La historia de: La Guerra de la Restauración

La historia de: La Guerra de la Restauración

La Guerra de la Restauración fue producto del intenso repudio que produjo entre un grupo de dominicanos, liderados por el general Gregorio Luperón, el proyecto de anexionar la patria al tutelaje español.




Desde sus inicios, las grandes masas del pueblo dominicano respaldaron resueltamente la acción armada contra las tropas españolas. Los hicieron con sables artesanales y con machetes, llenos de harapos, descalzos, a pierna desnuda, con los torsos descubiertos. Eran muy pobres y sin embargo, la guerra los hizo hombres y mujeres llenos de virtudes patrióticas, dispuestos al sacrificio por la libertad y la Independencia de su patria.

De todo el país, en el Cibao era el único espacio de la geografía nacional donde se conspiraba permanentemente contra la Anexión, a un nivel de que las autoridades españolas estaban al tanto de que se produciría un levantamiento en cualquier momento. Santiago era el centro de la conjura. En la noche del 15 de agosto el 1er grupo de patriotas cruza la frontera domínico-haitiana para iniciar la contienda. 15 días más tardes, agentes comerciantes de Estados Unidos informan al Secretario de Estado, William H. Seward: «Todo el Cibao se ha levantado en armas y están arrollando a los españoles donde los encuentran.

El 16 de agosto de 1863 empezó formalmente de la guerra en Capotillo y en menos de dos años la guerra terminaba con la victoria dominicana, luego de una fiera lucha emprendida por los generales patriotas junto a la masa pobre y campesina, contra un ejército de naturaleza superior en armamento, pertrechos y pericia militar.
El 7 de enero de 1865, el Congreso español conocía un proyecto de ley que ordenaba el abandono por parte de las autoridades españolas del territorio dominicano.

La Restauración de Estado que había nacido el 27 de febrero de 1844 quedaba sellada con el fracaso del proceso de la Anexión a España. La República Dominicana, agotada y pobre, pero llena de orgullo pudo ver nuevamente izada libremente la bandera tricolor de los trinitarios.

Por: Juan Polanco | Foto: Educando


  • Me encanta
    0

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    0

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    0



Es tendencia