Save the Children y Dinamarca: un experimento que separó a 22 niños de sus familias

Save the Children y Dinamarca: un experimento que separó a 22 niños de sus familias

La organización Save the Children y Dinamarca colaboraron en un programa que quebró a muchas familias… El Gobierno danés se disculpó por primera vez, luego de casi 70 años… ¡Conoce en qué consistía este experimento!

En los años 50 se llevó a cabo un experimento social en el que 22 niños inuit fueron separados de sus familias en Groenlandia y llevados a Dinamarca; en Copenhague fueron educados como niños daneses.

Save the Children y Dinamarca se unen

El objetivo de este experimento, que fue una alianza entre la organización Save the Children y Dinamarca, era modernizar el atraso social y educativo de Groenlandia.

En aquella época, Groenlandia estaba poblada por los inuit, un grupo indígena local que vivía principalmente de la caza de focas. La idea de los daneses consistía en “reeducar” a los niños groenlandeses para que sirvan de ejemplo en un avance social.

En 1951 partió de Nuuk, la capital de Groenlandia, un barco con 22 de los niños más inteligentes, según profesores y sacerdotes del país.

Este grupo constituido por infantes entre 6 y 10 años, fue distribuido en distintas familias danesas. Aunque antes fueron puestos en cuarentena en una granja, diciéndoles que estaban en un campamento de verano llamado Fedgaarden.

El experimento era muy mediático en aquel momento, incluso la reina de Dinamarca visitó a los niños en su estancia en el campamento.

En 1952, 16 de los 22 niños volvieron a Groenlandia; seis familias de acogida solicitaron la adopción de los inuit que vivían con ellos. Durante el desarrollo del experimento, la Cruz Roja Danesa construyó un hogar de niños en Nuuk; este sitio fue construido para que los pequeños que volvían de Copenhague no volvieran a “peores condiciones”.

Consecuencias del regreso

Durante su estancia en Dinamarca, a la mayoría de los niños se les olvidó su lengua materna; así que, al principio, muchos trabajadores del hogar empezaron a ayudarlos con el groenlandés, para que se comunicaran con sus familias.

Más adelante, el director del hogar estableció la regla de que solo se podía hablar danés en el recinto, lo que dificultó la relación entre los niños y sus familiares.

A la larga, los niños que fueron usados para este experimento fueron marginados que vivían aislados en su propia ciudad. Algunos de ellos tuvieron problemas con el alcohol o murieron jóvenes.

La Cruz Roja se disculpó a través de una carta con cada participante del experimento en 1998; Save the Children lo hizo en 2009. El Gobierno de Dinamarca ofreció la primera disculpa en diciembre de 2020, casi 70 años después.

Con información de BBC / La Vanguardia / NotiUlti

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 1
  • Me entristece 1
  • Me enoja 2



Es tendencia