En 10 Datos: Mitos sobre el embarazo

En 10 Datos: Mitos sobre el embarazo

Para muchas mujeres, el embarazo es una de las experiencias más relevantes de la vida. Es importante, sin embargo, tener información sobre él ya que una mala preparación puede tener consecuencias graves tanto para la madre como para el hijo. La recomendación es que los embarazos sean planificados. Por lo menos dos años antes la madre debe visitar al médico para realizar los arreglos necesarios en materia nutricional y para corregir cualquier patología que pueda complicar al embarazo.

1. Se puede beber alcohol
El alcohol es uno de los teratógenos (sustancias que pueden inducir malformaciones congénitas) más potentes que se conocen. Alteración de la conducta, retraso mental, malformaciones al corazón, huesos y articulaciones, retardo del crecimiento intra y extraútero, epilepsia y rasgos faciales anormales son algunos de los trastornos que puede tener el hijo de una madre que bebe alcohol. Además, puede generar hipertensión arterial maligna y tromboembolismos, dos enfermedades que pueden terminar con la vida de la madre y el feto. Hay estudios que revelan que el alcohol es perjudicial aún en bajas cantidades (una copa o lata de cerveza).

2. No se deben tener relaciones sexuales
Las mujeres embarazadas, en su mayoría, pueden y deben tener relaciones sexuales ya que una buena relación con su marido es un factor psicológico beneficioso para el embarazo. Es importante encontrar posiciones sexuales que no ejerzan demasiada presión sobre el abdomen, principalmente cuando el embarazo está avanzado. En el embarazo múltiple, el cual desde el principio se considera de alto riesgo, las relaciones sexuales están contraindicadas a partir de la semana 32 ya que el semen masculino tiene prostaglandinas que pueden desencadenar un parto prematuro. Este mecanismo puede ser útil cuando hay un embarazo prolongado.

3. No se debe hacer ejercicio
Es importante y necesario que se realicen ejercicios durante el embarazo ya que mejora la circulación. El útero, a medida que crece, va comprimiendo la vena cava inferior a nivel del abdomen, la cual es la encargada de llevar la sangre de los miembros inferiores hacia el corazón, generando retención de líquidos y aumentando la posibilidad de que se formen coágulos. Ellos pueden viajar y alojarse en el pulmón, lo cual puede llevar a la muerte. Antes de realizar ejercicios, la embarazada debe visitar a su médico ya que hay condiciones en el embarazo que lo contraindican como la rotura prematura de membranas.

4. Hay que comer por dos personas
Una embarazada normal debe aumentar alrededor de un 20% de su peso: el aumentar poco o mucho es perjudicial para la madre y para el ser humano que se está desarrollando en su interior. También hay que recordar que las necesidades de la madre no son las mismas que las del feto, el cual necesita de todos los nutrientes, principalmente de ácido fólico y iodo para formar correctamente el «tubo neural», en donde posteriormente se desarrollará el sistema nervioso. Por ello no se debe pensar que la madre debe consumir el doble de ración ya que puede generar obesidad y otras enfermedades que terminan perjudicando el embarazo.

5. Se puede determinar el sexo por la forma del abdomen
Se dice que si el abdomen es puntiagudo lo más probable es que sea hombre y, si es redondo, lo más probable es que sea mujer. Esto es un mito debido a que es imposible determinar el sexo del feto por la forma abdominal. La única forma para determinar el sexo tempranamente es a través de una ecografía, la cual se realiza por lo general a las 20 semanas de gestación por vía transabdominal o transvaginal, según estime conveniente el médico. Hay casos en donde es casi imposible determinar el sexo del feto, como en los embarazos múltiples en donde la posición de un feto puede estar tapando los genitales del otro.

6. Se puede tomar cualquier medicamento
Hay muchos medicamentos que durante el embarazo pueden causar desde abortos hasta malformaciones. Los medicamentos se clasifican en A, B, C, D y X según los efectos que produzcan en animales y en seres humanos durante el embarazo. En la clase A están todos los medicamentos que no presentan riesgos en ningún periodo del embarazo. Los de clase B no presentan efectos en los animales pero faltan estudios para definir si los producen en humanos. Los de clase C tienen efectos en animales y los de clase D y X tienen efectos conocidos perjudiciales en humanos. Consulta a tu médico antes de tomar algún medicamento.

7. Se puede fumar durante el embarazo
Por lo general una mujer no sabe que está embarazada hasta que deja de menstruar el siguiente mes, por lo cual una mujer fumadora expone al feto a los tóxicos del cigarrillo durante la mitad del periodo embrionario. Este periodo es la etapa del embarazo en donde el feto está más susceptible a desarrollar malformaciones. Además el cigarrillo puede generar en la madre hipertensión maligna y tromboembolismos, los cuales pueden terminar con la vida de la madre y del hijo. Los tóxicos del tabaco se transmiten también por la leche materna por lo tanto no se debe fumar antes, ni durante o después del embarazo.

8. Se debe comer carne durante el embarazo
Muchas personas afirman que se debe consumir carne roja casi de manera obligatoria para satisfacer las necesidades proteicas y de fierro durante el embarazo. Si bien el embarazo aumenta las necesidades de proteínas y de hierro, no es necesario que estas deban provenir de la carne. El hierro que viene en la carne es verdad que se absorbe más fácilmente ya que es del tipo «Hem» (hierro elemental unido a una porfirina), el hierro que viene en los vegetales, en cambio, es del tipo «no Hem» el cual para una mejor absorción necesita de vitamina C. Una mujer vegetariana debe alimentarse cuidadosamente durante el embarazo y debe consultar con un médico y con un nutricionista para lograr este objetivo pero no está obligada a comer carne para ello.

9. No se debe tomar una ducha durante el embarazo
Una buena higiene corporal es muy importante durante el embarazo ya que las infecciones pueden generar contracciones y desencadenar un trabajo de parto prematuro. Los microorganismos que ascienden a través de la vagina hasta el cuello uterino son los más peligrosos. Lo recomendado es que la mujer embarazada pueda tomar un baño de ducha diario con una temperatura entre 28 y 30 grados. Aparte de lo tranquilizante que es el agua tibia, mejora la circulación y ayuda a aliviar el dolor de las contracciones durante las últimas semanas del parto. No están recomendados los baños vaginales.

10. No deben haber contracciones durante el embarazo
Las contracciones son un fenómeno normal del útero. Lo importante es reconocer cuando estas contracciones están desarrollando un trabajo de parto. Las contracciones de «Álvarez» están presentes durante casi todo el embarazo y tienen una intensidad máxima de 20 mmHg (milímetros de mercurio). Estás no son percibidas por la madre. Durante el tercer trimestre se agregan las contracciones de «Braxton-Hicks» las cuales tienen una intensidad de 25 mmHg. Para que se desencadene un trabajo de parto deben haber dos a cuatro contracciones en 10 minutos que duren 30 a 60 segundos con una intensidad de 30 a 50 mmHg. Otro dato importante es la dilatación del cuello uterino y la pérdida de alguna sustancia como moco o sangre. Si esto ocurre ve urgente a un hospital.

Fuente: Ehow


  • Me encanta
    0

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    0

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    0



Es tendencia