Menú
Escucha "E08 • La música y el diablo • Cosas muy importantes • Culturizando" en Spreaker.

Niccolò Paganini: el primer ‘Rock Star’ de la historia

Imaginen un carro negro que se detiene frente a una sala de conciertos y de este baja un hombre con el cabello hasta los hombros vestido enteramente de negro, inmediatamente pensaremos en algún integrante de una banda de rock, pero estamos hablando de Niccolò Paganini el gran violinista italiano.

Nacido en Genova, Italia el 27 de octubre de 1782, Niccolò Paganini comenzó a tocar música a los 6 años y ya a los 16 era considerado como uno de los violinistas más virtuosos de Europa. Su rutina de práctica duraba 15 horas al día y su técnica en el violín se hizo tan increíble que comenzó a componer su propia música para demostrarla.

Niccolò Paganini: el primer ‘Rock Star’ de la historia
Su pieza Capricho n.º 24, es hasta la fecha una de las composiciones más complejas y difíciles para violín – Imagen: Pixabay.-

Sin embargo, lo que diferenció a Niccolò Paganini de sus contemporáneos era su personalidad e imagen extravagante y su evidente amor a presentarse en vivo.

El elegido del Diablo

Estaba tan adelantado técnicamente que comenzó a circular el rumor de que había hecho un pacto con el Diablo, lo que Paganini aprovechó y alimentó al usar siempre ropas negras ceñidas al cuerpo, tocando el violín haciendo piruetas y después partiendo de sus conciertos siempre en un carruaje negro jalado por 2 caballos del mismo color.

En 1828, el virtuoso comenzó un tour de casi 6 años por Europa que lo convirtió en millonario. Sin embargo, derrochó esa fortuna en bebidas y apuestas, inclusive intentó abrir infructuosamente su propio casino en París en 1838, quedando en la bancarrota.

Luego de subastar sus objetos personales, incluyendo sus instrumentos, se mudó a Niza donde se enfermó. Luego de sobrevivir a la sífilis y a la tuberculosis falleció de una hemorragia interna el 27 de mayo de 1840, tenía 57 años de edad.

Debido a los rumores de su pacto con el señor de la tinieblas se le negó el entierro católico en su ciudad natal; sin embargo, -luego de que su familia hiciese un pedido al papa- le fue concedido el permiso para ser enterrado.

Niccolò Paganini descansó por fin en 1876 en un cementerio en la ciudad de Parma.

Una colaboración de @elchevequebb exclusiva para @Culturizando

Con información de: Biografías y vida / Guioteca

--

¿Te gustó este artículo? Suscríbete GRATIS a nuestro WHATSAPP para que recibas directamente en tu teléfono lo mejor de Culturizando.


Lo que más gusta

Lo más destacado

x