Abril 24, 2019

Jesucristo en la literatura: 10 libros fundamentales

Jesucristo en la literatura: 10 libros fundamentales

Jesús de Nazaret es una de las figuras centrales de la historia humana, para lo bueno y para lo malo. En su nombre se han cometido asesinatos, genocidios, cruzadas y guerras. Pero su mensaje también ha motivado actos de amor y heroísmo e inspirado a muchos de los mayores genios artísticos de todos los tiempos. ¡Te mostramos 10 libros fundamentales acerca de Jesucristo!

Pasaremos revista a 10 narraciones y poemas en los que la figura de Cristo es protagonista o tiene gran relevancia.

El gran inquisidor, de Fiódor Dostoyevski

Por lo general, muchos han imaginado el regreso de Cristo a la Tierra como un acontecimiento de gran majestad y solemnidad, con amplia presencia de ángeles, santos, demonios, salvados y condenados.

Sin embargo, el gran escritor ruso Fiódor Dostoyevski (1821-1881) era de otro parecer. En su clásica novela de 1880 Los hermanos Karamazov, Dostoyevski incluyó un famoso relato corto en el que imagina a Cristo apareciendo discretamente en Sevilla durante los tiempos de la Inquisición española. El gran inquisidor del título lo apresa y antes de condenarlo a la hoguera lo critica duramente por traer el libre albedrío, pues considera que no ha hecho más que causar miseria a la humanidad.

Pueden leer el texto aquí

Figuras de la Pasión del Señor, Gabriel Miró

Las novelas del escritor español Gabriel Miró (1879-1930) muchas veces se leen como largos poemas en prosa por la abundancia de imágenes líricas que con frecuencia paralizan la narración.

Una buena muestra de lo anterior es su bellísimo libro Figuras de la Pasión del Señor (1916-17), una documentada recreación de los últimos días de la vida de Cristo a través de 15 estampas que a menudo lucen tan barrocas como los pasos procesionales tan típicos de la Semana Santa española.

He aquí, a manera de ejemplo, la descripción de Jesús coronado de espinas: “Estaba tejida su corona con un aro recio de juncos, y del borde salían, combándose, en forma de alcatraz o mitra de los reyes caldeos, las zarzas de zizifus y de cambroneras, erizadas de espolones de púas. Un tallo verde, al desplegarse, le arrancó un trozo de párpado que le colgaba de una espina delante del mismo globo del ojo desnudo”.

Pueden leer el libro completo en este enlace

El Cristo de Velásquez, de Miguel de Unamuno

En el Museo del Prado cuelga el que quizás sea el Cristo crucificado más famoso de la pintura occidental, realizado por Diego Velázquez hacia 1632.

Detalle del ‘Cristo crucificado’ de Diego Velásquez. Foto: RTVE.es.-

Casi tres siglos más tarde, en 1920, este cuadro inspiró un largo poema de cuatro partes al gran escritor y ensayista español Miguel de Unamuno. Así rezan algunos de sus versos: “Blanco tu cuerpo está como la hostia del cielo de la noche soberana, / de ese cielo tan negro como el velo / de tu abundosa cabellera negra de nazareno”.

Barrabás y otros relatos, de Arturo Uslar Pietri

Arturo Uslar Pietri (1906-2001) fue uno de los intelectuales más importantes de la Venezuela del siglo XX. Destacó como político, ministro, periodista, educador, embajador y sobre todo como escritor, con novelas tan célebres como Las lanzas coloradas (1931).

Barrabás y otros relatos, publicado en 1928, fue su primer libro. El cuento que da nombre al volumen se vale de la figura de Barrabás, el criminal liberado en lugar de Jesús el Viernes Santo, para reflexionar sobre los conceptos de mentira y verdad.

Pueden leerlo en este enlace

Rey Jesús, de Robert Graves

Robert Graves (1895-1985) es uno de los grandes maestros de la novela histórica del siglo XX. Es conocido ante todo por su libro Yo Claudio, adaptado exitosamente a la televisión en 1976.

Graves solía abrazar posturas polémicas y heterodoxas en sus libros. En la novela de 1946 Rey Jesús, el autor llega a especular con la posibilidad de que Cristo fuera rey de Israel no solo en su condición de descendiente del rey bíblico David, sino también por ser nieto de su frustrado asesino, Herodes el Grande, en virtud de la relación entre un hijo de este monarca y su madre María.

La última tentación de Cristo, de Nikos Kazantzakis

“Desde mi juventud, mi angustia primera, la fuente de todas mis alegrías y amarguras ha sido esta: la lucha incesante e implacable entre la carne y el espíritu”, escribió el autor griego Nikos Kazantzakis(1883-1957), en el prólogo de su novela La última tentación de Cristo, publicada en 1953 y que le mereció la excomunión de la Iglesia ortodoxa y su inclusión en el Índice de Libros Prohibidos del Vaticano.

En su libro, Kazantzakis retrata a un Jesús angustiado y lleno de dudas que enfrenta la mayor de las tentaciones: abandonar su misión mesiánica, tener una vida normal junto a María Magdalena y formar una familia. En 1988, el director Martin Scorsese adaptó la novela al cine con Willem Dafoe como Cristo, Harvey Keitel como Judas y el fallecido cantante David Bowie como Poncio Pilato.

El maestro y Margarita, de Mijaíl Bulgákov

El escritor ucraniano Mijaíl Bulgákov (1891-1940) fue durante un tiempo el autor favorito del dictador soviético Iósif Stalin, pero cayó en desgracia cuando pasó a criticar al régimen en sus obras. En 1928 empezó a redactar su libro más famoso, El maestro y Margarita, y lo reescribió varias veces hasta poco antes de su muerte en 1940, pero no se publicó hasta 1966.

Considerada una de las obras cumbre del siglo XX, El maestro y Margarita es una sátira fantástica y antitotalitaria en la que el demonio visita el Moscú de los años 30. Al mismo tiempo, el “maestro” del título redacta una novela histórica en la que ofrece una visión heterodoxa de la pasión de Cristo, al que llama Yoshuá Ga-Nozri.

La piedra que era Cristo, de Miguel Otero Silva

El panorama literario y periodístico venezolano estaría incompleto sin mencionar a Miguel Otero Silva (1908-1985), pues fundó el diario El Nacional, quizás el más importante de ese país, y escribió novelas fundamentales de la literatura nacional como Fiebre, Casas muertas o Cuando quiero llorar no lloro.

En los 15 capítulos de La piedra que era Cristo (1984) -su última novela-, Otero hace gala de un gran lirismo y erudición en su aproximación a las figuras de Jesucristo y Juan el Bautista.

«Cristo en la cruz», de Jorge Luis Borges

Además del infinito, las paradojas filosóficas, los espejos y los laberintos, el gran escritor argentino Jorge Luis Borges (1899-1986), sintió gran fascinación por la teología, a la que consideraba “una rama de la literatura fantástica” y por la figura de Cristo, que en su opinión fue “el hombre más vívido y extraordinario de la historia”. Relatos como Tres versiones de Judas o La secta de los treinta dan fe de ello.

En Los conjurados (1985), su último libro de poemas, Borges incluyó el texto «Cristo en la cruz», en el que refleja la soledad de Jesús al momento de su muerte en el Calvario.

Pueden leerlo en este enlace

El Evangelio según Jesucristo, de José Saramago

José Saramago (1922-2010), novelista portugués y Premio Nobel de Literatura 1998, definió su novela de 1991 El Evangelio según Jesucristo como “una historia del encuentro de Jesús con Dios”.

Como décadas antes hiciera Kazantzakis con La última tentación de Cristo, Saramago ofrece una visión desmitificadora de Jesús, quien intenta oponerse a los designios de su Padre Celestial de servirse de él para fundar una religión de alcance verdaderamente universal… sin reparar en los sacrificios que deban realizarse en dicho empeño.

Foto: Shutterstock

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 1
  • Me entristece 0
  • Me enoja 1