Además de los desnudos, ¿sabías que Playboy también publicaba ciencia ficción?

Además de los desnudos, ¿sabías que Playboy también publicaba ciencia ficción?

Playboy es una polémica revista donde se publican desnudos femeninos desde 1953, siendo uno de los medios más populares en esta área; pero, lo que tal vez no sabías, es que su fundador Hugh Hefner era fan de la ciencia ficción, así que el público de Playboy pudo leer grandes clásicos del género mientras veían mujeres desnudas…

Tan solo un año después de la fundación de Playboy, Hugh contrató al autor Ray Russell como editor de ficción, quien también había escrito historias en este género que tanto apasionaba al jefe de la revista de conejitas.

Primera edición de Playboy con Marilyn Monroe en su portada – Imagen: Wikimedia.-

Sin embargo, aunque en su momento no eran figuras demasiado conocidas, lo peculiar de esta anécdota es que muchos de los escritores se convertirían en autores de alto renombre…

Las leyendas que publicaron en Playboy

Entre los más reconocidos tenemos la mente detrás del famoso James Bond, Ian Fleming, quien publicó Al servicio secreto de Su Majestad en 1963, por lo cual no es de extrañar que cuando se hizo una versión cinematográfica del libro, vemos al protagonista leyendo una revista Playboy.

También tenemos a Jack Kerouac, famoso por la novela En el camino, quien publicó un prefacio en Playboy llamado Antes del camino en 1957.

Hugh Hefner (1926 – 2017) en 1966 – Imagen: Wikimedia.-

Otro autor relevante entre estas páginas fue Roald Dahl, el creador de Matilda y Charlie y la fábrica de chocolate, solo que en este caso no abordó su característica literatura infantil, para adherirse más al concepto popular de la revista… Sí, Roald publicó relatos eróticos.

Alguien que también destacó en Playboy fue el famoso autor japonés Haruki Murakami, con su historia The Second Bakery Attack.

También el llamado “maestro de la ciencia ficción”, Arthur C. Clarke, estuvo profundamente asociado a la revista de conejitas, incluso publicando Marca F para Frankenstein en 1964 para el medio impreso. Este libro contaba la historia de una red telefónica interconectada que lograba apoderarse del mundo, concepto que eventualmente inspiró a lo que en la actualidad conocemos como internet. Sí, así de relevante es Arthur C. Clarke, y sorprendentemente, todo gracias a la polémica revista Playboy.

Además de la ciencia ficción, Hugh Hefner también era fiel creyente en la libertad de expresión, así que Playboy sirvió como medio para autores relevantes como Truman Capote, quien formó parte del llamado “nuevo periodismo”. También publicaron autores de la “generación beat”, donde encontramos al ya mencionado Jack Kerouac. Incluso, si te gusta la poesía, no olvides leer el poema que publicó el mismísimo Stephen King en 2009 entre las líneas y desnudos de Playboy.

Por si fuera poco, para que Playboy suene un poco más familiar a nuestros oídos hispanos, te contamos que otro autor famoso en publicar aquí fue nada menos que Gabriel García Márquez, con el cuento El ahogado más hermoso del mundo en 1968.

Pero sin duda alguna, el caso más particular y famoso es el de esa historia acerca de una sociedad distópica, donde la labor de los bomberos era quemar libros porque estaba prohibido leer…

Fahrenheit 451

Ray Bradbury no solo publicó para la famosa revista de Hugh Hefner, sino que incluso allí se pudo leer su magnum opus, y uno de los libros más famosos y reconocidos de la ciencia ficción, Fahrenheit 451.

Portada de la primera edición de ‘Fahrenheit 451’ – Imagen: Wikimedia.

La novela había sido lanzada en 1953 teniendo muy poca recepción, pero afortunadamente el magnate de Playboy compró los derechos y la publicó en tres tomos en el año 1954, convirtiéndose así en el clásico que todos conocemos…

No obstante, lo que más sorprende es que no solo se trató de autores reconocidos, pues además publicaron importantes autoras…

Los íconos feministas que publicaron en Playboy

Tuvimos a la escritora Doris Lessing, quien posteriormente ganaría el Nobel de Literatura, publicando su novela corta Report on the Threatened City en 1971 a través de Playboy.

También el caso de Margaret Atwood, famosa escritora feminista más recordada por The Handmaid’s Tale. En 1991 ella publicó The Bog Man en la popular revista, una interesante historia sobre una arqueóloga que durante sus vacaciones en el campo encuentra un cadáver de miles de años junto con su amante.

Sin embargo, el caso más impactante de una escritora publicando para Playboy fue definitivamente el de la maestra de la ciencia ficción y fantasía épica, Ursula K. Le Guin: en 1969 sacó su historia Nine Lives entre las páginas de las conejitas, cuya premisa se centraba en una nave que salía de la tierra con nueve clones de cada ser humano terrestre, con la peculiaridad de que unos son hombres y otros mujeres.  

Esta es la anécdota que más llama la atención ya que ella declaró que el editor de la revista le pidió usar el seudónimo “U. K. Le Guin” para evitar que los lectores masculinos ignoraran el contenido. Algo similar ocurrió con la ya icónica J. K. Rowling, quien se vio forzada a ocultar su género de las portadas de Harry Potter, con el fin de que los niños no supieran a primera instancia que era un libro escrito por una mujer.

Volviendo a Ursula, la escritora declaró que ese fue el único momento donde se sintió desprestigiada por ser mujer en esta industria, pero que lo más sorprendente fue lo fácil que ella accedió a dicha condición.

Ursula K. Le Guin (1929 – 2018) dando una lectura en 2009 – Imagen: Wikimedia.-

Aunque la revista continúa siendo polémica y es considerada antifeminista, es innegable que le dio la oportunidad a futuras leyendas de la ciencia ficción de publicar, dando a conocer además increíbles historias que otras personas se negaban a publicar, o simplemente a leer; por eso, hoy consideramos que Playboy ayudó muchísimo a la ciencia ficción, a pesar de ser un medio prácticamente considerado pornográfico.  

Con información de El Diario / BBC / Literary Hub

Imagen Portada: Shutterstock

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia