Extrañas enfermedades: la Prosopagnosia o incapacidad para reconocer rostros

Extrañas enfermedades: la Prosopagnosia o incapacidad para reconocer rostros

En nuestros días, con algunas píldoras, un simple tratamiento a seguir y algunos días en la cama es suficiente para terminar con numerosas enfermedades. Otras pueden requerir de algunos tratamientos más complejos, una internación o quizás una intervención quirúrgica, así como más tiempo y paciencia. Finalmente, existen otras que aunque se traten con todos estos elementos, no siempre es suficiente, lo cual despierta gran curiosidad y muchas interrogantes en el ambiente médico. Hoy te presentamos una extraña enfermedad: La Prosopagnosia.

La Prosopagnosia (del griego πρόσωπον: aspecto, y de ἀγνωσία: desconocimiento) es una forma específica de agnosia visual, caracterizada por una incapacidad de reconocer los rostros. El término fue acuñado en 1947 por el médico Joachim Bodamer, quien la definió en los siguientes términos: “Es la interrupción selectiva de la percepción de rostros, tanto del propio como del de los demás, los que pueden ser vistos pero no reconocidos como los que son propios de determinada persona”.

Si bien suele presentarse en quienes han sufrido de alguna lesión cerebral, también puede manifestarse en individuos que parecen sanos.

El año 1990, la Prosopagnosia fue reconocida como un trastorno médico. La Universidad de Harvard, tiene un centro dedicado a su estudio. Popularmente, se conoce a esta condición con el nombre de Faceblindness o Ceguera de Rostros. Quienes la padecen, son incapaces de construir un rostro en su mente tras observar sus rasgos distintivos: Boca, ojos, nariz, pelo, justamente las características que nos hacen recordar a alguien.

Existen diferentes grados de Prosopagnosia y, en los casos más graves, son incapaces de visualizar en su cerebro cualquier rostro, incluido el propio. Muchas veces va asociado a otros problemas neurológicos.

Hay Prosopagnosias congénitas, es decir se nace con ellas y, también adquiridas, ya sea por un accidente, derrame cerebral o enfermedad degenerativa. Quienes nacieron con ella, no se dan cuenta que otros capaces de reconocer rostros y suelen pensarse olvidadizos.

La frecuente ignorancia de los enfermos sobre su déficit y la posibilidad de compensar el déficit de percepción hasta un cierto grado mediante eficiencia del aprendizaje, condujo a que por mucho tiempo se considerara que la prosopagnosis era una enfermedad extremadamente rara. Investigaciones recientes presumen que 2.5 % de la población padecen de la enfermedad.

No existe ningún tratamiento para este trastorno neurológico, pero varios estudios se están llevando a cabo, buscando una forma de entrenar al cerebro para interpretar las señales propias de un rostro humano.

Fuente: Wikipedia | Ojo Científico


  • Me encanta
    0

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    1

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    0



Es tendencia