¿Cuál es origen del ‘amigo secreto’?

¿Cuál es origen del ‘amigo secreto’?

Y… ¿quién no ha jugado al amigo secreto al menos una vez en su vida? Para participar en este divertido juego donde de manera anónima, un grupo de amigos se intercambia mensajes, tarjetas y obsequios, solo deben reinar las ganas de pasar un buen rato y compartirlo con nuestro grupo de amigos.

Algunos aseguran que se originó en Venezuela

Hay quien sitúa el nacimiento del amigo invisible en la Venezuela del siglo XIX, cuando a las mujeres casadas o prometidas no les estaba permitido tener amigos íntimos ni, mucho menos, recibir sus regalos.

Para esquivar la prohibición, grupos de hombres y mujeres comenzaron a reunirse para intercambiarse obsequios de una manera diferente: los participantes sacaban, de forma aleatoria, un trozo de papel con el nombre de la persona a la que le tocaba hacer un regalo.

Lo que empezó llamándose “compadre secreto de papelito” acabó traspasando fronteras pasó a conocerse como “amigo invisible”.

Otros señalan la historia de dos amigos, uno palestino y otro israelí

También existe otra historia y es la de dos niños, uno israelí y otro palestino, quienes hicieron un pacto sangre en medio del desierto. Al crecer estos jóvenes tomaron caminos e ideologías diferentes, cada uno a defender su nación.

Cuando la guerra empezó, cada uno oraba para que alguno de los caídos de la misma no fuera su hermano de sangre. En una fecha establecida cada uno recibía un pequeño y humilde presente, sin saber de dónde provenía, quién lo enviaba, cómo conocían de su existencia, pero era guardado como un preciado tesoro.

A veces, recibían una piedra que se leía “fuerza amigo” y era cargado por ambos en su vida diaria. Uno de ellos murió en enfrentamiento y al momento de ver los heridos y muertos, el otro joven se encontró con el cuerpo acribillado de su amigo y hermano de sangre infantil.

Estados Unidos y el Santa Claus Secreto

Otros se decantan por Estados Unidos como el lugar que vio nacer esta enigmática tradición. Además, se atreven incluso a dar un nombre: el del filántropo Larry Dean Stewart, el Santa Claus Secreto.

Larry era un hombre de Kansas que perdió su trabajo varias veces, siempre en Navidades. Pero, lidiando con la mala suerte y con un destino que parecía avocado al fracaso, invirtió en una televisión por cable y se hizo millonario.

A partir de entonces, cada navidad enviaba dinero de forma anónima a personas que lo necesitaban. No reveló su identidad hasta que supo que estaba muriendo de cáncer. Muchos creen que él fue el verdadero precursor del amigo invisible.

Tal vez proviene de Escandinavia

Pero las teorías no terminan aquí. Algunos ven Europa como la cuna de esta curiosa costumbre y aseguran que el amigo invisible procede de Escandinavia – Imagen: Pixabay.-

¿La razón? En los países nórdicos existe una tradición llamada Julklapp (Jul: Navidad; Klapp: golpear) que se parece bastante a nuestro juego. Se dan unos golpes en la puerta, se abre y se meten los regalos en casa; un homenaje a los ayudantes de Papá Noel, duendecillos, amigos invisibles que ayudan a repartir los regalos cuando a su jefe no le da tiempo.

Cada paquete lleva un acertijo, un poema o una dedicatoria que sirve como pista de a quién va destinado cada obsequio. A diferencia de lo que se hace en nuestro amigo invisible, no se limitan a escribir un nombre en un papel.

Una tradición de origen navideño

Venezuela, Escandinavia, Estados Unidos… venga de donde venga, la realidad es que el ‘amigo invisible’ o ‘amigo secreto’ está cada vez más extendido y se ha convertido en una manera de poder reunirte con amigos, compañeros de trabajo o familiares para entregarles un presente como hiciera Santa Claus o los Reyes Magos.

En definitiva, una tradición que nació del espíritu navideño y que con el paso de los años se ha convertido en otro ejemplo de regalos, ilusiones y para muchos, quebraderos de cabeza.

¡Felices fiestas!

Con información de: elmundo.es / abc.es

  • Me encanta 4
  • Me divierte 0
  • Me asombra 1
  • Me entristece 0
  • Me enoja 12



Es tendencia