La curiosa historia del nailon

La curiosa historia del nailon

En 1930 Wallace Hume Carothers y J. Hill trabajando en los laboratorios de la empresa química Dupont en Wilminton Delaware, Estados Unidos, descubrieron un polímero con el que se podían hacer hebras de gran resistencia. A la muerte de Carothers, la patente la conservo Dupont. Este descubrimiento era la primera poliamida 6,6.

La invención del nailon fue realizada en 1934 por la empresa E.I. duPont de Nemours, Inc., y le dio comienzo a la venta de materiales completamente sintéticos que imitaban a los materiales naturales en el mercado de telas. El nailon se creó enteramente a base de productos petroquímicos, a diferencia de las telas artificiales como el rayón y el acetato, las cuales se fabrican a base de plantas.

Quien recibió el reconocimiento por su invención fue Wallace Hume Carothers, pero quien verdaderamente lo inventó puede haber sido algún otro empleado de DuPont. Julian Hill trabajó para Carothers e invirtió una considerable cantidad de tiempo en desarrollar una fibra larga con textura sedosa creada a base de polímeros de carbono. Carothers, quien probablemente sufría de una condición bipolar severa, se suicidó en 1937, y la compañía le atribuyó la invención del nailon.

El material fue anunciado en 1938, y el primer producto comercializado fue el cepillo de dientes con las cerdas hechas de nailon, puesto en venta el 24 de febrero de 1938.

Se cree que su nombre es un juego de palabras, haciendo referencia a NY (Nueva York) y Lon (Londres), dos ciudades que conjugadas en idioma inglés dan como resultado NyLon, ya que lo descubrirían dos investigadores que vivían uno en cada ciudad.

Según John W. Eckelberry (DuPont), «nyl» es una sílaba elegida al azar y «on» es en inglés un sufijo de muchas fibras.

Otra versión dice que el nombre debería haber sido «no-run», indicando que las medias hechas por este material no se rompían con facilidad pero por razones jurídicas fue cambiado a Nylon.

Otra leyenda atribuye el nombre a abreviaciones de exclamaciones como «Now You Lousy Old Nipponese» (o «Now You Look Old Nippon» o «Now You Loose Old Nippon») en contra de los japoneses al tratarse de un sustituto de la seda que se había importado de China ocupada por los japoneses en la Segunda Guerra Mundial.

Foto: Nylon / Shutterstock


  • Me encanta
    6

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    4

  • Me entristece
    4

  • Me enoja
    3



Es tendencia