Coleccionistas de saliva, piel y fluidos… ¿Hasta dónde llega el fanatismo?

Coleccionistas de saliva, piel y fluidos… ¿Hasta dónde llega el fanatismo?
Ya no basta con una foto, un autógrafo, quizás un objeto personal de algún famoso, ahora puedes tener algo mucho más “personal”.
La empresa Celebrity Skin and Bodily fluids está innovando en el mercado de venta de “cosas” privadas de las celebridades. Entre las intimidades que exponen están las de Mike Tyson, Michael Stipe -cantante de REM-, el rapero JayZ, y Matt Groening, creador de ‘Los Simpson’, entre otros.
La empresa, con sede en Los Ángeles (California), fue creada en el 2003 por un grupo anónimo de antiguos asistentes personales de Hollywood. A la larga lista de caras conocidas que recoge la página web, hay que sumar nombres como el de Sarah Jessica Parker, Robin Williams, Burt Reynolds y Robert Downey Jr.
Como todo en el mercado, los precios fluctúan según el personaje. Por ejemplo las células de la piel de la protagonista de ‘Sexo en Nueva York’ cuesta 15,75 dólares; adquirir lo mismo de Tyson supone desembolsar 12,75 dólares, el mismo precio que se pagaría por las del vocalista de REM.
Si se prefiere la parte más escatológica, los ejemplares de Robert Downey Jr. están disponibles por 33 dólares . Algo más caro se cotiza el actor y músico Jack Black, cuyos desechos ascienden a 92 dólares. También la orina está en el mercado. La de Robin Williams se ofrece por 25 dólares, al mismo precio que la de Downey Jr.
El material lo obtienen a través de una amplia red de suministradores de confianza y todas las muestras pasan un riguroso examen para confirmar su autenticidad en el Allamas Biological Research Facility en Greeley Colorado.
Las cantidades de cada producto varían: por la orina se reciben dos o tres centímetros cúbicos, que se entregan en un envase transparente herméticamente cerrado. No recomiendan abrirlo después de comprarlo. De saliva, el comprador se hará con un centímetro cúbico en un recipiente similar. Las bacterias y las células se preparan para poder observarse en cualquier microscopio.
Según explica la propia empresa en la web, el negocio es legal. Es oportuno destacar que ninguno de los famosos ‘citados’ ha presentado ninguna demanda contra la misma. Las leyes federales permiten esta práctica mientras no se ponga en peligro la salud de la gente ni se puedan propagar enfermedades. De ahí que esté prohibida la venta de sangre.
Antes de hacer la compra, conviene tener en cuenta que, «dada la naturaleza de los productos», no se admiten devoluciones y no se devuelve el dinero por norma general.
Y tú, ¿Comprarías algo de esto?

@Culturizando

Culturizando no se hace responsable por las afirmaciones y comentarios expresados por sus columnistas, anunciantes o foristas; y no reflejan necesariamente la opinión de la misma.
Culturizando se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que por su naturaleza sean considerados ofensivos, injuriantes, fuera de la ley o no acordes a la temática tratada.
En ningún momento la publicación de un artículo suministrado por un colaborador, representará algún tipo de relación laboral con Culturizando.

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia