Según la ciencia ¿cómo trabaja Santa Claus?

Según la ciencia ¿cómo trabaja Santa Claus?

Ya empieza a oler a Navidad. Y Santa Claus prepara los regalos para millones de niños en todo el planeta. El pobre hombre tendrá que recorrer 510,000,000 km. en tan solo 32 horas, todo un reto, pero sin duda no fallará, aunque eso signifique ir a una velocidad aproximada de 10,703,437.5 km/h., pero ¿cómo puede conseguirlo? ¿Cómo viaja Santa?

Los conocimientos en física de los elfos deben estar muy por encima de los que nosotros tenemos actualmente, por tanto lo único que podemos hacer son suposiciones sobre la ciencia de la Navidad. Veamos algunas de las teorías sobre cómo podría hacer Santa Claus, San Nicolás o Papá Noel para trasladarse tan rápido.

Papá Noel usa agujeros de gusano

Es decir, ha desarrollado la tecnología suficiente para producir una curvatura en el espacio-tiempo, que le permita viajar entre dos puntos distantes usando un «atajo». Esto es una de las predicciones que se tienen a partir de la teoría de la relatividad general de Einstein, y aunque nunca se ha comprobado su existencia real, quién sabe, tal vez nos de la clave para comprender cómo Papá Noel pueda estar en tantos sitios al mismo tiempo.

Usa antimateria como combustible

Esa sería otra posibilidad. Es un recurso muy utilizado en películas de ciencia ficción como Star Trek. La antimateria es lo opuesto a la materia. Cuando ambas entran en contacto se libera una cantidad de energía tremenda, el principal problema es que es muy difícil de almacenar. Actualmente la NASA está investigando cómo poder hacerlo y conseguirlo supondría reducir el tiempo de viaje hasta Marte a unas pocas semanas. Tal vez en el laboratorio supersecreto de Papá Noel en Laponia hayan sido capaces de dotar a los trineos de esta tecnología.

¿Cómo pueden volar los renos?

Desde luego los renos de Santa Claus tienen que haber desarrollado unas habilidades fuera de lo común. Eso nos hace pensar que los elfos tienen un control de la ingeniería genética que también está fuera de lo común. Por lo pronto tenemos renos voladores, ¿cómo pueden volar los renos?

La primera de las posibilidades y más evidente es que los renos tengan alas. Paolo Viscardi, fisiólogo de vuelo en la Universidad de Leeds, ha calculado que serían necesarias unas alas de 33 pies de envergadura para poder hacer a un reno volar, es decir, unos diez metros. Aunque no es la única opción, ya que unos pulmones de tamaño superior y llenos de helio también podrían ayudarnos a explicarlo.

Una vez en el aire los renos serían capaces de crear vórtices usando la tecnología implementada en sus astas para así permitir al viejo curvar el espacio y llegar en un momentito a su destino.

¿Cómo sería el trineo de Santa?

El orgullo de todos los elfos es el trineo de Papá Noel. Entre los artilugios que serían necesarios para hacer cómodo un viaje semejante a un hombre de avanzada edad podríamos imaginar un calentador de cacao y tal vez un iPod para escuchar villancicos mientras hace el reparto. Aunque desde luego sería necesario un GPS con la tecnología necesaria para saber dónde están las casas de todos los niños y que fuese actualizado a tiempo real para ver los que han sido buenos y los que han sido malos. Pero ¿cómo lleva tantos regalos?

Si hacemos un cálculo en base a la cantidad de niños en el mundo y el peso del juguete Transformer Optimus Prime obtenemos un peso de 1.232.300 toneladas. Ni más ni menos, ¿cómo puede llevar tanto peso un trineo tirado por renos? La física tiene la respuesta de nuevo. Ya hemos visto que sería prácticamente indispensable que Santa tuviese la capacidad de controlar el espacio y el tiempo a su voluntad, ¡solo necesitamos un saco de regalos con un compartimento transdimensional de regalos. Este saco estaría conectado directamente con el almacén del Polo Norte (o supermercado) para que pudiese tener acceso directo sin tener que llevar toda esa carga.

@Culturizando
Fuente: ojocientifico.com


  • Me encanta
    0

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    0

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    0



Es tendencia