La peste negra, la mortífera pandemia que mató a 25 millones de personas

La peste negra o también conocida como »muerte negra», fue una de las pandemias más devastadoras de toda la historia, afectando gran parte de Europa y Asia en la Edad Media con aproximadamente 25 millones de personas fallecidas, según las estimaciones. Te contamos algunos datos importantes acerca de su impacto.

En la actualidad, según el consenso de los historiadores e investigadores, esta enfermedad se originó en Asia, y se esparció a Europa, a través de las rutas marítimas comerciales. Se calcula que alcanzó su punto máximo entre 1346 y 1361, matando aproximadamente a un tercio de la población continental europea; se estima que llegó a matar a 25 millones de personas durante el siglo XIV, incluso algunos sostienen cifras que alcanzan casi los 75 millones de decesos, siendo así una de las pandemias más mortíferas de la historia, detrás de la viruela, sarampión y la gripe española.

Descubrimiento

La peste negra es una zoonosis (enfermedad propia de los animales que puede transmitirse a los humanos). Es causada por el bacilo Bacterium pestis, cuyo codescubridor fue el médico suizo Alexandre Yersin, junto con Kitasato Shibasaburō, aunque de forma separada. Fue llamado Yersinia pestis en honor a Yersin en el año 1970.

Esta bacteria vive normalmente en los animales como la rata negra o rata de campo y es transmitida al hombre cuando es mordido por una de las pulgas presentes en estos roedores. Las condiciones higiénicas de aquellos tiempos eran prácticamente nulas, siendo un factor clave en su propagación. El contagio era fácil porque las ratas y las personas vivían prácticamente en los mismos lugares como graneros, molinos y casas, circulando por los mismos caminos para además transportarse en barcos.

Esta enfermedad ha estado presente varias veces en la historia, desde el Antiguo Egipto hasta la época contemporánea. La última vez fue en Estados Unidos, específicamente en la ciudad de Los Ángeles, en el año 1924. Actualmente si es tratada a tiempo con antibióticos y medicamentos para su sintomatología los pacientes tienen muchas posibilidades de sobrevivir.

Primeros enfermos en Europa

La peste llegó a Europa por la ruta de Crimea, donde la colonia genovesa de Caffa -actual Feodosia- fue asediada por los mongoles. La historia cuenta que los mongoles lanzaban con catapultas los cadáveres infectados dentro de la ciudad. Los refugiados de Caffa llevaron después la peste a Mesina, Génova y Venecia alrededor de los años 1347 y 1348. La fatalidad era tal, que incluso algunos barcos cuando alcanzaban las costas no llevaban a nadie vivo. Incluso, en 1347 se desarrollaba una guerra entre el reino húngaro y el napolitano, debido a que el rey Luis I de Hungría reclamó el trono; de esta manera, Luis condujo una campaña militar que coincidió con el estallido de la peste negra. Ante las incontables muertes que estaba dejando la enfermedad, la campaña tuvo que ser suspendida y los húngaros regresaron a casa, llevándose consigo la peste que cobró muchas vidas como la de la propia esposa Luis I.

De esta manera, la peste se extendió desde Italia por Europa afectando a Francia, España, Inglaterra, Alemania, Hungría, Escandinavia y finalmente el noroeste de Rusia. Se cree que esta enfermedad fue la causa de muerte de Alfonso XI, el entonces rey de Castilla, en el año 1350.

Síntomas

Los síntomas de la peste negra eran fiebre alta, cefalea (dolor de cabeza), escalofríos y debilitamiento general, seguidos de inflamación de los ganglios (bubones) razón por la que también es conocida como peste bubónica. Estos ganglios, al inflamarse tomaban un alarmante color oscuro.

Los médicos que atendían a los enfermos de peste llevaban máscaras similares a los picos de un pájaro que llenaban por dentro con sales.

Fuente: wikipedia.org / enigmasancestrales.blogspot.pe

  • Me encanta 2
  • Me divierte 0
  • Me asombra 4
  • Me entristece 2
  • Me enoja 1



Es tendencia