Abner Louima y su terrible encuentro con la policía

Abner Louima y su terrible encuentro con la policía

Abner Louima es hombre que sobrevivió a una brutal paliza y agresión sexual en una comisaría en la ciudad de Nueva York. Luego de la agresión, tuvo que pasar dos meses en un hospital. Luchó por conseguir justicia y, actualmente, tiene una fundación sin fines de lucro… ¡Conoce esta historia!

Abner Louima (24 de noviembre, 1966 – ) nació en una pequeña comunidad de Thomassin, Haití. En su país cursó estudios de ingeniería eléctrica y emigró a Estados Unidos en 1991. Para 1997 ya se había naturalizado estadounidense, instalado en Brooklyn (Nueva York) y además estaba casado. El matrimonio también tuvo un bebé.

A pesar de sus estudios no había podido conseguir empleo en su área, por lo que trabajaba como guardia de seguridad para un sistema de agua y alcantarillado, en el barrio de Flatlands.

El 9 de agosto de 1997 Louima decidió ir al Club Rendez-Vous, un popular recinto en Brooklyn, junto con su primo y su hermano. En determinado momento de la noche se vio involucrado en una pelea y unos oficiales del departamento de policía asistieron al lugar de los hechos. Uno de los oficiales, de nombre Justin Volpe, dijo que Louima le había agredido, así fue acusado de alteración al orden público, resistencia al arresto y obstrucción a la administración del gobierno.

Arresto y abuso

Abner fue golpeado con palos y radios de camino a la comisaría. Una vez allí, le hicieron quitarse la ropa para un registro y lo encerraron en una celda. Louima pidió ir al baño y, mientras se encontraba esposado, fue atacado por el policía Justin Volpe, quien lo pateó en los testículos, lo golpeó brutalmente y lo abusó sexualmente con un palo de escoba roto.

Imagen de Louima, luego de haber sido golpeado y violado – Imagen: Wikimedia.-

El posterior testimonio de Volpe en el juicio reveló que Louima nunca lo amenazó, como había dicho en un principio, y agregó que luego de agredir al hombre, paseó por la policía con el instrumento de violación con claros signos del abuso.

Louima fue amenazado por varios policías, quienes le instaron a no contar nada sobre lo que había sucedido. Al día siguiente fue trasladado al Hospital de Coney Island y, cuando ingresó a urgencias, los oficiales explicaron que Louima había mantenido “relaciones homosexuales anormales”.  Sin embargo, una enfermera de nombre Magalie Laurent sospechó que las lesiones no eran producto de lo que habían dicho los policías. Laurent notificó a la familia y al Departamento de Policía, para que investigasen si el abuso había ocurrido durante la detención.

Durante varias operaciones quirúrgicas, el colon y la vejiga de Louima tuvieron que ser reconstruidos. Permaneció dos meses en supervisión médica, luego del asalto.

Reacción pública y juicio

Cuando los informes sobre el caso se hicieron públicos, la indignación nacional removió la lucha contra la brutalidad oficial y el racismo. Se organizaron marchas hacia el Ayuntamiento de Nueva York, en donde participaron aproximadamente 7 mil personas.

Los abogados defensores usaron un fallo de Louima para descalificar su testimonio. En un principio, él había declarado que, luego del abuso, un policía le había gritado “calumnia negra” y también “este es el tiempo de Giuliani”, haciendo referencia al alcalde de Nueva York para el momento. Luego se retractó sobre ello, dándole a los juristas una excusa para atacarlo. Sin embargo, Volpe fue declarado culpable y sentenciado a cumplir 30 años de prisión sin derecho a libertad condicional; aunque en un principio se había declarado no culpable y luego cambió su declaración. Su liberación será en el 2025. 

En un principio, el oficial Charles Schwarz había sido acusado de contribuir al ataque y en junio del año 2000 fue sentenciado a 15 años de prisión. Sin embargo, Volpe había declarado en una entrevista que Thomas Wiese fue el hombre que sirvió de apoyo para la golpiza; además, declaró que Schwarz no había recibido un juicio justo, debido al alcance mediático del caso a nivel nacional. Los factores a favor de Schwarz no sirvieron, debido a que se declaró culpable de perjurio en 2002; en este sentido, lo sentenciaron a cumplir cinco años, y posteriormente asignado a un centro de rehabilitación en 2007.

Los agentes Thomas Bruder, Thomas Wiese y Michael Bellomo fueron acusados de encubrimiento del asalto y conspiración para la obstrucción de una investigación. Sus cargos fueron destituidos en 2002, por insuficiencia de pruebas.

Louima en la actualidad

El caso de Louima fue mencionado en el informe de Amnistía Internacional de 1998, en donde se denunciaban casos por brutalidad policial en Estados Unidos. La organización usó este abuso para iniciar campañas en contra de la tortura. El periodista Mike McAlary, del New York Daily News, realizó un reportaje sobre el abuso, por el que ganó un Premio Pulitzer.

Por su parte, Abner Louima se convirtió en activista y creó la Fundación Abner Louima, una organización sin fines de lucro que recauda fondos para construir centros comunitarios destinados a comunidades vulnerables y para insumos en hospitales. Presentó una demanda en contra de la ciudad de Nueva York, en 2001, y se le concedieron 5.8 millones de dólares, de los 8.75 millones que reclamaba.

Abner reside en Miami desde 2007 y visita con regularidad a su familia en Haití. Ha participado en numerosas protestas.  

Con información de Vanity Fair / Wikipedia / ACLU / Youtube / Foto: Wikimedia

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia