5 escalofriantes leyendas venezolanas que no te dejarán dormir

5 escalofriantes leyendas venezolanas que no te dejarán dormir

El país sudamericano es famoso por tener la caída de agua más alta del mundo o por tener el río más extenso en la tierra, entre otros fenómenos naturales; pero, también tiene escalofriantes historias… ¿Conoces las leyendas venezolanas más impactantes? ¡Descúbrelas aquí!

La Sayona

La leyenda de la Sayona es comúnmente utilizada para asustar a los hombres mujeriegos y se cree que aparece mayoritariamente en los llanos de Venezuela y Colombia.

Originalmente se llamaba Casilda y era una mujer que tenía una enorme posesividad hacia su marido. Un día, en un ataque de celos, asesinó a su esposo y a su propia madre pensando que él estaba siéndole infiel con ella. Antes de morir, su madre la maldijo diciendo: “Sayona serás para siempre, y en nombre de Dios, que así sea”. 

Desde entonces, ha vagado por los caminos del llano buscando hombres infieles, a los cuales seduce y luego asesina. Un dato peculiar que tiene este escalofriante personaje, es que puede cambiar de forma, y que, aunque hay personas que no la han visto, aseguran haber escuchado sus penetrantes gritos en la noche, lo que recuerda mucho a las banshees de la mitología celta.

Además de Venezuela y Colombia, en México existe una mujer espectral de descripciones similares llamada la Sallana, y también recuerda a una leyenda urbana de Nicaragua donde la mujer es conocida como la Cegua.

La mayoría de estas escalofriantes leyendas venezolanas provienen de los llanos. – Imagen: Shutterstock.-

La Llorona

La protagonista de esta trágica historia es conocida en todo el continente latinoamericano como la Llorona. En cada país varía un poco la leyenda, pero en todas hay una razón muy sombría por la cual esta escalofriante mujer llora sin parar.

Cuenta la tradición oral que una mujer de los llanos venezolanos se enamoró perdidamente de un militar, con el cual tuvo un breve amorío; posteriormente, saldría embarazada de él, razón por lo cual el joven soldado la abandonaría.

La mujer, que no sabía qué hacer para calmar los constantes llantos de su bebé recién nacido, decidió ahogarlo en un río y cuando finalmente se dio cuenta de lo que había hecho, ya los lugareños se habían dado cuenta y la maldijeron por la eternidad. Ahora, la mujer vaga sin rumbo en los llanos mientras sus sonoros llantos invaden el ambiente que ella recorra.

Además de ser una leyenda popular en Venezuela, Colombia, Ecuador, Argentina, México, entre otros países latinoamericanos, la Llorona también es relevante en el folklore hispanohablante de Estados Unidos. Incluso, ha sido adaptada a la pantalla grande en varias ocasiones, siendo la más reciente The Curse of La Llorona en 2019.

La creencia popular dice que el motivo de su llanto es porque extraña a su hijo y se arrepiente de haberlo asesinado, por ende, sus víctimas son niños pequeños que se encuentran solos, ya que la mujer los raptaría para ocupar el lugar de su bebé. Se dice que sus gemidos de dolor son especialmente fuertes en la época de Semana Santa.

La loca Luz Caraballo

Monumento a la loca Luz Caraballo en el pueblo de Apartaderos en el estado Mérida de Venezuela. – Imagen: Wikimedia Commons.-

La leyendas venezolanas más aterradoras suelen estar ambientadas en los llanos, lugares donde el increíble calor haría desvariar a casi cualquier persona, pero la loca Luz Caraballo es una leyenda venezolana que nació en los pueblos fríos del estado Mérida.

Los niños suelen contar la historia de esta mujer a los turistas a través de una rapidísima prosa en los pueblos andinos. La leyenda cuenta que la mujer estaba casada con un hombre que partió hacia la guerra contra el Imperio español y que debió abandonarla, sumado a que sus cinco hijos posteriormente hicieron lo mismo: “Se fueron con el hombre del caballo” refiriéndose a Simón Bolívar, Libertador de Venezuela.

Además de la tradición oral, fue Andrés Eloy Blanco, escritor venezolano, quien hizo que este peculiar personaje se hiciera famoso. El escritor se encontraba en el poblado de Timotes, en el estado Mérida y se topó con las respectivas historias de tres mujeres distintas; se dice que de ahí vendría la historia de Luz Caraballo, más específicamente de una mujer llamada Lesmichimío. Sin embargo, historiadores de la Universidad de Los Andes creen que el mito proviene de una mujer llamada Blasa Ramírez.

Se dice que la mujer, debido a su estado mental alterado, se perdía por los caminos y los campesinos del lugar la ayudaban a regresar a casa. Sin embargo, un día salió y no se le volvió a ver, naciendo así la leyenda a su alrededor. Posteriormente, los lugareños refieren que la ven aparecerse por los caminos como si fuera un alma en pena.

No solo los niños cuentan su historia a los turistas, la loca Luz Caraballo es un personaje tan importante en el folklore andino venezolano, que incluso existe el Parque Loca Luz Caraballo, donde se puede observar el monumento a ella y además apreciar la vista del poblado de Apartaderos.

Aunque la loca Luz Caraballo no es la clásica historia sobre una mujer buscando espantar a hombres ebrios o niños pequeños, no hay duda alguna en que todo el enigma a su alrededor es parte muy importante de los misteriosos Andes venezolanos.

El doctor Knoche

A diferencia de otras terroríficas historias venezolanas, con el doctor Knoche -también llamado el vampiro del Ávila- no hay ninguna duda sobre su existencia. – Imagen: Wikimedia Commons.-

Gottfried August Knoche fue un médico cirujano que nació en 1813 en Halberstadt, actual Alemania, y posteriormente emigró a Venezuela en 1845, después de culminar sus estudios.

Se dice que una vez que llegó a Venezuela comenzó a perfeccionar técnicas de momificación que superaban por lejos a las de los antiguos egipcios… probablemente las leyendas alrededor comenzaron debido al origen de estos cadáveres. 

La Guerra Federal de Venezuela fue un conflicto bélico que empezó en 1859. Debido a que fue un enfrentamiento muy sangriento, muchas veces los cadáveres se quedaban sin reclamar, era ahí cuando el doctor alemán los utilizaba para experimentos. 

Aunque la mayoría de las personas de la época consideraban que era un hombre muy amable y educado, fue inevitable que los habitantes de la zona no especularan, al ver a este hombre cargando una bolsa de cadáveres por la montaña, sin ningún tipo de tabú. Fue en esta época que empezó a llamársele “el vampiro del Ávila”.

Cuentan los habitantes de Galipán, zona en donde trabajaba el médico alemán, que por las noches se pueden escuchar los pasos del doctor yendo a su casa, donde todavía creen que vive con sus momias.

El Silbón

Casi todas las personas que viven en Venezuela han escuchado de este aterrador personaje, sin embargo, el Silbón es un espectro autóctono de los llanos. – Imagen: Wikimedia Commons.-

Cuenta la leyenda venezolana que, un día el Silbón mandó a su padre a conseguir algún animal, ya que quería complacer su antojo de comer entrañas de ganado; pero, ya que su padre fracasó en el intento, el Silbón enfurecido asesinó a su padre y sacó sus entrañas para que su madre las cocinara; ella, al notar que no se ablandaban, se dio cuenta que algo extraño ocurría, y fue ahí que el Silbón confesó lo que le había hecho a su padre.

Su madre y su abuelo, horrorizados, incitaron a un perro a que lo atacase y posteriormente procedieron a echarle ají picante en sus heridas, razón por la cual, se dice que la única manera de espantarlo es con canes y con algunos ajíes.

La tradición oral comenta que tiene una estatura de entre 3 a 6 metros de alto, que viste un sombrero y que carga un saco de huesos. Una gran cantidad de personas de los llanos alegan haberlo visto en algún momento de su vida y se dice que sus víctimas suelen ser hombres, especialmente ebrios, que vuelven a casa después de una fiesta, y así el Silbón puede succionar el licor desde sus ombligos.

La razón de su nombre es simple: sabes que está cerca cuando escuchas una particular melodía que suele silbar mientras está merodeando. Por las noches, si más de una persona en una casa logra escucharlo, no pasará nada, pero si solo lo escuchas tú y nadie más, alguien morirá al día siguiente.

Cabe resaltar que, si escuchas al Silbón y a su melodía cerca de ti, es porque se encuentra lejos de donde estás. Sin embargo, si escuchas su silbido a lo lejos, deberías cuidarte, ya que significa que el Silbón está muy cerca acechándote…

Con información de: Historias de nuestra historia / Hablemos de Culturas / Angel Fire / Aleteia / Mérida preciosa /

  • Me encanta 429
  • Me divierte 84
  • Me asombra 179
  • Me entristece 105
  • Me enoja 339



Es tendencia