Tratamientos Biológicos: la gran revolución en Reumatología y otras ramas de la medicina

Tratamientos Biológicos: la gran revolución en Reumatología y otras ramas de la medicina

El premio Nobel de Medicina este año fue entregado a investigadores del sistema inmunitario. Y no es de sorprenderse. La gran relevancia de su trabajo ha abierto las puertas para conocer mejor los intrincados mecanismos moleculares del sistema inmunitario. Una consecuencia es el desarrollo de tratamientos biológicos. Un medicamento biológico es un fármaco que puede inhibir selectivamente un receptor, proteína o interleucina; generalmente son inmunoglobulinas modificadas o proteínas de fusión elaboradas mediante ingeniería recombinante.

En la reumatología y otras ramas de la medicina (inmunología, hematología, oncología, gastroenterología …) son una revolución en la terapéutica debido a que pueden modificar dramáticamente el curso natural de algunas enfermedades. Específicamente en reumatología, muchas enfermedades de origen autoinmunitario pueden ser tratadas con estos fármacos.

Por origen autoinmunitario se entiende a las enfermedades que involucran el reconocimiento de un tejido como extraño por el sistema inmunitario. Por ejemplo, en la artritis reumatoide el sistema inmunitario ataca la membrana sinovial de las articulaciones, causando la inflamación de las mismas y su eventual disfunción. Existen tratamientos biológicos aprobados para artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico, espondiloartropatías y se está investigando su empleo en otras enfermedades más raras como vasculitis primarias y esclerosis sistémica progresiva.

A grandes rasgos los medicamentos biológicos funcionan bloqueando algún receptor o interleucina clave en el funcionamiento del sistema inmunitario. Son ejemplos de medicamentos biológicos los anti factor de necrosis tumoral alfa (infliximab, etanercept), los anti interleucina 6 (tocilizumab) y los anti CD 20 (rituximab). No confundir con “vacunas”, su mecanismo de acción es muy diferente.

En artritis reumatoide se ha demostrado el gran potencial para impedir o retrasar el daño a las articulaciones, retrasar secuelas y mejorar la calidad de vida del paciente. Los inconvenientes de estos medicamentos es que al suprimir una parte específica del sistema inmunitario pueden predisponer a infecciones, tuberculosis, pueden generar alergia etc. Por lo anterior, requieren ser indicados por un especialista en la materia y el paciente requiere un monitoreo riguroso cuando ha iniciado tratamiento.

Otra desventaja es que son medicamentos de alto costo y aún no están disponibles ampliamente.

Si bien estos medicamentos no son la panacea y aun son imperfectos en cierto modo, el futuro sonríe. Han llegado para quedarse. La industria farmacéutica continua desarrollando medicamentos biológicos y en el futuro cercano veremos nuevos medicamentos con otros mecanismos de acción, aumentando las opciones de tratamiento para los pacientes.

Una colaboración de @SergeiElGandy para @Culturizando

Culturizando no se hace responsable por las afirmaciones y comentarios expresados por sus columnistas, anunciantes o foristas; y no reflejan necesariamente la opinión de la misma.
Culturizando se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que por su naturaleza sean considerados ofensivos, injuriantes, fuera de la ley o no acordes a la temática tratada.
En ningún momento la publicación de un artículo suministrado por un colaborador, representará algún tipo de relación laboral con Culturizando.


  • Me encanta
    0

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    0

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    0



Es tendencia