¿Deberían los sacerdotes poder casarse? El celibato, una costumbre ancestral

¿Deberían los sacerdotes poder casarse? El celibato, una costumbre ancestral

Los que se encargan de profesar los valores familiares y las enseñanzas de la Biblia, tienen prohibido tener su propia familia. Esto resulta ser uno de los misterios –y desde el punto de vista de algunos-, una de las incoherencias de la Iglesia ¿Por qué los sacerdotes tienen prohibido casarse? Aquí te contamos todo.

El celibato, una forma de parecerse más a Jesús

Un sacerdote es un hombre que se dedica en cuerpo y alma a predicar las enseñanzas de una religión determinada, con el propósito de dar a conocer sus bondades y ofrecerle al pueblo “la salvación”. Representa la autoridad dentro de las iglesias y se le conoce por ser una «encarnación» de Dios, por lo que su comportamiento debe ser ejemplar. 

¿Qué es el celibato? Según la RAE, es una persona soltera que ha hecho especialmente un voto de castidad. Para los cristianos y católicos, el celibato es sacrificio moral y espiritual que consiste en la soltería perpetua y en el abandono absoluto del mundo sexual. 

Se cree que Jesucristo nunca se casó ni tuvo familia, para poder entregar su entera atención a las necesidades del pueblo.

¿Por qué deciden ser célibes? Porque –al igual que las monjas- entregan su corazón y su amor completamente a Jesús, quien se convierte en el centro de sus vidas y comparte con ellos a “sus hijos” –que vendrían siendo el pueblo.

¿El celibato es una obligación? Sí. El Código de Derecho Canónico dice así:

“Los clérigos están obligados a observar la continencia perfecta y perpetua por el reino de los cielos y por lo tanto están obligados al celibato, que es un don especial de Dios por el cual los ministros sagrados pueden adherirse más fácilmente a Cristo con un corazón indiviso y son capaces de dedicar ellos más libremente al servicio de Dios y la humanidad”.

¿De dónde nace la prohibición?

El celibato no siempre fue una norma. De hecho, la mayoría de los discípulos de Jesús estaban casados y tenían una familia consolidada. Pero la Iglesia tomó como ejemplo al personaje principal de su historia y al no tener pruebas de que este se casara, decidió adoptarlo como una doctrina.

Una de las razones por las que se comenzó a propagar el celibato, fue la visión que tiene la religión sobre el sexo. Al ser visto como algo impuro y tabú, los que se dedicaban a dar la palabra de Dios no podían “caer tan bajo” y debían mantenerse alejados de las tentaciones.

El celibato no fue una costumbre fácil de aceptar para los sacerdotes. El primero en prohibir formalmente el matrimonio fue el papa Benedicto VIII en 1018. La prohibición generó controversia entre los miembros del clero puesto que para la época, muchos papas mantenían relaciones amorosas con mujeres de su elección.

Uno de los movimientos principales en pronunciarse en contra del celibato, fue el protestantismo. Lo veían como una medida “antinatural e innecesaria”, la Iglesia aprovechó la revolución para afianzar sus valores y decir que los que practicaban el celibato tenían “un estado superior de vida y de consciencia”, lo que los hacía más cercanos a Dios.

¿Los sacerdotes deberían poder casarse?

El celibato es uno de los temas más álgidos de la Iglesia Católica. La decisión del Vaticano de mantener a sus sacerdotes célibes ha estado en discusión por siglos, pero al parecer la decisión cada día sigue más firme.

Si bien con el tiempo, las leyes del Vaticano han cambiado y con la llegada de nuevos pontífices –como por ejemplo, el papa Francisco, que hasta ahora ha sido el más revolucionario con estos tópicos-, algunas se mantendrán por los siglos de los siglos.

Timothy Dolan, el cardenal de Nueva York, aseguró que las leyes eclesiásticas pueden variar, pero que es poco probable que cambie el celibato. Muchos miembros de la Iglesia parecen estar en contra de esta exigencia y algunos incluso, se han pronunciado en contra:

Yo sería muy feliz si los demás tuvieran la oportunidad de considerar si deben o no casarse. Es un mundo libre, me doy cuenta de que muchos sacerdotes han encontrado que es muy difícil lidiar con el celibato, ya que viviendo su sacerdocio han sentido la necesidad de un acompañante, de una mujer, con la que puedan casarse y formar una familia”

Explicó el cardenal británico Keith O’Brien.

La costumbre es muy criticada, puesto que es una de las exigencias más difíciles de cumplir dentro de la Iglesia, algunos religiosos coinciden que el declive en las ordenanzas sacerdotales se debe al celibato, pero aún así el Vaticano se niega a cambiarlo.

Con información de: Playbuzz / Catholic / CNN

  • Me encanta 1
  • Me divierte 0
  • Me asombra 1
  • Me entristece 1
  • Me enoja 0



Es tendencia