La violencia policial que mató a Eric Garner en Nueva York

La violencia policial que mató a Eric Garner en Nueva York

Eric Garner es uno de los afroamericanos que el movimiento Black Lives Matter recuerda. Murió a causa de la violencia policial, cuando un oficial le causó una asfixia en 2014…

Eric Garner (1970-2014) trabajaba como horticultor en el Departamento de Parques y Recreación en la ciudad de Nueva York. Estuvo casado con Esaw Garner, con quien tuvo seis hijos. Al momento de su muerte el menor de sus hijos tenía apenas tres meses de edad y contaba con 43 años. Tenía también tres nietos.

La ciudad de Nueva York tiene en su haber un gran número de crímenes raciales – Imagen: Wikimedia.-

Era un hombre afroamericano de gran complexión, ya que medía 1.91 metros de altura y pesaba más de 150 kilos. No gozaba de muy buena salud. Sus conocidos y vecinos lo describían como un hombre amigable y de buen carácter.

Garner fue asesinado mientras se encontraba vendiendo cigarrillos sin el permiso requerido al frente de una tienda, por los oficiales Daniel Pantaleo y Justin D’Amico, el 17 de julio de 2014 en Staten Island, Nueva York. Ramsey Orta, amigo de Garner, grabó el incidente con su teléfono. 

Pantaleo era oriundo de Staten Island, siendo su padre bombero y su tío policía. Ejercía como oficial desde el 2006.

Antecedentes

Garner había sido arrestado en múltiples ocasiones, desde la década de los 80. Muchos de los cargos que se le imputaban eran bajo la misma premisa: vendía cigarrillos sin la licencia requerida. Además de ello, había sido condenado por poner resistencia a un arresto, hurtos y asaltos. El 17 de julio de 2014 se encontraba vendiendo unos cigarrillos sin impuestos denominados loosies, hecho que transgredía las leyes del estado de Nueva York. Se encontraba cerca del oficial Justin D’Amico, en frente de una tienda en 202 Bay Street.

La calle 202 Bay, llena de manifestantes por la muerte de Garner – Imagen: Wikimedia.-

Daniel Pantaleo se acercó para tocarlo y Garner lo alejó y lo instó a que no lo tocara. Pantaleo reacciona estrangulándolo y, en un intento de tumbarlo al suelo, choca a Garner contra el cristal. Otros policías se acercaron durante el enfrentamiento. Pantaleo logró poner al hombre en el suelo y otros oficiales sujetaron sus extremidades, prosiguiendo luego de 15 segundos a quitar el brazo de su cuello y pisarle el cráneo en contra del asfalto.

Garner dijo 11 veces la frase “no puedo respirar”. La oficial afroamericana Kizzy Adoni presenció el hecho y no intervino.

Muerte

Garner perdió la consciencia, pero seguía respirando, por lo que los policías lo cambiaron de posición para que pudiese respirar. No mostró ninguna respuesta, a pesar de que algún oficial le repitió que aspirara y exhalara. Pasados alrededor de siete minutos llegó una ambulancia y los paramédicos no hicieron nada para reanimarle. La versión oficial indica que Garner falleció de un ataque al corazón mientras era transportado al hospital más cercano.

Ahorcar a una persona para ponerla en custodia está en contra de las normas del Departamento de Policía. Su muerte se hizo ampliamente conocida en los medios de comunicación, levantando una ola de protestas en contra de la brutalidad policial y el racismo.

El amigo de Garner, Ramsey Orta, fue acusado de un presunto hostigamiento a la policía una vez que el video se hizo viral en las redes sociales. Fue puesto es custodia en 2016, por cargos de armas y drogas.

Reacciones

Garner murió de asfixia por la compresión en el cuello, como declaró la Oficina Forense de Nueva York, y el hecho fue declarado un homicidio. Al momento del incidente, él sufría de asma y diabetes, sumado a sufrir de un notable sobrepeso. Días antes Michael Brown, un joven afroamericano de 18 años, murió en Misuri producto de haber sufrido varios disparos efectuados por un policía mientras se encontraba desarmado. Ambas muertes sacudieron a los Estados Unidos durante 2014.

La oleada de descontento aumentó una vez que el condado de Richmond absolvió de todos los cargos a Pantaleo, luego de que el FBI declarara que el caso “no se sostendría en juicio” y el fiscal Richard Donoghue explicara que no había suficientes pruebas para acusar a los policías de mala conducta intencionada. En 2015 la familia Garner sería compensada con 5,9 millones de dólares en un acuerdo extrajudicial.

Cinco años después de la muerte de Eric, el oficial Daniel Pantaleo fue despedido de la policía, en agosto de 2019. Emerald Snipes, una de las hijas de Garner, y su madre, Gwen Carr, se encargaron de hacer declaraciones públicas en múltiples ocasiones.

Otra de sus hijas, Erica, se dedicó al activismo luego de la muerte de su padre y falleció en 2017, producto de un infarto y un daño cerebral. Recientemente había dado a luz a un varón al que había llamado Eric, en honor a su padre.

Erica Garner (2016) – Imagen: Wikimedia.-

Con información de El País / Wikipedia / France24 / YouTube

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia