Johannes Vermeer, el artista tras la joven de la perla en 5 grandes obras

Johannes Vermeer, el artista tras la joven de la perla en 5 grandes obras

Johannes Vermeer (1632-1675) fue un artista holandés conocido por su emblemático cuadro “La joven de la perla”, algunos la consideran la Mona Lisa de Holanda. Sus aportes artísticos fueron muy breves, con apenas 35 lienzos conservados es uno de los artistas con menos trabajos conocidos y más fama mundial.

¿Quién fue Johannes Vermeer?

Es uno de los pintores neerlandeses más famosos del mundo, conocido por sus aportes al arte barroco y a la edad de oro neerlandesa, época en la cual la influencia internacional modificó y enriqueció notablemente la cultura de Holanda propiciando el crecimiento artístico en el país.

A Vermeer se le considera un pintor misterioso por lo poco que se conoce de su pasado. Se casó con una joven muy bien posicionada económicamente y juntos tuvieron 14 hijos, 3 de los cuales murieron a muy temprana edad.

El matrimonio económicamente ventajoso ayudó a que la convivencia en pareja fuese más sencilla –pese a que la familia de la novia no estaba muy de acuerdo con la unión por temas religiosos- Vermeer vivió toda su vida en la casa de su suegra.

Nadie conoce con exactitud cómo fue su formación artística, pero Vermeer siempre estuvo rodeado de grandes pintores holandeses en su círculo de amistad, como Leonaert Bramer, Carel Fabritius y Pieter de Hooch.

¿Por qué Vermeer es importante?

Pese a que hay muy pocas obras de Vemeer (porque se dedicaba al arte comercial y a los encargos más que todo), las que aún se conservan,  mantienen una técnica impresionante que atrapa al espectador.

Una de las principales características del arte de Vermeer es la utilización de la luz. En su pintura más famosa “La joven de la perla” la iluminación es tan fantástica que pocos se han atrevido a copiar la obra.

Otra característica especial de Vermeer fue su talento al momento de pintar cuadros grandes y con múltiples detalles. Su atención a los pequeños detalles, las texturas y el uso de luz y sombra, es lo que hace que sus piezas sean resaltantes en el mundo de las artes.

Théophile Thoré y Johannes Vermeer

Vermeer no fue un pintor reconocido en su época, no se le conocía por participar en museos ni galerías, era retraído y algunas hipótesis alegan que su talento estaba nublado por el de sus compañeros. Esta situación cambió cuando años después de su muerte, un periodista lo descubrió.

Théophile Thoré fue un importante periodista y crítico de arte francés que se le conoce principalmente por haber descubierto el talento del pintor holandés que había quedado prácticamente olvidado en la historia del arte barroco.

El descubrimiento de Théophile ocurre en el siglo XVII, durante una expedición por Holanda, el periodista conoce el trabajo del pintor y enseguida se enamora. Thoré escribió numerosos artículos exaltando las capacidades de Vermeer y esto fue lo que le dio un salto a la fama.

Thoré resaltaba el talento del artista para plasmar la cotidianidad de forma elegante y cómo plasmaba en sus lienzos la luz natural. El trabajo del periodista fue lo que hizo que Vermeer entrara por primera vez al mundo de las artes como un pintor reconocido y talentoso.

En la actualidad, Vermeer es reconocido como uno de los pintores holandeses más importantes e influyentes del mundo. Reconocido por grandes figuras de las artes como Salvador Dalí y Vincent Van Gogh.

Aquí tienes 5 de sus obras más emblemáticas:

 

“La joven de la perla” también conocida como “La chica del Turbante” es un óleo sobre lienzo pintado por el artista holandés Johannes Vermeer en 1665. La obra está expuesta en la Galería Real de Pinturas de Mauritshuis en La Haya, Países Bajos. Es sin duda alguna la pintura más famosa del artista y considerada la “Mona Lisa” de Holanda.

La obra de arte ha sido tan mediática que cuenta con una película bajo el mismo nombre estrenada en el 2004 dirigida por Peter Webber y protagonizada por Scarlett Johansson y Colin Firth.

 

Hace pocos meses un astrónomo y artista holandés, Vincent Icke, expuso al mundo su hipótesis, a través de la revista New Scientist”, de que el arete de la joven no puede ser en realidad una perla por el gran tamaño, sino que es una simple hoja de plata.

      

“El arte de la pintura” (1666) es en realidad un retrato de él mismo pintando a una modelo. Una escena muy típica y clásica en la vida de un artista.

“La Lechera” (1658) es una de las pinturas más famosas del artista. Retrata a una joven naturalmente trabajando en una cocina. Lo más increíble del cuadro es la utilización de la luz y los detalles realistas en las cestas de mimbre. Esta obra mide solo 44.5 cm x 41 cm.

“El Astrónomo” (1668) El pintor se luce mostrando sus destrezas con las texturas de las telas, el realismo en la pintura y la utilización de la luz hacen que se convierta en una de las más halagadas del artista.

“La callejuela” (1658) es una de las pocas obras de exteriores que tiene el holandés. La pintura resalta a la vista por el increíble manejo de las texturas y los colores. Se asemeja a una fotografía.

Por Mary Villarroel Sneshko | @Vivodesorpresas  | Culturizando

Con información de: Johannes Vermeer| El país

  • Me encanta11
  • Me divierte0
  • Me asombra0
  • Me entristece0
  • Me enoja1



Es tendencia