El póstumo surrealismo de Salvador Dalí

El póstumo surrealismo de Salvador Dalí

Evidentemente uno de los símbolos más representativos que ostentaba Salvador Dalí era su bigote impecablemente encerado. Te contamos todo acerca del curioso hallazgo de los forenses responsables de su exhumación.

Indudablemente Dalí ha sido el maestro del surrealismo, famoso por ser un hombre de una gran creatividad y una excentricidad sin igual, su genio siempre se impuso con un encanto como pocos en la historia del arte, cautivando incluso a sus detractores.

Recientemente el Juzgado de Madrid ordenó la exhumación del cuerpo de Dalí con la intención de realizar una prueba de paternidad demandada por una presunta hija, Maria Pilar Abel Martínez, quien asegura que su madre mantuvo una relación amorosa con el artista catalán. Diversos sectores declararon la improcedencia de esta exhumación, por carecer de fundamentos; pero de ser confirmada la paternidad, Pilar Abel podrá heredar el 25% de su fortuna; de lo contrario deberá pagar los gastos derivados de todo el proceso. Lo cierto es que Dalí siempre dará de qué hablar…

Salvador Dalí en 1939. Fotografía de Carl Van Vechten. – Imagen: Wikimedia Commons.-

Curioso hallazgo en la exhumación de Salvador Dalí

La controversia acerca de la exhumación de Salvador Dalí alcanzó otros niveles después de que los forenses anunciaran que el bigote del famoso artista todavía estaba intacto, a 28 años después de su muerte. Incluso, el embalsamador de Dalí llamó al descubrimiento del bigote «un milagro», según reseñó The New York Times.

Evidentemente uno de los símbolos más representativos que ostentaba Dalí era su bigote impecablemente encerado; un elemento de culto por sus admiradores, y una imagen muy vendida en camisetas o calcetines, prendas que lucen el particular mostacho. Lluís Peñuelas, secretario general de la Fundación Dalí, que supervisa el patrimonio del artista, dijo que el descubrimiento del bigote fue un «momento muy emotivo”, incluso todavía seguía marcando las “10 y 10”. 

¿Cuál es la explicación científica ante este descubrimiento?

La respuesta a este fenómeno es la keratina, la proteína responsable en formación de las uñas y el cabello. Esta es resistente a la descomposición, y tanto el cabello como las uñas pueden persistir en las tumbas durante muchos años.

La keratina es una proteína unida entre sí por enlaces químicos estrechos, en particular los enlaces de disulfuro, que son lo suficientemente fuertes como para evitar muchas de las enzimas que degradan fácilmente otros tejidos corporales.

La keratina también es insoluble en agua, lo que significa que no se disolverá si el cuerpo entra en contacto con agua de lluvia o agua subterránea. Algunos microbios producen keratinasas, enzimas que degradan específicamente la keratina; muy importantes en la industria del cuero, porque es muy difícil quitar el vello de la piel animal sin ellas.

La velocidad a la cual el cabello se degrada después de la muerte depende de la presencia de microorganismos productores de keratinasa y otras condiciones ambientales.

En condiciones secas, el cabello puede permanecer intacto durante cientos, incluso miles de años -el cabello más antiguo descubierto en un cuerpo fue encontrado adjunto a una momia de 9.000 años de edad, en Chile-.

En 2009, los investigadores informaron que habían descubierto lo que podría ser el pelo de 200.000 años de un antepasado humano dentro de los restos fosilizados de estiércol de hiena.

El cabello de las momias peruanas se ha utilizado incluso para revelar las dietas de las personas que vivieron hace 2.000 años. El pelo se descubre regularmente en momias egipcias; muchas tenían el cabello labrado durante el proceso de momificación, a veces con un «gel capilar» a base de grasa.


Dalí en la década de 1960, luciendo el ostentoso mostacho que le caracterizaba, junto a su mascota, un ocelote llamado Babou. – Imagen: Wikimedia Commons.-

Según informaron los investigadores, dependiendo del ambiente del entierro, el pelo puede durar incluso cuando los cuerpos no están momificados. En 2014, los investigadores informaron el descubrimiento de una mujer egipcia enterrada hace más de 3.300 años con una coifa elaborada de 70 extensiones de cabello. La mujer no había sido momificada, pero su pelo fue preservado por el ambiente seco del desierto.

Una trenza solitaria y bien conservada encontrada debajo de la abadía de Romsey en Inglaterra puede pertenecer a alguien que murió entre 965 y 1045. En el 1800s, los dolientes victorianos a menudo tejían joyas o guirnaldas de los cabellos de seres queridos fallecidos; muchos de estos recuerdos sobreviven hoy.

Los resultados de las pruebas de paternidad realizadas al cuerpo de famoso artista español se esperan en unas semanas, los expertos forenses extraerán muestras de ADN de los dientes de Dalí, raíces y uñas del cabello, junto con dos huesos de los brazos o piernas.

Con información de: livescience |Playbuzz

  • Me encanta0
  • Me divierte0
  • Me asombra1
  • Me entristece0
  • Me enoja0



Es tendencia