5 claves para entender el cinetismo de Carlos Cruz-Diez

5 claves para entender el cinetismo de Carlos Cruz-Diez

Carlos Cruz-Diez (1923-2019) es una de las figuras más importantes, no solo en el cinetismo, sino dentro de las expresiones artísticas que se consolidaron en el marco del icónico siglo XX. El artista nacido en Caracas, Venezuela, trascendió en la historia del arte como una leyenda que pensó en concebir el color como un elemento y una realidad autónoma, integrando sus obras a los espacios, a las culturas y a la eternidad.

 El cinetismo, o el arte cinético, es una corriente vanguardista del siglo XX donde las obras presentan movimiento. A diferencia del resto de otras corrientes de la época, el cinetismo se distingue por ir en contra de los ritmos estáticos de la creación plástica, y por consiguiente, las piezas de arte interactúan con elementos exteriores, tales como el viento, el agua, la luz, entre otros.

En el transcurso de su trayectoria artística, Carlos Cruz-Diez tuvo la capacidad de generar una revolución visual en cuanto al color, la luz y el movimiento.

De esta manera, se convirtió en una de las figuras más influyentes y, consecuentemente obligatorias, en el marco del cinetismo como uno de los movimientos artísticos más auténticos y arriesgados del siglo XX.

  1. ¿Cuál es el discurso plástico de Carlos Cruz-Diez?

En 1957, Carlos Cruz-Diez se interesó por los fenómenos vanguardistas que, desde hacía varias décadas, hacían vida en Europa y Estados Unidos. Por ello, decidió abandonar Madrid -ciudad donde había expuesto el año anterior-, y retornar a Venezuela, su país natal, con la finalidad de fundar su propio taller de diseño industrial y artes gráficas.

Es precisamente durante esta época, cuando Cruz-Diez se inspira en científicos y artistas como Isaac Newton y Piet Mondrian, en torno a las investigaciones sobre el uso y la existencia del color.

Es por ello que, en 1959, Cruz-Diez realiza su primera «fisicromía», nombre que el artista decidió otorgar a buena parte de su trabajo, y cuyos temas se reducen únicamente a cuatro colores: rojo, verde, blanco y negro.

 

Finalmente, en 1960, el artista exhibe por primera vez sus fisicromías en el Museo de Bellas Artes de Caracas. A partir de este momento, Cruz-Diez da a conocer su discurso plástico y sus reflexiones sobre el color:

 

“Partiendo del proceso aditivo, he tomado el rojo y el verde como únicos colores primarios, el blanco como fuente de luz o color con más poder reflectivo y el negro como negación de la luz. Esta gama aplicada sobre un plano único produce una mezcla aditiva de colores que, en realidad, no han sido aplicados. Resulta, pues, un color virtual o subjetivo” – Carlos Cruz-Diez.

2. Cruz-Diez, exponente mundial del cinetismo

A principios de la década de los 60, Cruz-Diez se trasladó definitivamente a París, ciudad donde trabajaría, principalmente, hasta el final de sus días.

Su permanencia en una ciudad tan influyente como la capital francesa, le permitió a Cruz-Diez posicionarse entre círculos importantes de artistas que ya eran considerados íconos de la vanguardia, en relación a movimientos artísticos en auge como el op art.

Gracias a sus investigaciones, a su trabajo emergente y a sus buenas relaciones públicas, Cruz-Diez comenzó a exponer junto a personalidades como Marcel Duchamp, Victor Vasarely, Alexander Calder, entre muchos otros, convirtiéndose en una de las figuras más importantes del cinetismo a nivel mundial.

Tan influyente ha sido la obra de Cruz-Diez, que en el año 2012, se le fue otorgada la máxima distinción francesa, y fue condecorado con la Orden Nacional de la Legión de Honor, en grado oficial.

3. Cruz-Diez reflexiona sobre el color

 

Cruz-Diez concibe como el origen de sus investigaciones lo que el mismo artista denominó «soportes para acontecimientos cromáticos».

 

“En los últimos 50 años, he insistido en llevar el color al espacio, sin soporte y sin anécdota, revelándolo en su ambigüedad, como circunstancia efímera, en continua mutación creando realidades autónomas”, explica Cruz-Diez.

 

Tal y como expresa en su obra de 1989, Reflexión sobre el color, Cruz-Diez invita al espectador a apreciar la verdadera naturaleza del color, y como él mismo explica en su libro, “aprender a ver el color”.

 

“Por mi trayectoria cromática intento evidenciar el color como una situación efímera, como una realidad autónoma en continua mutación. Es una realidad porque los acontecimientos tienen lugar en el espacio y en el tiempo real. Sin pasado ni futuro, en un presente perpetuo. Es autónomo porque su puesta en evidencia no depende de la forma o de lo anecdótico, ni siquiera del soporte” – Carlos Cruz-Diez, sobre el color.

4. ¿Cómo se constituye la obra de Carlos Cruz-Diez?

 

La obra de Cruz-Diez se sintetiza, fundamentalmente, en ocho investigaciones: el color aditivo, las fisicromías, la inducción cromática, la cromointerferencia, la transcromía, la cromosaturación, el empleo del Chromoscope y el color en el espacio o «Couleur à l’Espace».

 

«Como no había objetos ni formas la gente pasaba de largo y no se detenía. Somos adoradores de la forma y la gente al no encontrar ninguna ni hallar nada que mirar, se iba. Por eso sentí la necesidad de explicarlo, porque el arte es para ellos, para su placer. Y es que la gente mira, pero no ve», expresó Cruz-Diez en una entrevista para el diario El País de España, en el año 2011.

 

5. Cruz-Diez y las integraciones al espacio urbano

 

Tal y como lo expresó Cruz-Diez en 1996, la incorporación de obras cinéticas en el ambiente urbano cambian la dinámica entre el espectador de la obra.

 

“A diferencia de los artistas del Medioevo, del Renacimiento o de los muralistas mexicanos, mis obras no contienen discursos referenciales”, Carlos Cruz-Diez, explicando la temática de sus obras cinéticas.

 

En otras palabras, Cruz-Diez y sus integraciones al espacio proponen al espectador una nueva experiencia en torno al arte, donde deja de ser un sujeto pasivo ante una escultura, y crea situaciones y anécdotas que cambian con el desplazamiento de la luz y la distancia.

Con información de: Historia Arte / March / Academia Edu / El País / Foto: Shutterstock

  • Me encanta0
  • Me divierte0
  • Me asombra0
  • Me entristece0
  • Me enoja0



Es tendencia