Respirar puede influir en las emociones y en la memoria, ¡descubre cómo!

Respirar puede influir en las emociones y en la memoria, ¡descubre cómo!

¡Respirar nasalmente es importante! Al menos así lo deja ver un estudio publicado por investigadores de la Northwestern Feinberg School of Medicine. La investigación reveló que existe una relación entre la manera en que respiramos, la memorización y la capacidad para tomar decisiones rápidas. ¿Quieres saber qué tienen en común estos tres procesos? Entonces sigue leyendo.

La investigación, publicada en el Journal of Neuroscience, concluye que el ritmo de respiración de las personas crea un tipo de actividad cerebral que puede hacer más sencilla la toma de decisiones y la capacidad de recordar.  

Una manera de respirar correctamente es llevar a cabo ejercicios que canalicen la respiración, como el yoga – Pixabay.-

Pruebas realizadas

Para la recopilación de datos los científicos de la Northwestern Feinberg School llevaron a cabo dos pruebas, en las cuales participaron 60 voluntarios, adultos todos, distribuidos entre hombres y mujeres.

Durante la primera experiencia, los voluntarios debían observar una serie de imágenes de rostros, y determinar qué emoción se reflejaba en cada uno. Las imágenes contenían rostros con expresiones de miedo y de sorpresa. Adicionalmente, al observador se le indicaría el tipo de respiración que debía mantener durante la evaluación de las imágenes.

El resultado de la prueba fue que los observadores pudieron reconocer mucho más rápido los rostros que expresaban miedo que los rostros de sorpresa mientras ejecutaban una respiración nasal. No obstante, esta facilidad desparecía cuando la inhalación pasaba realizarse por la boca.

Para la segunda prueba, los investigadores les pidieron a los participantes que recordaran unas imágenes de objetos que se les presentaban en una pantalla de ordenador. En esta oportunidad, los científicos se dieron cuenta de que los observadores retenían mejor los recuerdos cuando habían observado la imagen mientras inhalaban.

El sistema límbico y la inhalación nasal

Christina Zelano, principal encargada de la investigación, aclaró que “Cuando respiras por la nariz, estás estimulando neuronas en la corteza olfativa, la amígdala y el hipocampo, a lo largo de todo el sistema límbico”. El sistema límbico se encarga de regular las respuestas del cuerpo frente a ciertos estímulos sensoriales.

La amígdala y el miedo

La amígdala, parte del cerebro integrada al sistema límbico, es un elemento clave para la supervivencia. Esto se debe a que dicho órgano se encarga de transformar los estímulos sensoriales en reacciones corporales. La amígdala resulta particularmente eficiente al momento de procesar los estímulos que indican peligro.

A este respecto, Zelano aclara que debido a que “la respuesta innata de nuestro cuerpo al miedo [es] una respiración más rápida,  [esta] podría tener un impacto positivo en la función cerebral y dar lugar a tiempos de respuesta más rápidos a los estímulos peligrosos en el medio ambiente».

Así es cómo la respiración nasal (particularmente mediante la inhalación) es capaz de optimizar la toma de decisiones y la capacidad de retención.

Con información de: Neuroscience News / Sott / Imagen de portada: Shutterstock

  • Me encanta 2
  • Me divierte 0
  • Me asombra 6
  • Me entristece 1
  • Me enoja 1



Es tendencia