Menú
¿Por qué es importante tener un seguro de automóvil para circular?

¿Por qué es importante tener un seguro de automóvil para circular?

Los seguros de coche son obligatorios para poder circular libremente por carreteras y autopistas, pero incluso si el vehículo no se una de manera habitual o si está aparcado de forma permanente, también debe contar con el seguro básico

Según el Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor: “Todo propietario de vehículos a motor que tenga su estacionamiento habitual en España estará obligado a suscribir y mantener en vigor un contrato de seguro por cada vehículo de que sea titular, que cubra, hasta la cuantía de los límites del aseguramiento obligatorio, la responsabilidad civil”.

Teniendo en cuenta lo anterior, con más o menos coberturas, tener tu coche asegurado es una de las obligaciones que debes cumplir si quieres circular. Es más, si se circula sin seguro las multas pueden ir desde los 600 a los 2.600 euros además de poder sufrir otras consecuencias, como precinto público del automóvil con cargo al propietario.

El seguro de responsabilidad civil

El seguro mínimo obligatorio para un vehículo es el de responsabilidad civil, ya que cubre las coberturas básicas o daños a terceros. Si no se dispone de este seguro además de la multa, nos pueden inmovilizar el vehículo, pues está totalmente prohibido que un coche circule sin él.

Este seguro básico cubre los daños que se producen a terceros, es decir, los que se pueden provocar a los demás como consecuencia de un accidente, despiste o cualquier otra circunstancia responsabilidad del conductor del vehículo. También cubre los daños materiales a las cosas y los animales, por ejemplo, los causados a otro coche, o a cualquier objeto de la vía pública o privada, así como los daños físicos a las personas, en el caso de atropellar a un peatón. Los acompañantes que viajan en el vehículo también están cubiertos por el seguro básico obligatorio.

Qué no está cubierto por este seguro

El seguro básico obligatorio no incluye los daños personales que haya podido sufrir el conductor del vehículo ni los daños materiales del propio coche. No obstante, estas coberturas se pueden ampliar mediante pacto con la compañía aseguradora. Por lo general se suelen añadir los daños del conductor, rotura de lunas, daños por incendio, robo del vehículo o incluso la posibilidad de disponer de un coche de sustitución si fuera necesario.

Para la DGT es un verdadero reto comprobar que todos los vehículos que circulan estén asegurados. De hecho, se sabe que hay más de dos millones de vehículos sin el seguro obligatorio en España. De ahí que hace unos años se intentara detectar a dichos vehículos mediante la instalación de radares y medios automatizados de monitorización. Aun así, todavía hoy hay conductores irresponsables que prefieren correr los riesgos a contratar una póliza de seguro.

De hecho, el único caso en el que un vehículo puede estar sin asegurar de forma legal es si está dado de baja en el Registro de Vehículos de la DGT, ya sea de forma temporal o permanente.

Por otro lado, además de la sanción económica, y la inmovilización del vehículo, otra de las consecuencias más graves en caso de accidente es que tanto el conductor como el propietario del vehículo sin asegurar, deberán responder de los daños personales y materiales con sus propios recursos, algo que puede suponer un gasto muy elevado con el que no se cuenta a la hora de saltarse la ley.

Por último, hay que tener en cuenta también que el único responsable penal en caso de accidente con víctimas será el conductor, que si carece de seguro también tendrá que asumir todos los gastos judiciales pertinentes.

--

¿Te gustó este artículo? Suscríbete GRATIS a nuestro WHATSAPP para que recibas directamente en tu teléfono lo mejor de Culturizando.


Lo que más gusta

Lo más destacado