5 hechos asombrosos sobre el peyote (‘Lophophora williamsii’) y otras especies de cactus

5 hechos asombrosos sobre el peyote (‘Lophophora williamsii’) y otras especies de cactus

El peyote, el saguaro, el tetecho y otras especies de cactus son de las plantas más queridas y populares. Algunos son famosos por poseer mezcalina, una sustancia con una incalculable importancia cultural; otros forman parte de la escenografía de una de las épocas más famosas de cine de Hollywood: el cine de vaqueros; además de ser de los más comunes en los hogares debido al poco cuidado que requieren.

En el mundo hay más de 1.700 especies diferentes de cactus; algunos destacan por su longevidad, otros por su tamaño y otros por el uso que han tenido a través de la historia.

 Aquí algunos asombrosos hechos sobre los cactus…

Peyote (Lophophora williamsii): tarda casi tres años en crecer a su tope de 4 cm de altura

Si bien es común que los cactus exhiban púas, el peyote o Lophophora williamsii es la prueba que no todos las tienen. En esta especie de cactus rica en mescalina (o mezcalina) nacen penachos que lo adornan; además, esta planta con efectos psicoactivos (razón por la que los conquistadores españoles la execraron) tiene largas raíces para absorber el agua que apenas permea el suelo.

Está en peligro de extinción debido a que tarda aproximadamente tres años para alcanzar su altura tope, por lo que muchas veces se le menosprecia. En Texas, de donde es originaria, es removida del suelo para sembrar tierras con fines de ganadería.

Cardón (Pachycereus pringlei): alcanza hasta 20 metros de altura

A diferencia del peyote, que es una especie inusualmente chica, se ha registrado que el cardón puede medir hasta 20 metros de altura, volviéndolo la especie capaz de alcanzar la mayor altura entre todos los cactus. Además de esto, algunos biólogos estiman que especies vivas podrían tener más de 300 años, pero eso aún es tema de debate.

Hay un cactus muy popular en Canarias, España, pero el cardón “original” es autóctono de la zona desértica que conecta a México con los Estados Unidos. Aunque parece endeble, los pobladores originarios de este desierto usaban su madera para construir casas y objetos.

Tetecho falso (Neobuxbaumia macrocephala): capaz de vivir 200 años

Si bien no alcanza la altura del cardón, el tetecho falso puede medir entre 7 y 15 metros de altura; pero eso no es lo más asombroso sobre este espécimen originario de la zona desértica de Puebla, México.

Con las condiciones adecuadas de luz, suelo y agua, un tetecho falso puede vivir más de 200 años. Y no es la única especie, pues el saguaro o sahuaro también puede alcanzar esa inusual longevidad.

Saguaro (Carnegiea gigantea): una especie con microchips

El saguaro o sahuaro no es capaz de hacer crecer microchips, pero los encargados del Saguaro National Park en Tucson, Arizona, comenzaron a implantar microchips en los especímenes.

Parece algo sacado de la ciencia ficción, pero se trata de una medida real para evitar que personas inescrupulosas se roben los cactus y los dañen de forma irreparable al sacarlos de su hábitat natural.

Jim McGinnis, supervisor de agricultura en Arizona para cuando se implementó este proyecto en 2008, dijo que el mercado ilegal creció tanto que un saguaro de tamaño mediano extraído del parque podía valer hasta 1.000 dólares.

Rhipsalis baccifera o “disciplinaria de Cuba”: la única especie no americana

Hemos hablado mucho sobre los cactus, pero no hemos dicho un dato realmente impresionante al respecto, y es que de las más de 1.700 especies catalogadas, solamente el Rhipsalis baccifera no es originario de América. Se desconoce de dónde nace el nombre “disciplinaria de Cuba”, pero lo que sí es sabido por expertos es que su hábitat originario es Sri Lanka, Madagascar y otras partes de África. Además, tiene raíces largas como el peyote, pero en este caso es porque es un cactus que destaca por ser colgante.

Imagen: Shutterstock
  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia