Conoce a Sylvia Raphael, la mujer espía más recordada del Mossad

Conoce a Sylvia Raphael, la mujer espía más recordada del Mossad

Aunque el antiguo KGB o la CIA son los servicios secretos más referenciados y famosos, el Mossad, una de las agencias de inteligencia de Israel, destaca por sus creativos planes y sus agentes secretos. Te contamos la historia de Sylvia Raphael, la espía femenina más famosa de Israel… ¡Conócela!

Sylvia Raphael (1937-2005) nació en Sudáfrica, y aunque eventualmente se convirtió en una importante espía de Israel, ella no creció en un ambiente judío… Su papá era judío pero ateo, y su mamá era cristiana, así que fue criada bajo la religión de su madre; sin embargo, todo cambió cuando Sylvia conoció al único hermano de su padre que sobrevivió el shoah (holocausto), encuentro que la dejó terriblemente afectada, según cuenta su excolega Ram Oren.

Portada del libro ‘Sylvia Raphael: vida y muerte de un espía del Mossad’ escrito por sus excolegas Ram Oren y Moti Kfir – Imagen: Wikimedia.-

Eventualmente Sylvia se mudó a Israel y lo hizo de la manera más judía que alguien pueda pensar: se asentó en un kibutz, comunas judías agrícolas bastante usuales en Israel, específicamente en el Ramat HaKovesh.

Luego se mudó a Tel Aviv para dar clases de inglés; allí conoció a una compañera cuyo novio era Moti Kfir, su futuro colega de espionaje y el responsable de reclutarla para el Mossad.

Moti Kfir eventualmente publicó un libro sobre la vida de la agente en compañía de Ram Oren, y es ahí donde el primero contó que él no hace juicios en un primer encuentro, pero que en el caso de Sylvia, desde que la conoció, supo que tenía potencial.

Al parecer Moti no estaba equivocado sobre el talento de Sylvia, ya que rápidamente ascendió a la posición de “combatiente”, el rango más alto del Mossad, lo que le permitía a Sylvia servir como espía en otras naciones; sin embargo, no se puede tener conocimiento de todas las misiones ni de los espías que han trabajado para el Mossad, el problema es que Sylvia fue descubierta…

Asesinato en Noruega

En 1972 ocurrió la terrible masacre de Múnich, donde un grupo terrorista, llamado Septiembre Negro, asesinó a toda la delegación israelí durante los Juegos Olímpicos de ese año. El Mossad, con la aprobación de la ex primera ministra Golda Meir, se propusieron encontrar a los terroristas y acabar con ellos en la Operación Cólera de Dios, misión que efectivamente incluyó a Sylvia Raphael.

Incluso, antes de la misión, ya Sylvia se encontraba trabajando como agente en París, donde consiguió información sumamente importante sobre los terroristas implicados, lo que terminó con la muerte de tres de ellos. No obstante, fue con la Operación Cólera de Dios donde se cometieron los errores.

En Noruega estaban tras la pista de Ali Hassan Salameh, uno de los terroristas que formó parte de la masacre de Múnich, y aunque varios agentes creían haberlo encontrado, una parte del grupo pensaba que no era probable, ya que su sospechoso hablaba noruego con fluidez, pero como el terrorista era políglota, probablemente no lo tomaron como suficiente prueba para descartarlo.

Sin embargo, el 21 de julio de 1973, el grupo de Sylvia en Noruega asesinó al camarero Ahmed Bouchikhi, (hermano del famoso cantante Chico Bouchikhi), quien efectivamente no era el terrorista que buscaban. Por si fuera poco, el incidente ocurrió con la esposa embarazada de Ahmed como testigo. El asesinato es recordado como el Asunto de Lillehammer.

Varios de lo que conformaban el grupo de Sylvia lograron huir ese día, incluidos los dos que habían asesinado a Ahmed, pero las autoridades noruegas lograron capturar a los seis restantes quienes no habían estado involucrados directamente, entre ellos Sylvia.

Fotografía de la ciudad noruega de Lillehammer – Imagen: Wikimedia.-

Sylvia recibió una sentencia de cinco años en el país escandinavo, que además de tener cargos de asesinato, también tenía los de identidad falsa porque lógicamente los espías no utilizan sus nombres reales durante los operativos.

Sin embargo, Sylvia fue liberada y deportada 15 meses después, y se casó con el que era su abogado defensor, Annæus Schjødt Jr. Luego fue deportada nuevamente cuando intentó volver al país escandinavo, pero eventualmente pudo regresar a Noruega, para irse definitivamente de allí en los años 90. Después se asentó en Sudáfrica, donde murió de leucemia en 2005…

Tumba de Sylvia en Ramat HaKovesh, el kibutz donde comenzó su historia en Israel – Imagen: Wikimedia.-

“Nunca tuvo que matar a nadie”

Aunque suene increíble y efectivamente Sylvia fue condenada por asesinato en Europa, Moti Kfir cuenta que ella “nunca tuvo que matar a nadie”, a pesar de dar la información necesaria. Incluso alegó que no iba a especular sobre si lo hizo, porque él, aunque la consideran una talentosa agente, piensa que ella no era capaz de hacerlo por lo bien que la conocía.

También comentó que de no ser por el asesinato de Ahmed Bouchikhi, el camarero marroquí, probablemente nadie se habría enterado de la existencia de Sylvia, y habría pasado a la historia -secretamente- como una agente ejemplar dentro de los registros del Mossad.

Aunque Sylvia es más recordada por el error que su equipo cometió en Noruega, la nacionalizada israelí continúa siendo una de las mejores agentes que tuvo el Mossad. Según palabras de Moti Kfir, ella es una de las mayores pruebas de que todas las cosas que hace un hombre, también pueden ser hechas por una mujer.

Si todavía quieres saber un poco más sobre una de las espías más talentosas de Israel, (incluso siendo llamada la Mata Hari israelí), actualmente se encuentra en producción una película sobre su vida, con la actuación de Noomi Rapace en el papel de Sylvia.

Plaza Sylvia Raphael en Migdal, Israel, en honor a la agente – Imagen: Wikimedia.-

A pesar de sus meses en prisión y de que algunos la consideren una asesina, Sylvia será recordada como una de las mejores espías israelíes en la historia del Mossad, e irónicamente, una que al parecer no tuvo que matar a nadie para lograrlo…

Con información de: Enlace Judío / Wikipedia / Variety / Foto: Shutterstock

  • Me encanta 1
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 1



Es tendencia