Menú
La Nota Curiosa: ¿Cómo funciona un yo-yo?

La Nota Curiosa: ¿Cómo funciona un yo-yo?

En la edad media el yo-yo estaba formado por muelles y era un artilugio de caza. Por supuesto, el manejo de esta arma no resultaba sencillo en absoluto.

El yoyo se lanzaba, rodeaba las patas del animal y se enredaba la cuerda entre sus patas. Así, con el animal derribado, podrían sacar provecho de su carne y su piel.

Pero, finalmente, en los años cincuenta un americano redujo el tamaño del yoyo para que dejara de ser un arma y se convirtiera en un juguete para niños.

Y aunque les parezca asombroso, ya en el año 1000 a.c. se usaba en China como juguete, posteriormente se expandió por toda Europa, donde fue decorado con joyas o figuras geométricas.

El yoyo se lanza hacia el suelo o hacia donde queramos, en vertical. El hilo se desenrolla por la fuerza de la gravedad o por la fuerza que nosotros le hemos otorgado. Cuando la cuerda se termina el yoyo sigue girando por que el hilo está algo suelto, permitiendo que el giro continúe.

El yoyo transforma la energía potencial gravitatoria en energía cinética de rotación. Cuando el yoyo pierde velocidad y se enrolla sobre la cuerda de nuevo, sube.

Además, muchos de los yoyos actuales, tienen un rodamiento que potencian la duración del giro. Incluso se han añadido luces que se activan con el giro del juguete.

La cuerda también entra en juego, ya que usa fuerza elástica para ayudar a que el yoyo vuelva a nuestras manos. Cuando lanzamos el yoyo la cuerda se va estirando, e imperceptiblemente, se alarga más de lo normal, cuando regresa a su estado habitual lo hace con una fuerza de regreso que va replegando de nuevo el yoyo.

Jugar con un yoyo no se trata sólo de lanzar dos círculos de metal, plástico o madera; es jugar con ciencia y con fuerzas.

Con información de: ojocientifico.com | Foto: Yo-Yo / Shutterstock

--


Lo que más gusta

Lo más destacado