¿Conoces esta obra? ‘Las tres Gracias’ de Rubens

¿Conoces esta obra? ‘Las tres Gracias’ de Rubens

El artista alemán Pedro Pablo Rubens, considerado por muchos como el Homero de la pintura, fue un pintor barroco de la escuela flamenca. Una de sus obras más reconocidas es, sin duda, ‘Las tres Gracias’, pintada entre 1636 y 1639. ¿Conoces esta obra?

Aglaya, Eufrósine y Talia, conocidas normalmente como las tres Gracias, eran las diosas del encanto, la belleza, la fertilidad, la creatividad humana, la delicadeza y la armonía física y espiritual. Eran una de las compañías más comunes de los dioses, especialmente –y según Homero– de la diosa Afrodita y del dios Eros.

En la mayoría de los mitos, estas tres hermosas jóvenes suelen guardar una estrecha relación con las musas, con las que solían divertirse en las grandes fiestas en el Olimpo. Y es que las tres Gracias, siempre juntas y de la mano, eran las encargadas de presidir todos aquellos eventos en los que el placer, las artes y la diversión fueran el ingrediente principal.

Las tres Gracias irradiaban y contagiaban alegría a todo el que tuvieran cerca, tanto a dioses como a simples mortales. Sin embargo, las Gracias también eran capaces de brindar sabiduría y la elocuencia a quienes tuvieran a su alrededor.

Aglaya, Eufrósine y Talia -hijas de Zeus y Eurínome- eran espíritus libres, emanaban dulzura y conquistaban a todos con su gracia natural. Eran jóvenes, hermosas y encantadoras; pero, nunca presumieron de serlo.

La modestia las caracterizaba y su pureza hechizaba a quien las veía. Siempre estaban bailando y divirtiéndose, con un moño despeinado y sus cuerpos desnudos o cubiertos por finas túnicas que fluían con el aire al son de sus movimientos.

Una representación perfecta de las tres Gracias

Las tres Gracias
‘Las tres Gracias’, de Pedro Pablo Rubens – Foto: Wikimedia Commons.

A pesar de que las tres Gracias han sido representadas en infinidad de ocasiones a lo largo de la historia, es Pedro Pablo Rubens quien ha conseguido plasmar a la perfección el espíritu libre y juguetón de estas diosas en su obra Las tres Gracias, una de las pinturas más famosas del artista.

Aunque en las otras obras los artistas muestran a las tres jóvenes sin casi relacionarse entre sí, Rubens va más allá y captura el espíritu de las historias mitológicas retratando un grupo verdaderamente unido a través de afectuosos abrazos y cariñosas miradas.

Rubens se caracterizaba por tener una pincelada ágil, algo que usó a su favor para dibujar los gestos tan perfectamente cariñosos que intercambian la joven del centro de la pieza y la de la derecha al cruzar sus brazos. La delicadeza sin presión alguna se puede apreciar claramente en las manos de ambas diosas.

Una belleza voluptuosa

Detalle de ‘Las tres Gracias’, de Pedro Pablo Rubens – Foto: Wikimedia Commons.-
Detalle de ‘Las tres Gracias’, de Pedro Pablo Rubens – Foto: Wikimedia Commons.-

La obra, con las tres Gracias ocupando casi la superficie total del cuadro, constituye una arriesgada visión del cuerpo femenino desnudo al haber Rubens apostado por prototipos que se alejan casi totalmente de los elegidos por sus predecesores al pintar la misma escena.

En la pintura se puede apreciar claramente que el artista flamenco despliega su ideal de la belleza femenina, con mujeres de cuerpos voluptuosos, pieles rozagantes y cabellos claros.

Además, la posición de las diosas (de espaldas y de perfil) le brinda a la pintura el aire y movimiento propio del arte barroco. Por otro lado, las pinceladas y la capacidad de captar la iluminación de forma sutil de Rubens las dotan de gran gracia y expresividad.

¿Una de las tres Gracias es la esposa de Rubens?

Actualmente existe unanimidad entre los expertos de arte acerca de que la diosa de la izquierda es Hélène Fourment, esposa de Pedro Pablo Rubens.

Asimismo, muchos expertos sostienen que la diosa de la derecha también es Hélène, pero con el cabello moreno, y por otro lado, algunos aseguran que es Isabella Brant, la primera esposa del pintor.

¿Sabíasque la obra más famosa de Rubens estuvo a punto de ser destruida?

HélèneFourment, en aquel entonces viuda del pintor, quiso acabar con ella porconsiderarla impúdica y desvergonzada; sin embargo, fue adquirida por el reyFelipe IV de España en una subasta.

Esta preciosa obra, pintada en óleo sobre tabla de roble, se encuentra actualmente en el Museo del Prado en Madrid, España.

Con información de ‘Grandes maestros de la pintura: Rubens’, editorial Sol 90, S. L. Barcelona (España) / Redhistoria

  • Me encanta0
  • Me divierte0
  • Me asombra0
  • Me entristece0
  • Me enoja0



Es tendencia