en el reverso sería una etiqueta para identificar el documento cuando está enrollado.

 

No existe evidencia de que John Adams muriera pensando en Thomas Jefferson
Aunque parezca increíble, tanto John Adams como Thomas Jefferson murieron el 4 de julio de 1826. Jefferson fue el tercer presidente de los Estados Unidos (entre 1801 y 1809) y se le considera uno de los padres fundadores de la nación. Adams fue el primer vicepresidente (entre 1789 y 1797) y el segundo presidente del país (entre 1797 y 1801); inauguró a Washington como capital y abrió la Casa Blanca.

Estos importantes hombres en la historia norteamericana murieron el mismo día, y según cuenta la leyenda, las últimas palabras de Adams habrían sido «Jefferson sobrevive». Sin embargo, no hay ninguna evidencia que así lo sugiera, aunque se trata de una interesante casualidad histórica.

 

Norteamericanos unidos contra los británicos
La Guerra de la Independencia no sólo enfrentó a las colonias con el Imperio, sino que también dividió al pueblo estadounidense. Se estima que un 20 por ciento de todos los norteamericanos apoyaban la corona, según el Reino Unido Museo Nacional del Ejército. Muchos otros trataron de mantenerse al margen de la lucha. Los registros de la época no son muy confiables, pero se estima que unos 50 mil estadounidenses sirvieron como soldados británicos o milicias en un momento u otro del conflicto; una fuerza significativa si tenemos en cuenta que el ejército revolucionario habría incluido a 100 mil soldados regulares durante toda la guerra.

 

¿Betsy Ross hizo la primera bandera norteamericana?
Betsy Ross fue una mujer estadounidense a quien se le atribuye el diseño de la bandera de Estados Unidos, con trece bandas blancas y rojas, y trece estrellas blancas representando las Trece Colonias. Aunque así lo dicta la tradición popular, no existe ninguna prueba de que esta mujer haya participado en el diseño o la costura de la bandera americana que hizo su debut en 1777. De hecho, la historia comienza a contarse casi un siglo después, gracias su nieto William J. Canby.

Algunos historiadores creen que fue Francis Hopkinson el auténtico creador de la primera bandera de los Estados Unidos; quien fue miembro del Congreso Continental y su firma aparece en la Declaración de Independencia.

 

Los nativos americanos apoyaron a las tropas coloniales

Dado el resultado final de la contienda, podríamos pensar que no importa mucho de qué lado se encontraran los nativos americanos ya que de todas formas acabarían perdiendo. Muchos de ellos combatieron con los británicos, no por el amor del rey Jorge, sino con la esperanza de recuperar sus tierras. A pesar de esto, muchos otros se mantuvieron al lado de los colonos o trataron de mantenerse al margen del conflicto.

La mayoría de los aborígenes de Nueva Inglaterra apoyaron a las tropas coloniales, e incluso, la poderosa Confederación Iroquesa se vio dividida por el conflicto. Terminada la guerra de la Independencia, quienes se aliaron con los británicos perdieron sus tierras, y quienes apoyaron a los estadounidenses tampoco obtuvieron importantes beneficios.

Con información de Batanga | Foto: Fourth of July. Happy Independence Day Shutterstock

  • Me encanta0
  • Me divierte0
  • Me asombra0
  • Me entristece0
  • Me enoja0



Es tendencia