Menú
Inundación Barbie: ¿Es el rosa el nuevo azul? Un análisis desde la psicología del color y su impacto en las marcas, y en nuestra mente

Inundación Barbie: ¿Es el rosa el nuevo azul? Un análisis desde la psicología del color y su impacto en las marcas, y en nuestra mente

Por Daniel Colombo / De pronto todo de tiñó de rosa en estas semanas. Rosa en las redes sociales, en los anuncios, en las vidrieras, en los empaques, y hasta en campañas políticas donde un candidato se pinta los labios de ese color para subirse a la ola viral.

INTERESANTE

¿Es una coincidencia o está estratégicamente planificado? Dejo esta respuesta a tu criterio; sólo diré que ‘casualmente’ coincide con el estreno de una película de Barbie con una inversión en publicidad y marketing que se estima que supera los 100 millones de dólares, sin contar el efecto viral sin costo producto de las relaciones públicas y repercusiones espontáneas.

Ya desde fines del 2022 este color se quería imponer, en distintos tonos en la moda y las tendencias de consumo. Sin ir demasiado lejos, la empresa Pantone todos los años elige el color del año, y para ella, fue el Viva Magenta, una especie de rosa fuerte, que, según la poética de los comunicados de prensa de la firma, “vibra con brío y vigor. Es un tono arraigado en la naturaleza que desciende de la familia del rojo y expresa una nueva muestra de fuerza.”

¿El rosa es de nena, y el celeste de nene?

El color rosa tipo Barbie -al que en América del Sur también se denomina “rosa chicle” por la apariencia de una goma de mascar muy popular-, es un fenómeno notable que deja huella en la industria del marketing y las marcas.

Una rama de la psicología se dedica al color y estudia cómo influyen en nuestras emociones, percepciones y decisiones.

Veamos qué denota este color en el imaginario popular y social, sin necesidad de caer en eso de que “el rosa es de nena y el celeste de nene”, aunque esta afirmación está vigente en muchísimos países, y parece que no puede discutirse. Para contrarrestar el argumento típico, puedes mirar en la calle a un hombre con su camiseta rosa, a la marca del cocodrilo con sus rosas de distintas tonalidades, automóviles, accesorios y camisas de vestir. Es decir, pasemos la página en el tiempo.

El rosa tipo Barbie, con su asociación a la inocencia, la ternura y la feminidad, para los psicólogos del color, despierta sentimientos de calma y tranquilidad. Se ha convertido en un símbolo de esperanza y optimismo para muchos, generando un efecto positivo en el estado de ánimo.

Esta paleta tiene un atractivo emocional que conecta con una amplia audiencia, especialmente con el público femenino. Estudios de neuromarketing han demostrado que el rosa puede influir en nuestras decisiones de compra y aumentar la percepción de la calidad de un producto.

Desde esa disciplina, también se ha estudiado que este tipo de rosa ha demostrado aumentar la atención y el tiempo de permanencia de los consumidores en anuncios y tiendas. Además, su uso en envases puede sugerir suavidad y delicadeza, lo que atrae a aquellos que buscan productos amigables y suaves.

No hay  que ser un experto para saber que siempre predomina en góndolas de productos para bebés, en la ornamentación de vidrieras y decoración y en tiendas de dulces.

Algunas marcas que aprovechan el poder del rosa

Repasemos algunos ejemplos:

  • Barbie: La icónica muñeca es una de las más reconocidas por utilizar el color rosa en su logo y en su imagen de marca. El rosa es casi un sinónimo del nombre del personaje y, según sus fabricantes, representa la feminidad, estilo y hasta diversión.
  • Victoria’s Secret: La famosa empresa de ropa interior y belleza ha incorporado el color rosa en su identidad visual. El rosa suave y lujoso es un reflejo de su enfoque en la feminidad y el empoderamiento de las mujeres. Lo combinan con dorado, tono que habla de poder y lujo combinados.
  • T-Mobile: La compañía de telecomunicaciones que se ubica entre las líderes en Estados Unidos, utiliza un distintivo tono de rosa en su logo y diseño de marca. El color rosa le ha permitido destacarse en un mercado competitivo y transmitir una imagen moderna y amigable, mientras que la competencia apela generalmente a tonos más tradicionales y corporativos, como el gris, el azul, el plata o el negro.
  • Sephora: La conocida cadena de productos de belleza y cosméticos también ha incorporado el rosa en su identidad visual. El rosa se asocia con la belleza y la feminidad, lo que es ideal para una marca de este tipo.
  • Baskin-Robbins: Esta famosa cadena de helados es conocida por su logotipo que forma un número «31» que representa la variedad de sabores que ofrecen. El rosa en su logo añade un toque dulce y atractivo.
  • Hello Kitty: El personaje Hello Kitty es fácilmente reconocible por su uso del color rosa en su diseño, que ha cautivado a millones de seguidores en todo el mundo.
  • Pepto-Bismol: Esta marca de medicamentos para aliviar problemas estomacales se identifica con el color rosa debido a su icónico líquido rosa y su empaque. Observa que el color llega hasta el producto en sí, no sólo su packaging.

Podríamos seguir con Vanish, Cosmopolitan, el isotipo LG, Flicker (con la r rosa), y tantas marcas más.

Qué pasa con el rosa y el empoderamiento femenino

En un mundo que está avanzando hacia la igualdad de género, el rosa ha evolucionado y ha sido reinterpretado cuando se utiliza como símbolo de empoderamiento femenino.

En un sentido general, que se está pasando del rosa al morado; y, por si no lo sabías, este tono es una combinación de azul con… rosa.

Más allá de otras simbologías como el verde, azul, violeta, negro, y demás tonos que abrazan diferentes causas alrededor del mundo, este artículo se centra en explorar la relación del color rosa con la psicología del color.

El empoderamiento de la mujer utiliza actualmente un color morado o violáceo. Aquellas mujeres que lucharon por participar en las elecciones en los inicios del feminismo durante la primera década del siglo pasado, escogieron tres colores: morado, blanco y verde. Lo hicieron las sufragistas inglesas en 1908.

Tres años después, en 1911, 140 trabajadoras de una fábrica textil en Nueva York murieron en un incendio que se cree que fue totalmente intencional, durante las primeras grandes protestas de reivindicación de derechos.

Como la mayoría eran confeccionistas de camisas de hombres, que supuestamente eran de color lila. Por eso también se atribuye a este trágico acontecimiento el uso del morado o violáceo como símbolo de la lucha de la mujer.

La leyenda cuenta que, aquel día, las llamas ardientes que se veían a lo lejos en Nueva York, se elevaban al cielo como lenguas de fuego. Las crónicas cuentan que eran de un tono rosa-violáceo, por las telas y tinturas del lugar.

Esa parte de la historia, derivada del color rosa, no tiene nada de romántica, atractiva o divertida: en todo caso, es un reflejo más de cómo los estereotipos de género siguen influyendo en el consumo, el marketing y la publicidad.

Queda en cada uno empezar a reflexionar sobre estos paradigmas, a veces convertidos en arquetipos o en prejuicios, y qué queremos hacer con ellos.

--

--


Lo que más gusta

Lo más destacado