Conoce al legendario héroe persa Siyavash y a su inseparable caballo Shabrang

Conoce al legendario héroe persa Siyavash y a su inseparable caballo Shabrang

Siyavash es uno de los héroes más importantes de la mitología persa, y su vida está descrita en la famosa epopeya, el ‘Shāhnāmé’. Aquí se narra la historia de los reyes y héroes de Persia; además, como si su particular figura mítica no fuese suficiente, Siyavash siempre estaba acompañado de su inseparable corcel, Shabrang Behzad… ¡Conócelos!

Cuenta la leyenda que unos soldados del rey encontraron a una mujer muy hermosa durante un viaje de caza, y como no pudieron escoger cuál de ellos la “tomaría”, decidieron llevársela al sah (rey persa), Kay Kuwus. El magnate la tomó como su concubina y de esta unión forzosa nació el legendario Siyavash…

Como su madre no pertenecía a la nobleza, el sah envió a su hijo lejos a que fuera criado por Rostam, el héroe principal de la mitología persa. Rostam enseñó todos sus conocimientos de pelea a Siyavash, pero también le inculcó principios morales. De hecho, los héroes mitológicos como Aquiles o Gilgamesh, están caracterizados por su fuerza y su inteligente desempeño como guerreros, Siyavash en cambio, es recordado por su inocencia y por su pureza…

Representación de Siyavash, proveniente de una versión ilustrada del ‘Shāhnāmé’ – Imagen: Wikipedia.-

De vuelta al palacio

Cuando creció, Siyavash quiso conocer a su padre y se dirigió al palacio real en compañía de su fiel caballo Shabrang, pero lo que el joven héroe no sabía es que la reina Sudabeh, la esposa de su padre, quedaría prendada, y se obsesionaría sexualmente con él.

Mientras tanto, Kay Kuwus, el sah, quería casar a su hijo rápidamente, pero Siyavash presintió que esto era simplemente un movimiento de su padre para hacer algún tipo de negociación con algún otro reino, así que se negó.

Sudabeh, por su parte, intentaba seducir a su hijastro de todas las formas posibles, pero Siyavash, siempre moral y correcto, no sucumbía a sus caprichosos encantos. Incluso, Sudabeh le sugirió que podían asesinar al rey y así gobernar juntos, a lo que obviamente Siyavash respondió negativamente.

Sudabeh, desesperada, ordenó que le trajeran dos fetos, así que inventó que Siyavash la había violado y que además la había hecho abortar, todo esto en una sangrienta escena armada, para que su marido la presenciara. El rey al principio creyó en las palabras de su mujer y se dispuso a ordenar la muerte de su propio hijo, pero se le ocurrió oler las manos de él y después hizo lo mismo con las ropas de su mujer, para percatarse de que los olores eran distintos.

Sin embargo, el monarca, que no terminaba de convencerse, ordenó a Siyavash cabalgar a través de gigantes llamas de fuego: si él sobrevivía, implicaba que era inocente, si se quemaba, significaba que era culpable.

Por supuesto, Siyavash que aunque no era fanático de las guerras, tampoco era cobarde, se puso su armadura (símbolo de su pureza) y cabalgó a través del fuego junto con Shabrang Behzad; ambos salieron ilesos

Su padre, el sah de los iraníes, furioso, ordenó el asesinato de su mujer, pero Siyavash intercedió y le dijo que probablemente se arrepentiría de su decisión, así que a pesar de todo, Siyavash salvó a su madrastra.

Siyavash saliendo victorioso del fuego junto con Shabrang – Imagen: Wikimedia.-

Siyavash: un héroe pacífico

Mientras tanto, Afrasiab, quien era un magnate del reino mítico de Turán, declara la guerra a los persas. El sah de Persia pensaba atacar e invadir una ciudad de Turán y además asistir él mismo a la batalla; sin embargo, después es persuadido por Rostam, el mítico héroe que enseñó todo a Siyavash… Este último, hijo del rey, al final se ofrece a asistir a la guerra…

Lo que pasaría ahora probablemente no tenga precedente histórico y mitológico: si bien los persas logran ganar la batalla y capturar soldados turanios, comandados por Siyavash, el joven héroe decide realizar una peculiar negociación de paz… Siyavash efectivamente se quedó con 100 rehenes (sin herirlos), pero le pidió la paz al monarca de Turán.

Siyavash logra el cese del conflicto con la nación enemiga y además recupera las tierras que habían sido robadas a los persas… pero su padre no estaba de acuerdo. El sah persa estaba sumamente molesto por la actitud pacífica de su hijo, así que le escribe una carta para ordenarle que regrese a casa y le exige que asesine a todos los soldados del bando enemigo. Siyavash, quien estaba en contra de este tipo de acciones, prefiere renunciar a su nueva vida real y simplemente se somete voluntariamente al exilio.

Lo interesante de la historia es que Siyavash, junto con Shabrang, se queda como refugiado en Turán, el reino enemigo.  La peculiaridad de su nuevo hogar llega tan lejos que Siyavash no solo se convierte en un hombre cercano al emperador Afrasiab, sino que se enamora de su hija y hasta se casa con ella.

Sin embargo, miembros influyentes de la política enfurecen debido a la fuerte confianza del emperador en un persa, y que además le dé a su hija en matrimonio. Paulatinamente, Garsivaz, mandatario cercano al emperador, lo convence de que Siyavash es un espía. Mientras, le dice a Siyavash que su suegro es quien quiere traicionarlo y que planea invadir tierras persas, provocando así un enfrentamiento bélico entre el rey y su yerno.

Asesinato de Siyavash – Imagen: Wikimedia.-

Afortunadamente, la esposa de Siyavash, junto con el hijo de ambos logran huir a Persia… pero eventualmente, el emperador de Turán vence en la guerra y ordena que Siyavash sea decapitado, terminando así la historia de nuestro héroe…

Jinete y caballo igual de trascendentales

El nombre de su caballo significa “purasangre del color de la noche”, pero aunque su caballo no sea tan mencionado en la leyenda, el mismo nombre de Siyavash significa “el del caballo negro”, lo que nos da una idea de lo importante que era el corcel en la leyenda de su jinete.

El pacífico héroe ha tenido un trascendental legado en la cultura persa, por ejemplo, dice la leyenda que cuando Siyavash muere, donde su sangre cayó, creció una planta, así que la palabra «Siyavash» se convirtió en una especie de término asociado al crecimiento de las plantas. Además, ha sido un personaje muy influyente en la cultura popular persa, ya que ha inspirado películas, como Siyavash en Persépolis (1967), o el famoso libro Savushun, que es un juego de palabras de «Siyavasun», el nombre del luto cultural al héroe.

No obstante, su caballo Shabrang también ha tenido una relevancia notoria en el legado de su amo, ya sea en las películas que han hecho sobre el héroe, o por sí solo…

Canción «Shabrang» de Sevdaliza.-

En 2020, la aclamada cantante neerlandesa-iraní Sevdaliza, llamó a su nuevo álbum Shabrang, en inspiración al mítico caballo y además añadió una canción del mismo nombre. Si bien el tema habla de amor, se sabe que la artista le dio este título en honor al famoso purasangre de Siyavash.

El hijo de Siyavash montando a Shabrang por primera vez – Imagen: Wikimedia.-

Volviendo a la leyenda, eventualmente, el hijo de Siyavash, llamado Khai Khosrow se convirtió en el mismísimo sah de Persia, y aunque tuvo importantes logros según el Shāhnāmé, eventualmente desapareció. Sin embargo, dice la leyenda, que él nunca murió y que eventualmente volverá, mientras cabalga a Shabrang, el inseparable caballo de su padre Siyavash…

Con información de Wikipedia / Financial Tribune / Genius / Foto: Wikimedia

  • Me encanta 2
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia