Erupciones y meteoritos acabaron de forma combinada con los dinosaurios

Erupciones y meteoritos acabaron de forma combinada con los dinosaurios

Un doble golpe mortal, representado en colosales erupciones volcánicas e impactos de meteoritos, probablemente causó el evento de extinción masiva al final del período Cretácico, conocido por haber acabado con los dinosaurios hace 65 millones de años. Así lo reflejan sendos estudios de la Universidad de Princeton que rechazan la teoría que prevalece de que la extinción fue causada por un meteorito muy grande.

Investigadores de esta universidad encontraron en la India un yacimiento de plancton fósil que abarca medio millón de años, que ofrece una línea de tiempo que relaciona la extinción en masa a las grandes erupciones de las Trampas de Deccan, un paisaje volcánico primitivo en el oeste de la India que una vez fue tres veces más grande que Francia. Un segundo grupo con sede en Princeton descubrió restos de un meteorito cerca de las Trampas del Deccan que pueden haber formado parte de una serie de impactos contra la Tierra alrededor del momento de la extinción en masa, y que posiblemente acabó con las pocas especies que se mantuvieron después de miles de años de actividad volcánica.

Los investigadores, dirigidos por el profesor de Geociencias de Princeton Gerta Keller, explican este mes en la revista de la Sociedad Geológica de la India que los sedimentos marinos de los flujos de lava del Decán muestran que la población de una especie de plancton ampliamente utilizada para medir las consecuencias de las catástrofes prehistóricas se desplomó casi un 100 por ciento en los miles de años que precedieron a la extinción en masa.

Esta erradicación se produjo de forma sincronizada con la fase de erupción más grande de las Trampas de Deccan – la segundo de tres – cuando los volcanes llenaron el ambiente de dióxido de carbono y dióxido de azufre, según informan los investigadores. La tercera fase menos grave de la actividad de Deccan mantuvo la Tierra casi inhabitable durante 500.000 años. Una fase mucho más débil ocurrió por primera vez unos 2,5 millones de años antes de la erupción de la segunda fase.

Otro grupo con sede en el laboratorio de Keller encontró evidencias en los sedimentos indios del impacto de un meteorito en el momento de la extinción masiva que habría sido suficiente para acabar con las pocas y debilitadas especies que sobrevivieron a las erupciones de Deccan, según un trabajo publicado en la revista Earth and Planetary Science Letters (EPSL). Este mismo sedimento – ubicado en Meghalaya, India, a más de 600 millas al este del Deccan- retrata la Tierra durante este período como un medio hostil de lluvia ácida y temperaturas globales irregulares.

En conjunto, Keller dijo que los resultados de Princeton podrían finalmente cuestionar la teoría de que el evento de extinción masiva se desencadenó únicamente por el impacto de un gran meteorito en Chicxulub, cerca de el México actual. Ese impacto – que se produjo en la época de la segunda fase de las erupciones de Deccan – se cree que fue 2 millones de veces más potente que una bomba de hidrógeno y generó una enorme nube de polvo y gases que alteró radicalmente el clima. Keller ha sostenido durante mucho tiempo que el impacto de Chicxulub no fue tan catastrófico como para causar la extinción en masa. El último trabajo de su laboratorio, sin embargo, muestra que fueron las mayores erupciones de Deccan.

@HoyVerde
Fuente: econoticias.com

Culturizando no se hace responsable por las afirmaciones y comentarios expresados por sus columnistas, anunciantes o foristas; y no reflejan necesariamente la opinión de la misma.
Culturizando se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que por su naturaleza sean considerados ofensivos, injuriantes, fuera de la ley o no acordes a la temática tratada.
En ningún momento la publicación de un artículo suministrado por un colaborador, representará algún tipo de relación laboral con Culturizando.


  • Me encanta
    0

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    0

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    0



Es tendencia