¿Sabes cómo nace la cultura bohemia?

¿Sabes cómo nace la cultura bohemia?

Es muy común escuchar personas referirse a ciertos artistas como «bohemios», por llevar una vida sin mucho lujo y vestir harapos; sin embargo, ¿quiénes fueron realmente los bohemios? ¡Descubre más sobre la cultura bohemia!

La cultura bohemia tiene múltiples interpretaciones, definiciones y significados de acuerdo a lo que se haga referencia. Eso quiere decir que bien puede ser definido, hoy en día, como un estilo de vida ciertamente «epicureano», en donde el arte y la intelectualidad toman la mayor prioridad e importancia, por encima del materialismo y las convenciones sociales, es decir, vivir de forma bohemia implica vivir un estilo de vida no convencional.

La cuestión cambia si nos ubicamos en la Francia de mediados del siglo XIX, en donde ser bohemio implicaba formar parte de un movimiento social, artístico, intelectual y hasta económico. La burguesía era vista para estas personas como barreras para la verdadera libertad, esto quiere decir que, para 1840, los bohemios eran un grupo más o menos homogéneo, con características similares y un discurso en común. A partir de Escenas de la vida bohemia (1847-1849), la obra semificcional de Henri Murger, se empezó a popularizar el término con visión de movimiento.

Sin embargo, originalmente ¿quienes eran los bohemios?

¿Quiénes eran los bohemios?

Los gitanos son un pueblo (etnia) de origen indio, asentados mayormente en Europa. Ya que están divididos en varios subgrupos, tienen múltiples denominaciones. Dos de las más importantes son los zíngaros, término derivado especialmente del alemán y el húngaro, para denominar a gitanos que habitaban en una región antigua de Asia Menor, y los bohemios, gitanos provenientes de República Checa en Europa. De estos últimos nace el uso de la palabra.

Bohemia fue una región de la antigua Checoslovaquia. Grandes cantidades de habitantes de esta región emigraron a diferentes partes de Europa. Llegado un grupo a Francia, eran denominados por los franceses bohemios, haciendo referencia a la región de su procedencia. Posteriormente, se usó la palabra para conceptualizar su estilo de vida, alejado de los valores capitalistas y patriarcales.

Movimiento social-cultural

Henry Murger en 1854 – Imagen: Wikimedia.-

La ficción biográfica Escenas de la vida bohemia significó todo un movimiento en París. A partir de esta obra y del uso popular de la palabra, los artistas franceses de clase baja comenzaron a frecuentar los barrios bohemios. Pronto pudieron absorber muchas cualidades de estos migrantes, como que eran, en su mayoría, ateos, pasaban largos períodos sin comer, eran de pensamiento libre y abierto y, en general, y su estilo de vida relajado, completamente contrario al refinamiento burgués.

Este estilo de vida encajó perfecto en el prototipo del artista pobre parisino de mediados del siglo XIX, cuyo arte no le alcanzaba para sustentarse de una manera “digna” según los universales capitalistas. En este sentido, comenzaron a asociarse, desde el punto de vista ideológico, con el anarquismo y el antisistema, profesando el orgullo por la pobreza e incluso la practicaban de forma voluntaria. Además, huían de la gula y profesaban el amor libre.

De Escenas de la vida bohemia surge la ópera La Boheme de Puccini, en 1896. También surge Carmen de Georges Bizet en 1845, y Louise de Gustave Carpentier en 1900.

Se esparce por España a finales del siglo XIX y comienzos del XX, especialmente arraigado en ciudades como Madrid y Barcelona, de la mano de la literatura y el teatro. Alfonso Real y Planas, Alejandro Sawa, Armando Buscarini y Ramón María del Valle-Inclán son algunas de las figuras más representativas del movimiento noctambulista, incluido posteriormente en la llamada “Edad de Piedra de la literatura española”.

El legado de los bohemios

La extensión del movimiento a Inglaterra se le atribuye inicialmente al escritor William Makepeace Thackeray, por su novela Vanity Fair (1846). Ya para 1857, la bohemia llega a Estados Unidos de la mano de un grupo pequeño de periodistas en Nueva York. Aunque la Guerra Civil se interpuso en el desarrollo, para 1866 el periodista Henri Browne se describió a él y a un grupo de colegas como bohemios, cuando escribió artículos para New York Tribune y la Harper’s Magazine. Tanto fue el impacto de la cultura bohemia en los Estados Unidos, que se le considera base de movimientos de mediados del siglo XX como la Generación Beat y los hippies.

Hoy en día, se reconocen a varios subgrupos dentro de la bohemia, definidos en el manifiesto de la autora contemporánea Laren Stover (1964 – ) llamado Bohemian Manifesto: A Field Guide to Living on the Edge. Además, se reconocen grupos bohemios en países hispanohablantes como Argentina, en donde músicos como Francisco Caro y Julio de Caro son reconocidos como artistas bohemios.

Refiriéndonos a Latinoamérica, artistas como Andrés Calamaro y Willie Colón hacen referencia al movimiento en canciones. Bandas latinas conocidas tienen la palabra bohemia en su nombre o incluyen la temática en su obra, entre ellas La Vida Boheme (banda venezolana) y Bohemia Suburbana (banda guatemalteca).

La repercusión del movimiento se manifiesta en el mundo de múltiples formas. Es decir, ¿quién no ha escuchado o llamado a alguien con el adjetivo bohemio? Aunque muchos críticos ven en la bohemia una simple excusa para romantizar la inexorable pobreza que persigue al mundo artístico, otros lo consideran la columna vertebral de una vida lejos del excesivo uso actual de la tecnología.

La absorción de la humanidad en la tecnología, el abuso de los recursos naturales y humanos y el materialismo excesivo son característicos de la sociedad. ¿No encuentra la lucha ecológica, el veganismo, los movimientos obreros y demás manifestaciones bases en la bohemia? Vivir bohemio es, para los que la profesan, huir de una realidad por naturaleza dura, competitiva, patriarcal y predecible…

Con información de: Wikipedia / Definiciones / HISoUR / GMR Idiomas / Foto: Tim Savage – Pexels

  • Me encanta 1
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia