Menú
Escucha "E53 • Libros eróticos que hay que leer (parte 1) • Literatura • Culturizando " en Spreaker.

Siete libros eróticos que hay que leer (parte 1)

Por Pónganse a Leer | “Y después de hacer todo lo que hacen, se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se visten y, así progresivamente, van volviendo a ser lo que no son. FIN”

Amor 77 de Julio Cortázar

En esta nueva entrega de Pónganse a Leer, vamos a compartir con ustedes 7, -para hacer honor al título del cuento de Cortázar-, textos u obras de literatura erótica, para que, si ustedes aún no han leído nada de este género, se acerquen un poquito más. Voy a compartir este pequeño top erótico con ustedes, siguiendo como orden la aparición cronológica.

Ananga Ranga

Vamos a empezar por el primero que apareció de los 7 de los que vamos a hablar hoy, y ese es el Ananga Ranga, también conocido como el escenario del Amor, o El Barco sobre el Océano del Amor, es un texto escrito en sánscristo en el siglo XVI, y es un manual que nos habla sobre el erotismo propio del pueblo hindú. Y seguro que ustedes dirán, pero no es el Kama Sutra, pues no, es el AnangaRanga, que si supieran ustedes es más creativo en cuanto a posturas amatorias que el Kama Sutra.

El Ananga Ranga, es una enciclopedia del amor sexual, que fue escrito por Kalyana Malla, para instruir en los secretos amorosos al rey Lad Khan, hijo de Ahmed Khan Lodi.

Este tal Kalyana Malla, fue un poeta indio del siglo XVI oriundo de Kalinga y pertenecía a la casta Kshatriya. Y nos dejó una obra con un contenido altamente erótico, que a pesar de los años que han pasado desde su publicación, a ver, estamos hablando de que el Ananga Ranga data de aproximadamente entre 1451 y 1526, sus planteamientos siguen vigentes ahora mismo.

Por ejemplo, aquí se aconseja acerca de los llamados “goces externos” que son todas las prácticas y procedimientos que anteceden al “goce interior” y ¿cuál es ese goce interior?, pues es el coito. En el libro se explica que antes de la penetración, son necesarios ciertos preliminares, (y dirán ustedes, pero bueno Pedro Julio se volvió loco, como va a hablar de esto en pónganse a leer, pero yo no estoy más que dejando constancia de lo que dice el texto y pónganme cuidao que capaz ustedes necesitan estos consejos), Kalyana Malla, nos sugiere que activemos los abrazos y besos, porque estas clases de caricias despiertan los sentidos y ponen el ánimo propicio para lo que viene.

El Ananga Ranga, nos alerta sobre la monotonía en las relaciones de pareja y de cómo esa monotonía puede causar que uno de los dos termine cayendo en los brazos de un tercero o una tercera.

En muchos sentidos, el Ananga Ranga es un libro mucho más completo que el mismo Kama Sutra, aquí se busca el provecho de las parejas estables, mientras que en el Kama Sutra de los amantes en general.

El Ananga Ranga, da instrucciones para que el marido promueva el amor por su esposa a través del placer sexual, a través de una basta variedad de posiciones sexuales, que, según el autor, producen armonía, y previene la rutina y el cansancio en la pareja. Y antes de peguen un grito por el lenguaje no inclusivo, les recuerdo que esto fue escrito hace un montón de años, y no todo hay que verlo con los ojos de la actualidad.

Contiene también, un extenso catálogo de posiciones sexuales muy placenteras para hacer el amor, también nos presenta diferentes fórmulas para retrasar la eyaculación o para lograr que tu pareja alcance la mayor de las satisfacciones y otros detalles relativos al juego previo y la seducción. En el Kama Sutra nos hablan de como retener a un marido a punta de mentiras y de cómo apartarlo de la influencia de la madre.

La obra que conocemos hoy, llego a nuestros días gracias a Sir Richard Burton, que la tradujo al inglés gracias al auspicio de la Rama Shastra Society, por allá en 1885, con el propósito de estudiar y difundir entre su círculo selecto de socios, la literatura erótica oriental, cuando Sir Burton murió, su esposa Isabel Burton, quemo la traducción, porque considero que la obra era sucia, pero señora por favor, me estás hablando en serio Isabel, ¿de verdad? Mira antes de que me dé un sincope por la indignación vamos a continuar con el siguiente libro.

Las mil y una noches

“Érase una vez, en la lejana Persia, un rey llamado Shahriar que fue traicionado por su esposa y decidió no volver a confiar en ninguna otra mujer. Durante los años siguientes, cada noche desposaba a una doncella y a la mañana siguiente la hacía ejecutar; hasta que la inteligente hija de su visir, Sherezade, ideó un plan: cada noche contaba al rey una historia y la dejaba inconclusa, prometiendo contarle el final a la noche siguiente y salvándose así de la muerte, pero empezando otra nueva con la promesa que sería aún mejor que la anterior. Así fue durante mil y una noches, hasta que el rencor de Shahriar se hubo apagado y, enamorado de Sherezade, renunció a su cruel venganza”.

«Las mil y una noches», es una recopilación medieval de cuentos tradicionales del Medio Oriente, según los estudiosos, el cuentista persa Abu Abd-Allah Muhammad el-Gahshigar, compilado y tradujo estas historias folclóricas al árabe en el siglo IX. Y a pesar de que muchos crean que es un texto para niños pero, está cargado de erotismo.

Aunque fue recopilada a lo largo de muchos siglos por varios escritores, traductores y académicos a lo largo de Asia Occidental, Asia Oriental y el Sur de Asia. Muchas de sus historias tienen raíces en folclor y literaturas árabe antigua y medieval, egipcia, india, persa y hasta mesopotámica.

Las primeras versiones consideradas canónicas fueron publicadas durante el siglo XVIII y contenían unas 200 historias. Luego, en 1717 el arqueólogo francés Antoine Galland, trabajo en una traducción y en esa obra introdujo las historias de Aladino y Alí Babá, porque le parecían atractivas. En la década de 1820, en Prusia se publicó una versión de gran extensión en doce volúmenes.

Pero, porque está esta obra aquí, pues porque en Las mil y una noches, bueno empecemos por mencionar que yo no creo que Scherezade haya entretenido al sultán solo con las palabras. Según el texto y eso si de forma muy sutil, ella entre cuento y cuento se entregaba en cuerpo y alma al tipo, que también la pobre mujer estaba intentando de que no la mataran, esto me recuerda una historia bíblica, la de Esther, pero no nos vamos a ir por ahí.

En la obra, las descripciones de los actos amorosos de Scherezade y el sultán, son sublimes, pero no son los únicos, aquí hay más gente a la que Alá, bendice con la ceremonia de la carne deleitable, y cada encuentro es narrado con tanto de detalle y de forma tan vívida que pueden sonrojar y echar a andar la imaginación de cualquiera.

Dice Ana Clavel en un artículo titulado “A la sombra de los deseos en flor”, que se publicó en la revista Domingo de El Universal, 23 de marzo de 2014. Que, en Las mil y una noches, podemos ver la gran “variedad de usos y costumbres eróticas que abarcan diversas modalidades de sexualidad y parafilias colindantes, convierte a Las mil y una noches en un catálogo gozoso, lúdico, donde la transgresión es vista como una faceta más del comportamiento humano”.

A ver, vamos a buscar un cuento, para ejemplificar, hay uno que se llama “la luna más bella entre todas las lunas”, en el que Sherezade nos cuenta la historia de la princesa Budur, que tiene que acudir al travestismo y al lesbianismo, para buscar a su amado en tierras lejanas, y en aquello resulta que la princesa se presenta con gallardía y donaire viril, al punto que tiene que casarse con la hija del sultán y en la noche de bodas, pasa lo que tiene que pasar y se nos cuenta con lujo de detalles la noche nupcial entre ambas princesas, una joya.

Así que, si quieren erotismo bueno, bien narrado, sublime y exótico, váyanse a las mil y una noches y no pierdan en tiempo con tanto bodrio que hay por ahí.

Historia del ojo

Seguimos avanzando, ahora nos vamos en un salto a 1928 y llegamos a la Historia del ojo de la mano del escritor, antropólogo y pensador francés Georges Bataille.

El autor de esta obra, muestra de forma magistral las características más representativas del género, que con una la prosa en clave surrealista, está todo el tiempo preocupado por el sexo, de una forma que podría verse casi obsesiva.

En Historia del ojo, se presenta con crudeza, la historia de la joven Simone, que es una muchacha de 15 años, que parece que tiene todos los fetiches y parafilias que están registradas y por otro lado está Marcela, que es la antítesis de Simone, y que cae en la escalada de comportamiento sexual desenfrenado de Simone, porque aparentemente tiene alguna enfermedad mental como la esquizofrenia.

Simone, decide transgredir en todos sus actos cualquier norma moral, y en el ámbito del sexo es capaz de cualquier cosa, lo que hace que con cada página lo erótico vaya creciendo, este libro tiene poquitas páginas, como 60 me parece, a mí me lo prestaron, es de esos libros que leí prestados y que quiero conseguir para tenerlo en mi biblioteca.

Junto con el narrador, estos tres se sumergen en una espiral de sexo bajo cualquier condición, llega a incomodar en la lectura, repugna a veces, esta gente le mete a todo y no les voy a decir a que, porque si no lo han leído creo que deben descubrirlo ustedes solitos y solitas, pero si adelanto si se sonrojaron las sombras del señor grey, con esto se van a quedar mudos.

Es una lectura disruptiva, en la que las imágenes que evocan el ojo, el huevo, el sol, los genitales del toro, se muestran con toda su carga erótica.

Patriotismo

Vámonos ahora a Japón, con el cuento Patriotismo del autor es Yukio Mishima, un grande de las letras japonesas y universales.

Este caballero escribió como nadie, y en su obra intento -y yo creo que lo logró-, dejar cuenta de la tradición japonesa de manera gloriosa.

Pero de que va Patriotismo, bueno aquí nos lleva adentro del hogar de un pareja joven y guapa, nuestro protagonista, es Shinji Takeyama, un teniente de 32 años de edad casado con una joven de 23 años llamada Reiko, que tenían un matrimonio ideal basado en el amor mutuo y el respeto, todo muy japones y por esto mismo; deciden suicidarse la misma noche.

Y dirán ustedes, pero Pedro Julio se volvió loco otra vez, como es que un suicidio es erótico, pues si tesoros míos, es más quizá esto es lo más erótico que yo haya leído en mi pecadora existencia.

Porque la narración de la preparación de esos dos seres humanos en la plenitud de su belleza física, con las carnes bien puestas y con todo firme, es de un erotismo acalorante, Mishima nos va llenado primero al baño de él, donde se despoja de la ropa que traía de la calle y desnudo se sumerge en el baño caliente y ella le asiste, hay algo más erótico que un baño.

Shinji se va preparando y Reiko con él, los dos saben cuál será su destino y de una forma hermosamente intima nos dejan mirar por un huequito, estos dos se aman con tal fuerza que quieren honrarse el uno al otro, de manera que en una coreografía perfectamente sincronizada empiezan el ritual.

El, se corta el vientre con su espada y luego se clava la punta del arma en el cuello, después que Shinji se suicida, Reiko, se prepara para matarse con una daga en la garganta.

Pero antes de antes del suicidio, que planean que sea de madrugada, los esposos pasan su última noche de sexo juntos, y como saben que será la última esa gente se destaca, uno es capaz de sentir su pasión a través de las páginas.

Solo Mishima es capaz de mezclar el seppuku con sexo, y hacerlo de manera tan sutil que nos estremece. Este hombre era un grande.

Es curioso que el final del protagonista de Patriotismo haya sido el mismo que Mishima se prodigara, un suicidio que básicamente tenía las mismas causas.

Ok gente me doy cuenta que si sigo con los que faltan esto va a salir muy largo, ustedes se van a cansar y no van a seguir escuchándome y fracasaremos todos de manera estrepitosa, la cuestión es que yo lo voy a cortar aquí, y en el próximo episodio les cuento cuales son las 3 obras que faltan de las más grandes de la literatura erótica para mí y de regalo hasta les doy un bonus track.

Imagen portada: Shutterstock

--

--


Lo que más gusta

Lo más destacado