Menú
Escucha "E66 • Utopías fallidas. Sociedades destinadas al fracaso • Cosas Muy Importantes • Culturizando" en Spreaker.

Sealand, la curiosa micronación frente a las costas de Reino Unido

Por Cosas Muy Importantes | Cada nación tiene una historia sobre su origen, pero la de Sealand es tan curiosa como kafkiana. Sealand, un pequeño principado frente a la costa inglesa que afirma ser el país más pequeño del mundo. La micronación, de hecho, es una plataforma antiaérea de la Segunda Guerra Mundial. Fue erigida por primera vez en 1942 y bautizada como HM Fort Roughs. Este fuerte marítimo de la armada se sitúa fuera del límite territorial de Reino Unido en el Mar del Norte.

Llegó a estar ocupado por hasta 300 miembros del personal de la Royal Navy en el apogeo de la guerra. Pero cuando en 1956 fue evacuada, la estación pronto se abandonó a su suerte y se fue deteriorando con el tiempo. Eso fue hasta que en 1966, Paddy Roy Bates, un ex militar del ejército británico lo ocupó, dando lugar a una nueva y diminuta micronación. En principio con la intención de tener su estación radial allí, Radio Essex.

Esta estación de radio pirata se encontraba en alta mar en Knock John, otro fuerte naval en desuso cerca del de HM Fort Roughs.

Tal era la popularidad de las estaciones marinas ilegales en ese momento que el gobierno de Reino Unido llegó a implementar la Ley de Delitos de Radiodifusión Marina de 1967. Tenía un propósito: cerrarlas todas.

Al ver una oportunidad, Bates trasladó sus operaciones al fuerte HM Fort Roughs, que estaba situado en aguas internacionales. Al igual que Knock John, no tenía inquilinos y estaba en mal estado, y, legalmente o no, Bates asumió el control del puesto en la víspera de Navidad de 1966.

Nueve meses después, el 2 de septiembre de 1967, lo declaró el Principado de Sealand. Lo hizo en un gesto romántico. Era la fecha del cumpleaños de su esposa Joan. Poco después, toda la familia se mudó allí.

En su apogeo, a principios de la década de 1970, Sealand tenía 50 personas viviendo en la plataforma, incluidos familiares y amigos y personal de mantenimiento.

Al mismo tiempo, se convirtió en un símbolo de las protestas contra la autoridad en Reino Unido. Pero en la vida diaria, este bohemio estilo de vida se llevó a cabo a un nivel mucho más básico.

«No funcionaba nada», cuenta el príncipe Michael. «Comenzamos con velas y luego pasamos a lámparas contra huracanes y generadores de bombeo. Lo bueno es que está tan seco como un bote. Si no supieras que estás en el mar, nunca podrías decirlo. Pasé años y años allá afuera, pero, ya sabes, me sentía en casa».

Desde entonces, el insolente Estado ha abrazado los emblemas de una nacionalidad. Introdujo su propio escudo de armas y su constitución.

Hay una bandera, un equipo de fútbol y un himno, mientras que la moneda lleva el retrato de la «princesa Joan» y se han emitido alrededor de 500 pasaportes.

El lema de la micronación, sobre el cual el príncipe Michael y sus tres hijos (James, Liam y Charlotte) y su segunda esposa (Mei Shi) continúan la dinastía Sealand, refleja un amor por la independencia sin cadenas.

Hoy en día, permanece a 12 kilómetros de la costa, visible de cerca solo en barco. A la vista, no es nada especial: una plataforma casi en ruinas, con un puñado de edificios en forma de contenedor en la parte superior. Desembarcar requiere desafiar el azote del viento y el rugir de las olas mientras una grúa eleva a las personas.

Ningún país reconoce formalmente a Sealand, pero el príncipe Michael de Sealand (su lider, hijo de Paddy Roy Bates) dice que la micronación nunca ha pedido ese reconocimiento… «Tampoco esperamos ninguno», agrega sin rodeos.

Conoce todos los detalles sobre estas y otras fracasadas sociedades utópicas en el episodio 66 del Podcast Cosas Muy Importantes, en tu plataforma de Podcast favorita y recuerda suscribirte a nuestro Patreon para tener acceso a contenido exclusivo.

Con información de: BBC

Imagen portada: Wikipedia

--


Lo que más gusta

Lo más destacado