‘Mein Kampf’, la lucha de Adolf Hitler

El 18 de julio de 1925 se publica en Berlín el primer volumen de la autobiografía filosófica de Adolf Hitler: ‘Mein Kampf’ (Mi Lucha). Era un modelo de su agenda para un Tercer Reich y una exposición clara de la pesadilla que envolvería a Europa entre 1939 y 1945. El libro vendió un total de 9.473 copias en su primer año.

Hitler comenzó a escribir su libro mientras estaba en la prisión de Landsberg, declarado culpable de traición por su papel en un intento de golpe de Estado para tomar el control del gobierno de Baviera; luego del fracaso, Hitler fue condenado a cinco años de prisión, de los que cumpliría sólo nueve meses.

Durante su estadía en la antigua fortaleza de Landsberg se le permitió recibir invitados y regalos, y fue tratado como una especie de héroe de culto. Él decidió poner su tiempo de ocio a buen uso y comenzó a dictar el Volumen Uno de sus magnus opus a Rudolph Hess, un miembro leal del Partido Nacional Socialista Alemán y compañero revolucionario.

La primera parte de Mein Kampf, subtitulado «Un Reckoning,» es una diatriba de más de 400 páginas acerca de los problemas que aquejaban a Alemania: los franceses, que querían desmembrar Alemania; la falta de lebesraum, «espacio vital», y la necesidad de ampliar este en Rusia; y la funesta influencia de razas «mestizas». Para Hitler, el Estado no era una entidad económica, sino una racial. La pureza racial era una necesidad absoluta para una Alemania revitalizada. «Porque los hombres no mueren como resultado de guerras perdidas, sino por la pérdida de la sangre pura.»

El Volumen Dos de Mein Kampf, centrándose en el socialismo nacional, fue publicado en 1927. Las ventas de la obra completa fueron mediocres en toda la década de 1920. No fue sino hasta 1933, el primer año del mandato de Hitler como canciller de Alemania, que las ventas se dispararon a más de 1 millón de ejemplares. Su popularidad llegó a tal punto que se convirtió en un ritual el regalar a una pareja de recién casados una copia del libro.

El 30 de abril de 2015 al cumplirse 70 años de la muerte de Adolf Hitler, su libro Mi lucha quedó bajo dominio público. Hasta esa fecha el gobierno regional de Baviera, de acuerdo con el Gobierno Federal de Alemania, no permitía ninguna copia o impresión del libro en Alemania y se oponía a cualquier edición en otros países, aunque con menos éxito. En otros países el poseer y comprar el libro suele ser legal.

Comerciar con ejemplares antiguos es igualmente legal, a no ser que se haga apología de la guerra o del odio racial, cuestiones que sí suelen ser ilegales en la mayoría de países del mundo. La mayoría de las librerías alemanas no quieren saber nada de comerciar con este libro, aunque muchas bibliotecas alemanas disponen de versiones con comentarios.

La situación incierta ha dado lugar a juicios contradictorios en Polonia y Suecia. Mein Kampf, sin embargo, se publica en los Estados Unidos, así como en otros países, como España, Turquía e Israel, por editoriales con diversas posiciones políticas. En cambio, en los Países Bajos vender el libro, incluso en el caso de ser un ejemplar antiguo, es ilegal y calificado como apología del odio racial, pero no lo es ni poseerlo ni prestarlo.

Ejemplares para descarga gratuita del Mein Kampf se encuentran disponibles en varios sitios de Internet; también algunos venden ejemplares del libro. Aun así las copias editadas son de una dudosa fiabilidad, puesto que, por ejemplo, se sustituyen varias referencias a la cristiandad por el neopaganismo.

Foto: Roman Nerud / Shutterstock.com

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia