Högertrafikomläggningen: El día que Suecia cambió el sentido de circulación

Högertrafikomläggningen: El día que Suecia cambió el sentido de circulación

El 34 % de los países del mundo circula actualmente por la izquierda. En Europa son cuatro: Chipre, Irlanda, Malta y Reino Unido; en el resto del mundo son: Antigua y Barbuda, Australia, Bahamas, Bangladés, Barbados, Botsuana, Brunéi, Bután, Dominica, Fiyi, Granada, Guyana, Hong Kong, India, Indonesia, Islas Salomón, Jamaica, Japón, Kenia, Kiribati, Macao, Malasia, Malaui, Maldivas, Mauricio, Mozambique, Namibia, Nauru, Nepal, Nueva Zelanda, Pakistán, Papúa Nueva Guinea, Samoa, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, Singapur, Sri Lanka, Suazilandia, Sudáfrica, Surinam, Tailandia, Tanzania, Timor Oriental, Tonga, Trinidad y Tobago, Uganda, Zambia y Zimbabue.

Durante el siglo XX, fueron unos cuantos los países que tuvieron circulación por la izquierda primero, para luego pasar a circular por la derecha. De hecho, hubo países que hicieron el camino inverso: en ellos se circulaba por la derecha y ahora se circula por la izquierda. Es el caso de Namibia. Además, como sucedió en España, hay países con fuertes contrastes culturales, como Canadá o China, que tuvieron división normativa hasta que se impuso la circulación por la derecha.

Mapa que muestra los cambios en el sentido de circulación a partir de 1858, coincidiendo con el cambio normativo de Finlandia.

     Circulan por la derecha.
     Circulan por la izquierda.
     Circularon por la izquierda, ahora lo hacen por la derecha.
     Circularon por la derecha, ahora lo hacen por la izquierda.
     Tuvieron diferentes normas de circulación coexistiendo dentro del país, y ahora circulan por la derecha.

¿Qué fue el «Högertrafikomläggningen»?

Suecia cambió el lado de la circulación en 1967. Högertrafikomläggningen significa “reconfiguración de la circulación por la derecha”, más o menos, y es el término con el que se conoce al cambio que tuvo lugar en Suecia un domingo, 3 de septiembre de 1967 a las 4:50 de la madrugada.

Obviamente se eligió un domingo para tener la menor carga de tráfico posible. Y la madrugada, por la misma razón. Pero, ¿por qué a las 4:50 y no a las 5, por ejemplo? Sencillamente, porque a esa hora se paralizó todo el tráfico durante 10 minutos para dar tiempo a los conductores a que cambiaran de lado. Y a partir de las 5, todo el mundo comenzó a circular por la derecha.

Lo cierto es que hay una fotografía que pasó a la posteridad como reflejo del momentáneo caos que se generó en Kungsgatan, una de las principales calles del centro de Estocolmo. En ella se observan decenas de vehículos cruzados en la calle y centenares de personas curioseando por donde les viene en gana, en una suerte de anarquía que resulta chocante.

¿Por qué se hizo el Högertrafikomläggningen?

El gobierno sueco llevaba décadas queriendo cambiar la legislación. Hacia mediados del siglo XX la mayor parte de los autos que circulaban por Suecia venían equipados con volante en el lado izquierdo, como en el resto de Europa. La falta de visibilidad desde el puesto de conducción, que quedaba al lado del arcén y les brindaba mejor visibilidad para controlar los animales sueltos que se les pudieran echar encima (alces, por ejemplo), daba lugar a un gran número de choques frontales en adelantamientos por carreteras de un solo carril, las más habituales en Suecia por aquel entonces.

El gobierno sueco sometió la cuestión a las urnas. El 16 de octubre de 1955 el cambio de lado de la circulación se llevó a referéndum no vinculante. Y un 82,9 % de los votantes dijo No a la propuesta de cambiar y comenzar a circular por la derecha. Los conductores eran muy reacios al cambio. Con un escenario como el que vivían, con una siniestralidad vial tan elevada, quizá temían que con el cambio aumentara aún más la mortalidad en las carreteras.

Sin embargo, el Riksdag, el parlamento sueco, hizo caso omiso al sentido del voto popular e instauró el cambio de lado de la circulación. La perspectiva de una siniestralidad vial debida a haberse quedado solos en un escenario en el que el resto de países limítrofes habían cambiado sus normas era más fuerte que lo que pudieran opinar los ciudadanos cuando se les preguntó. Y procedieron al cambio.

Desde del Riksdag se nombró una comisión especial para dirigir este cambio (la Statens Högertrafikkomission) y siguiendo los consejos de los psicólogos se implantó un programa educativo que duró cuatro años. También mandaron crear un logotipo específico sobre el llamado día D (Dagen H, en sueco, donde la H es de Höger, derecha) y con él se estamparon 130.000 señales de tráfico además de miles de artículos, desde envases de leche hasta prendas de ropa interior. La idea era que el cambio no pasara desapercibido.

Por supuesto, se cambió toda la señalización en las intersecciones. De hecho, se duplicaron las señales y se cubrieron aquellas que no debían entrar en funcionamiento hasta el Dagen H. Durante el Högertrafikomläggningen, los operarios de mantenimiento cambiaron un total de 360.000 señales.

Además, para facilitar la gestión, se restringió el tráfico que no fuera imprescindible entre la 1 y las 6, y entre las 4:50 y las 5 se realizó el cambio de carriles. En Estocolmo y Mälmo, sin embargo, la prohibición de circular se extendió de las 22 horas del sábado hasta las 15 horas del domingo, para permitir el trabajo en todos y cada uno de los cruces.

Finalmente, el 3 de septiembre de 1967 cambió el lado por el que circulaban los vehículos en Suecia. Dejaron de hacerlo por la izquierda y pasaron a hacerlo por el lado derecho.

¿Supuso esto un incremento de la siniestralidad, como quizá temían los conductores, o sucedió al contrario? De hecho, se redujo. El mismo lunes, 4 de septiembre, se registraron un total de 125 siniestros de toda índole, frente a los 130 a 198 que se venían produciendo en los lunes anteriores al cambio. Quienes han estudiado el caso sueco, han podido establecer que en este sentido fue crucial la actitud de los conductores, que tuvieron que prestar mucha más atención a lo que hacían mientras conducían. Por supuesto, el hecho de conducir autos con el volante en el lado apropiado fue determinante también para conseguir una drástica reducción de la mortalidad vial en Suecia.

Suecia fue el penúltimo país de Europa en cambiar el sentido de la circulación. Un año más tarde Islandia adoptó la misma medida.

Con información de circulaseguro.com

  • Me encanta2
  • Me divierte2
  • Me asombra6
  • Me entristece0
  • Me enoja0



Es tendencia