En Imágenes: Lo que no sabías sobre los fascinantes girasoles

En Imágenes: Lo que no sabías sobre los fascinantes girasoles

Helianthus annuus, llamado comúnmente girasol, es una planta herbácea anual de la familia de las asteráceas, originaria de América y cultivada como alimenticia, oleaginosa y ornamental en todo el mundo. Hoy te traemos algunos datos curiosos sobre esta espectacular planta acompañados de unas imágenes únicas del lente del fotografo Alex Brau.

El girasol es nativo del continente americano, más precisamente de Norteamérica y Centroamérica. Su cultivo se remonta al año 1000 a. C., pero existen datos que indican que el girasol fue domesticado primero en México al menos 2600 años a. C.

En muchas culturas amerindias, el girasol fue utilizado como un símbolo que representaba a la deidad del sol, principalmente los aztecas y otomíes en México, y los incas en el Perú.

El nombre Girasol se refiere a que el capítulo floral gira según la posición del sol (heliotropismo).

Quien describió por primera vez el fenómeno del heliotropismo fue Leonardo da Vinci (junto al geotropismo) en sus estudios botánicos.

No son los girasoles los únicos que tienen la “habilidad” de orientarse con respecto al sol, sino que hay otras plantas heliotrópicas que también son capaces.

Los girasoles no siguen al sol a lo largo de toda su vida sino que sólo lo hacen cuando son jóvenes.

Cuando los girasoles alcanzan la madurez, quedan fijos en dirección al Este (por donde sale el sol). Cuando llega la oscuridad de la noche los girasoles se inclinan y al volver la luz del sol se vuelven a erguir.

Los girasoles son plantas que poseen un fototropismo positivo, significa que “se sienten atraídos” por la luz del sol.

Los girasoles justo por debajo de la flor poseen lo que se conoce como pulvinus, un conjunto de células motoras encargadas de hacerlo girar, ya sean extendiéndose o encogiéndose con respecto a la posición del sol.

Esto lo realizan gracias a cambios en los gradientes de potencial osmótico de las células motoras, alterando la concentración de iones potasio en el interior de la célula van a controlar la entrada y salida de agua, aumentando o disminuyendo la turgencia y por lo tanto extendiendo o encogiendo las células.

La disposición de las semillas en los girasoles no están hechas de forma azarosa, sino que siguen un patrón matemático.

El girasol contiene hasta un 58 % de aceite en su fruto, aceite que se utiliza para cocinar, y también para producir biodiésel. El aceite de girasol virgen —obtenido del prensado de las pipas—, aunque no posee las cualidades del aceite de oliva, sí posee una cantidad cuatro veces mayor de vitamina E natural que éste.

Fotos cortesía de Alex Brau  
Seguir a @AlexBrauPhoto


  • Me encanta
    19

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    0

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    1



Es tendencia