¿Recuerdas al temido KGB? La implacable policía secreta soviética

¿Recuerdas al temido KGB? La implacable policía secreta soviética

La CIA y el MI6 son los servicios secretos más conocidos en la actualidad, pero en el siglo pasado, durante la Guerra Fría, tenían un gigantesco rival, el KGB. Esta agencia no solo era una policía secreta tan temida y audaz como la CIA en Estados Unidos., sino que además pertenecía a su mayor enemigo, la Unión Soviética…

KGB significa Comité de la Seguridad Estatal por sus siglas en ruso y fue fundado en 1954; sin embargo, la URSS tuvo otras agencias policiales secretas antes como la OKPU, NKGD o la Cheka (SNK), siendo esta última la primera agencia, nacida cuando la unión de repúblicas fue creada en 1917.

 Escudo del KGB – Imagen: Wikimedia.-

Además de sus operaciones internacionales, el KGB también podía espiar a sus ciudadanos civiles, científicos y militares. Incluso, buscaban detectar operaciones “anticomunistas” no solo en las naciones que conformaban la URSS, sino en cualquier otro país donde esa fuera la ideología del Estado, más específicamente en aquellos territorios que pertenecían al Pacto de Varsovia (algo así como la versión comunista de la OTAN).

Se dice que el KGB tenía agentes en absolutamente todas las capitales del mundo, lo cual es bastante fuerte incluso para los estándares actuales.

Entonces, ya sabemos que era una capacitada agencia de espionaje, pero… ¿Por qué era tan temida?

Operaciones secretas del KGB

Infiltración en el New York Times

Una de las operaciones del KGB fue enfocada en Chile, el país suramericano, en conjunto con Cuba. Después del derrocamiento por parte del general Pinochet, al presidente Salvador Allende (quien era simpatizante a la URSS), la agencia de inteligencia decidió llevar a cabo una campaña de propaganda, en especial en Estados Unidos: lograron que el New York Times, importante periódico americano, publicara hasta 66 artículos del gobierno del líder chileno, enfocándose en los abusos de los derechos humanos que cometía, pero falsificando parte de la evidencia usada en su contra. La operación fue exitosa, pues en comparación, dicho periódico no le dedicó ni diez artículos a las atrocidades cometidas en Cuba y Camboya, países de ideología comunista.

La película ‘Bridge of Spies’ (2015) está basada en la historia real de un agente del KGB capturado por los americanos – Imagen: Wikimedia.-

Rescate de los diplomáticos soviéticos

En la década de los 80, Hezbolá, la organización terrorista libanesa asociada a las autoridades iraníes, secuestró a varios diplomáticos soviéticos en Beirut, Líbano. Esto tenía como objetivo presionar al presidente de Siria, Háfez al-Ásad (padre de Bashar al-Ásad), pues tenía planeada una operación en el Líbano, contraria a los intereses de los terroristas. Uno de los diplomáticos terminó muerto, y aunque al-Ássad fue presionado por la Unión Soviética para detener la operación, Hezbolá no liberó a los diplomáticos, por lo que el KGB decidió actuar.

Después de algunos planes rechazados por ser muy riesgosos, uno de los agentes del KGB se reunió con el ayatolá Fadlalá, autoridad religiosa del Líbano y también fundador de Hezbolá. Ya que Fadlalá rechazó liberar a los rehenes, el agente le recordó, amablemente, lo cerca que se encontraba la residencia del ayatolá Jomeiní (líder supremo de Irán) a la frontera soviética donde a veces se realizaban ejercicios de entrenamiento con misiles; misiles que a veces tenían fallos y caían lejos de sus objetivos, con cargas explosivas que detonarían en el impacto. El mensaje fue claro y los diplomáticos fueron liberados dos días después.

KGB: operaciones en territorio enemigo

Exoficial del KGB (Serguéi Ivanov) saludando a un exdirector de la CIA (Robert Gates) en 2007 – Imagen: Wikimedia.-

Las más impresionantes (y probablemente maquiavélicas) fueron las operaciones que intentaron hacer dentro de Estados Unidos: la primera fue un plan en el que buscaban hacer una especie de guerra racial dentro del país americano incitando, a través de panfletos falsos, a grupos radicales a pelear entre sí. Las organizaciones de ideologías extremas eran los “militantes afroamericanos”, la JDL (Liga de Defensa Judía) y el KKK (Ku Klux Klan). Afortunadamente este plan falló, pero la verdadera meta era enfrentar a los tres grupos de ideologías radicales entre sí.

No obstante, la más ambiciosa por lejos fue la conocida como la Operación Cedar que tomó más de diez años de preparación. La meta era atacar represas hidroeléctricas, y al hacer esto todo el estado de Nueva York y sus zonas aledañas se iban a quedar sin electricidad por completo, lo que habría causado un inimaginable caos masivo. Afortunadamente, aunque no se sabe por qué, el plan nunca fue llevado a cabo…

Otro detalle interesante del KGB, es que ninguno de sus exagentes ha sido juzgado por los crímenes que cometieron contra los ciudadanos de las naciones exsoviéticas, a pesar de que se cree que se han cometido varios. En realidad, no es de extrañar ya que uno de sus agentes más importantes, el cual fue parte de la policía secreta por más de 15 años es nada más y nada menos que Vladimir Putin, presidente de Rusia.

Desde 1991 el KGB no existe con ese nombre específicamente, pero las agencias FSB (para asuntos internos) y la SVR (para asuntos internacionales), se consideran los herederos directos de la antigua policía secreta soviética. De hecho, en 2010 se encontraron diez agentes rusos, quienes habían entrado a Estados Unidos como inmigrantes ilegales, con identidades falsas, con la intención de realizar actividades de espionaje.

El edificio Lubyanka es la base de operaciones de la FSB y es exactamente donde estaba antes la del KGB – Imagen: Wikimedia.-

Con información de Big Think / Fact City / Russia Beyond

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 1
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia