Anthony Hopkins se transforma en pintor a sus 79 años

Anthony Hopkins se transforma en pintor a sus 79 años

Anthony Hopkins (31 de diciembre de 1937) es un actor británico catalogado como uno de los mejores actores del mundo. Su talento lo ha llevado a trabajar en cine, teatro y televisión, tanto como productor como actor. Uno de sus trabajos más halagados es la personificación del asesino Hannibal Lecter.

El artista de 79 años hace poco tiempo descubrió una pasión que trasciende las pantallas y es el arte, pintar  se convirtió en algo más que un hobby. Hopkins dedica todos sus días a mejorar su arte y ha logrado escalar en el mundo de las exposiciones y las galerías de arte.

Incursionar en este mundo lo ha ayudado a salir de su zona de comodidad y a explorar los lados más intrínsecos de su personalidad. Todas sus obras de arte son diferentes, pero mantienen algunos detalles invariables: enormes cantidades de color y ojos expresivos: “La cara no es importante, son los ojos la parte más hechizante del alma”

El arte no tiene explicación

Hopkins quien siempre ha estado interesado en el mundo de las artes explica que realmente no sabe de dónde salió el interés por producir sus propias obras, simplemente sintió la necesidad de hacerlo y se atrevió.

El artista considera una persona apasionada por la vida, amante de los excesos, de la locura y el caos. Parte de su inspiración para liberar su mente y crear obras de arte es un recuerdo de su infancia:

“Mi padre me llevó a una iglesia y estaba asombrado por los vitrales, y  cuando era niño veía los colores mil veces más brillantes, porque así es como los niños ven las cosas.”

Al preguntarle por el significado de sus pinturas, responde “Yo pienso que no hay un significado tras ellas. Yo solo pinto. Descubro mientras pinto, no lo analizo, solo lo hago.”

Considerándose a sí mismo un espíritu libre, explica que jamás tuvo clases de arte ni ningún tipo de guía académica para pintar, “Nunca he tenido esa clase de disciplina académica para trabajar siguiendo las reglas. Trabajo por ensaño y error. Creo que soy puramente instintivo.”

Un artista en cuerpo y alma

Hopkins creó su propio estudio de arte el cual está lleno de pinturas, óleos, temperas y pinceles. El mismo lo describe como un “Desastre de color y posibilidades”, con cuadros de todo tipo decorando las paredes crea una atmosfera de “caos organizado”.

El artista explica que cuando pinta no busca crear algo en específico, ni tiene un concepto fijo de lo que hará “Yo no siento miedo, no siento que tengo que probar algo.” Esta sensación de libertad absoluta es lo que hace que disfrute de pintar, puesto que es una experiencia distinta a lo que está acostumbrado.

Anthony quien está acostumbrado a seguir órdenes de directores, meterse en personajes y a seguir detallados guiones, cuando pinta se siente en total libertad creativa puesto que solo depende de sus lienzos, puede dejarse llevar por sus instintos en totalidad.

¿Qué piensa Hopkins de su arte?

“Es primitivo. Es arte infantil. Tiene que ser infantil, porque soy un niño. Descubrí recientemente que disfruto lo que se supone que está mal en mí. Antes solía tomarme demasiado en serio, pero ya no. Ahora me permito revelarme en este proceso emocionante de la vida natural.” Explica en su página web.

A sus 79 años el famosísimo actor encontró su pasión y está sumamente satisfecho de compartirla con el mundo:

“No sé a dónde me está llevando esto. Pero encuentro eso muy satisfactorio.  Todo está sumergido en una locura absoluta. Es un reflejo de lo que está en mi mente. Le digo a los más jóvenes que lo sean, que lo disfruten. Esto es todo, esto es de lo que estamos hechos. Esta es la forma en la que yo estoy hecho.”

Explorar su pasión por crear lo ha llevado a reflexionar sobre su vida y sus decisiones, por lo que explica con emoción y sin un ápice de arrepentimiento o tristeza:

“Soy inconstante, indisciplinado, como como animal, fumaba como loco y bebía como maníaco, hago todo en exceso. Amo el caos y estoy fascinado por la muerte. Amo el Multitasking, hago todo rápido, puedo hacer lo que sea, toco el piano a mitad de la noche y está bien. Quiero hacer de todo porque el tiempo se me está acabando.”

Sus pinturas originales y firmadas están a la venta del público y los precios rondan los 5 mil dólares, aquí tienes algunos de sus trabajos, (Si quieres ver más, ingresa aquí)

Por Mary Villarroel Sneshko | @Vivodesorpresas  | Culturizando

Con información de: AnthonyHopkinsArt |  Foto: Shutterstock

  • Me encanta 18
  • Me divierte 1
  • Me asombra 2
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia