Noviembre 14, 2018

Terror en el llano: El Silbón

Terror en el llano: El Silbón

A mediados del siglo XIX surge una leyenda entre los llaneros colombianos -y especialmente- los venezolanos. Un hombre con un silbido espeluznante, condenado a cargar eternamente un saco de huesos, anuncia la muerte y la desgracia todas las noches al pasar por las casas.

La leyenda cuenta que un joven llanero acostumbrado a que sus padres cumplan con sus exigencias -mimado y de mucho carácter-, tenía el antojo y el capricho de comer vísceras de venado. Su padre emprendió camino a la sabana para cazar y poder complacer el deseo de su hijo.

En un desespero por comer y no encontrar respuesta ni de su madre ni de su padre, decidió salir a ver cómo avanzaba la caza. A mitad de camino su padre venía de regreso con la desdicha de no haber cazado al venado. Furioso, fuera de sí, y desde lo más visceral emprendió una lucha a muerte con su padre.

En plena sabana el hijo logra vencer al padre, lo destripa y regresa a casa con las vísceras de su progenitor para que su madre las cocine. Entre lo diferente de la cocción, el olor, el padre que no llega, y la incertidumbre del hijo, la madre comienza a cuestionar si esas eran las vísceras de un venado.

El hijo lo confiesa… Lo que estaban a punto de comer, eran las vísceras de su padre. Luego de la confesión llega la maldición y el castigo de su abuelo… Lo atan a un poste y le dan latigazos en la espalda que después bañarán en aguardiente.

Lo libera junto a dos perros rabiosos maldiciendo su existencia, condenándolo a cargar eternamente con el saco de huesos de su padre y a ser perseguido por uno de los perros. Su silbido característico, entona las notas do, re, mi, fa, so, la, si. Si lo escuchas cerca, es porque está lejos, pero si lo escuchas lejos es porque está cerca…

Otra de las versiones cuenta que el padre golpea a la esposa de su hijo por considerarla una prostituta… y este al llegar a casa y ver la escena… como represalia lo asesina y lo destripa. Así… El Silbón persigue entonces a los hombres mujeriegos.

Descrito como un hombre especialmente alto, flaco y de sombrero, que vaga por el llano venezolano silbando y crujiendo los huesos de su padre. Aparece de noche y se detiene en algunas casas, para contar los huesos que carga en su saco.

Existen diferentes versiones de esta leyenda, sin embargo, estas son las más difundidas y la más populares. Nace en el estado Portuguesa, en Venezuela, en la región de Guaranito y se extendió hasta los estados Cojedes y Barinas. En Colombia lo llaman “El Silbador” y persigue a las mujeres embarazadas.

Foto: Shutterstock

  • Me encanta 9
  • Me divierte 7
  • Me asombra 15
  • Me entristece 6
  • Me enoja 9