Mayo 07, 2018

¿Por qué sientes un vacío existencial al tener un gran éxito?

¿Por qué sientes un vacío existencial al tener un gran éxito?

Por Daniel Colombo |

¿Te ha pasado de alcanzar una gran meta, y, casi de inmediato, sentir un gran vacío? Muchos lo asocian con lo que refieren las madres al tener un hijo, con su depresión posparto, por más que no sean del todo comparables con el hecho de traer una nueva vida al mundo: es sólo un punto de referencia general.

Sin importar el alcance de ese logro tan esperado por ti, por ejemplo, la compra de tu hogar, encontrar el amor de tu vida, un nuevo automóvil, acceder a una mejor posición laboral o abrir tu propia empresa, ese vacío existencial se manifiesta como una sensación displacentera que se vincula con la angustia.

Es natural sentirse vacío, desconcertado, frustrado y decepcionado cuando las cosas no salen como las esperas. Entonces, ¿por qué sucede lo mismo cuando alcanzas eso que es tu medida del éxito?

Hay distintas visiones desde las psicoterapias y corrientes de autoconocimiento; incluso en budismo lo aborda en forma específica. Fritz Perls, médico neuropsiquiatra y psicoanalista, fue el creador, junto con su esposa, Laura Posner, de la Terapia Gestalt. Él señalaba dos tipos de vacíos: estéril y fértil, señalando que es posible cambiar del primero al segundo mediante ciertas ejercitaciones relacionadas con atravesar esa sensación interna.

 

·      Qué es el vacío existencial

Es una sensación de angustia interna, poco objetiva en los casos que refiere este artículo, ya que aquí está circunscripta a situaciones que, desde el imaginario general, podrían producir placer, como es el éxito alcanzado.

Sin embargo, muchas personas sienten un hueco profundo, bastante inespecífico respecto al origen. Incluso, cuando se indaga en la consulta, en lo racional aparece la justificación de que no hay motivos objetivos para sentirse así, ya que las experiencias que vive el sujeto pueden asociarse con lo placentero.

Y, sin embargo, se siente ese vacío.

¿De dónde proviene? ¿Qué tan perversa es nuestra mente y la estructura emocional para que, frente a los logros, se sienta este decaimiento del que, en muchos casos, cuesta salir?

El budismo zen tiene un concepto interesante, que puede echar algo de luz al respecto: plantea que, en el proceso del autoconocimiento humano, cada ser necesita vaciarse para ser llenado. Esto significa que al afrontar ese vacío se podrá llegar a conocer en realidad y entender la existencia en una forma más completa. Es decir, cuál es el sentido de la existencia en este plano físico.

·      El vacío se siente

Contrariamente a lo que muchos piensan, sentirse vacío es algo que se “siente” profundamente. La paradoja aquí es que, “si no hay nada” dentro, ¿qué es lo que hay para que se “sienta”? Es precisamente esa ausencia de algo lo que produce la desazón, nostalgia, tristeza; como estar apagado por dentro.

En casos que he podido intervenir desde el coaching de CEOs, alta gerencia y personalidades, así como en talleres y conferencias en diferentes países, algunos momentos vividos por personas de éxito donde esto aparece están relacionados con al menos tres factores:

–       Un esfuerzo extraordinario, coronado por un resultado favorable.

–       Una entrega física, mental y emocional superior a la habitual en la persona.

–       Alcanzar algo largamente anhelado, en casos en que la persona se ha debatido durante meses o años sobre si era capaz de lograr. Esto significa que, en un lugar inconsciente, accionaba hacia adelante, aunque, a la vez, dudaba de su habilidad.

También se pueden identificar algunos factores que influyen en el sentirse vacío:

–       Excesiva responsabilidad.

–       Sobre implicarse en algo de sobremanera.

–       Agigantar inconscientemente los miedos, sin considerar las fortalezas internas.

–       Asumir una mayor responsabilidad al haber obtenido el logro buscado.

–       Dudar acerca de la valía para aceptar el reto nuevo que impone un logro alcanzado.

–       Incapacidad para disfrutar de las metas y del éxito.

–       Intolerancia a recibir las cosas buenas de la vida. Creer que no eres merecedor.

–       Inflexibilidad ante los imprevistos y eventualidades.

–       Victimizarse con tal de sentirse acompañado, querido y contenido.

 

·      Un camino posible

Victor Frankl, creador de la Logoterapia y que encontró en su propia historia en los campos de concentración nazis una forma de darle sentido a la existencia, incluso a conectar con la alegría interior, explica que el sentido de la vida es lo que le da significado y ayuda a encontrar un soporte interno a la existencia, con los propios recursos con que se cuentan.

Como el sentido de la vida es diferente para cada ser humano y está determinado por las circunstancias propias, entornos, objetivos y posibilidades, es importante tener en cuenta que “Cada ser humano ha de hallar aquello que para él confiere un significado a su vida”, como afirmaba Frankl.

 

·      Cómo superar el vacío existencial al tener un gran éxito

Para encauzar algunas ideas, hay que distinguir dos estadíos: inhabilitante -que te traba y te deja anclado en ese sentimiento durante varios días, y hasta meses y años-; o movilizantes -el que te invita a salir de allí lo más pronto que puedas-.

En el primer caso, el vacío inhabilitante necesita de un abordaje psicoterapéutico profesional, ya que posiblemente haya otros componentes de base que deban ser elaborados para salir adelante.

En el movilizante, lo importante es que la persona tiene dos habilidades esenciales: reconoce lo que siente y quiere resolverlo.

Aquí, algunas ideas para hacerlo en este último caso; es lo que el doctor Perl llamaba vacío estéril versus vacío fértil.

 

1.     Tomar consciencia: ¿qué sientes? ¿qué experiencia estás viviendo en relación con tu éxito? ¿De dónde puede surgir este vacío? ¿Cómo puedes atravesarlo mejor?

2.     Animarse a sentir: dejar que fluya como una forma para que se exprese.

3.     Identificar la emoción dominante: este aspecto es importante ya que acercará información valiosa para salir adelante.

4.     Conectar con el placer y el gozo: desde racionalizar los beneficios del éxito que se acaba de obtener, hasta conversar con personas amadas; darse un gusto personal como premio por el logro; descansar un buen tiempo para reponer energías y hacer un cuaderno de gratitud.

5.     Meditar: es una excelente herramienta de introspección para volver a equilibrarse internamente. Además, es posible que aparezcan muchas respuestas que quizás permanezcan ocultas.

6.     Dormir: ejercitarse en agradecer antes de dormir, y formular una pregunta; verificar al despertar si aparece alguna información nueva en tu interior.

7.     Evitar precipitar otro proceso desafiante en términos de logro y éxito: sería recomendable tomar unos días antes de encarar el siguiente escalón a conquistar.

8.     Tener paciencia. Las cosas se resolverán a su tiempo.

9.     Registrar tu progreso interno. Como se trata de un trabajo personal, es importante anotar o hacer un “videoblog” con tu móvil grabando un mensaje breve cada día, sobre cómo te vas sintiendo. Observa las palabras que utilizas, tus gestos, el tono de voz y lo que dice tu mirada.

Con estas herramientas podrás atravesar el vacío fértil de mejor forma, para darle un nuevo significado; y, a la vez, conocerte mejor.

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 1