#Opinión: Nada pasa hasta que lo dices

Nov 09, 2017 | Bienestar - Vida

Por Christopher Barquero | Life Coach @ChrisBarquero |

Cuando empecé en todo esto del desarrollo y crecimiento personal y espiritual, aprendí, entendí y empecé a practicar las declaraciones en mi vida. Y sean tan solo una moda, una manera de reprogramar lo que pensamos y hablamos o bien, la conexión con Dios, la energía, fuerza, o universo, como le quieran llamar, me cambió la vida. Estoy convencido que los decretos, declaraciones, afirmaciones, son palabras dichas que con su manifestación producen algo.
Y es que las palabras definitivamente tienen poder de crear; cuando decimos algo le estamos dando vida a lo que decimos.

Creer y tener fe es importante, pero cuando decimos eso que creemos, cuando salen de nuestra boca palabras de poder, activamos nuestros deseos para que sucedan. Declarar, decretar es un nivel más allá que creer, es darle vida a nuestra fe. Nada sucede hasta que hablamos, hasta que lo decimos, declaramos.

Podemos tener fe en nuestros corazones, sin embargo nada pasa hasta que lo decimos. De ahí que es importantísimo declarar todo lo bueno diariamente en todas las áreas de nuestra vida, aún por encima de si lo que decimos no es lo que sucede, pues lo que dices ahora es lo que se va a manifestar en tu vida en el futuro.

La pregunta es: ¿Estás dándole vida a tu fe, hablándola? Lo que tú hablas es lo que se manifiesta en tu vida, por eso la importancia de lo que declaras en tu vida y de lo que estás viviendo.

Todo lo que deseas debe estar en tus conversaciones, debes pasar diciéndolo como si ya fuera real. Ése es el chiste, hablar como si eso ya estuviera sucediendo, ir más allá de creer que va a suceder, hablar como si ya eso fuera una realidad. ¿Cuántas personas se han curado gracias a su actitud positiva y sus decretos? Es como subir un escalón por encima de todo lo que indica lo contrario, es manifestar la fe, activarla.

Todo lo que deseas debe ser parte de tu conversación a diario. Te recomiendo tomar unos dos minutos al principio del día y tener algunos decretos en algún lugar visible y empezar a declarar esas bendiciones y eso bueno para tu vida.
Como bien dicen, “no le digas a Dios cuan grandes son tus problemas, dile a tus problemas cuan grande es tu Dios”.

Tu actitud debe ser positiva, no solo de mente sino declarando todo lo bueno, recuerda que lo que dices o piensas se convierten en sentimientos y si estás declarando cosas positivas tendrás más empuje y te sentirás mejor que si haces lo contrario.

Declarar es como tener el poder de hacer magia con nuestras palabras. No uses tus palabras para describir la situación, sino que úsalas para cambiar tus circunstancias. ¿Quieres saber como será tu vida en algunos años? Escucha lo que estás diciendo ahora de ti y de tu vida en este momento.

Si te pones a pensar, “nunca voy a estar en forma”, “es difícil perder peso”, eso será lo que suceda.

Si hablas sobre tu enfermedad y no sobre cómo desaparece de tu vida, difícilmente se va a ir, o el proceso será más complicado. Lo mismo con tu situación sentimental, profesional, familiar, económica y emocional.

No importa lo que veas, no importa cómo te sientas, cada día debes declarar situaciones positivas y de bendición para tu vida.

No hables de cómo estás, sino de cómo vas a estar, en todos los aspectos de tu vida.

La confianza, el deseo, la pasión cambian cuando declaras todo lo positivo. Enciendes la motivación necesaria.

Empieza tu día declarando todo lo que deseas mejorar en tu vida, antes de salir de tu casa y verás como sentirás el tanque lleno de gasolina para que el motor de tu vida opere de una manera positiva.

Deja de hablar de la debilidad, de lo malo, de lo pobre, de lo que te hace falta. Habla en la dirección que deseas que tu vida vaya. Ponte los lentes para ver de manera más positiva la vida y de esta manera podrás hablar, decretar, declarar lo bueno. Cambia simplemente lo que dices y verás como cambia tu vida.

Te comparto algunas de las declaraciones que yo hago diariamente y que espero te apoyen y empoderen a ti también:

• Éste será un día de victoria en mi vida. Estoy preparado el favor de Dios , un favor sin precedentes, el avance, el favor la abundancia, todo eso viene en camino.
• Lo que parecía un bien imposible de alcanzar llega ahora y lo inesperado sucede.
• De norte a sur y de este a oeste, los “cuatro vientos del éxito” soplan ahora hacia mí y me traen el bienestar infinito.
• Mis ingresos superan mis gastos.
• Me amo, merezco lo mejor y lo acepto.
• Trabajo con el espíritu y sigo el plan divino de mi vida, por eso los obstáculos desaparecen de mi vista.
• Tengo la fuerza suficiente para enfrentar cada situación.
• He dejado el pasado atrás y ahora vivo en el maravilloso presente, donde cada día recibo una sorpresa maravillosa.
• Estoy ahora en el camino real del éxito, de la felicidad y de la abundancia.
• ¡Dios camina delante de mí, por eso la batalla está ganada! Todos los enemigos han sido vencidos.
• En el reino de Dios no hay oportunidades perdidas. Cuando una puerta se cierra, otra se abre.
• Dios no puede fracasar, yo tampoco puedo fracasar, porque él me sustenta.
• Lo que hago por los demás lo hago para mí mismo.
• El plan Divino de mi vida se realiza ahora. Estoy en el lugar indicado para mí, el cual nadie más puede ocupar. Hago ahora las cosas que sé hacer y que nadie más que yo puede hacer.
• Nada es demasiado bueno para que no sea verdad. Nada es demasiado maravilloso para que no suceda. Nada es demasiado bueno para que termine.
• Lo que Dios ha hecho por otros, Él puede hacerlo por mí, ¡y aún más!
• Llamo a la ley de la acumulación. Mi provisión proviene de Dios, y ahora fluye y se acumula, bajo la gracia.
• Con entusiasmo divino bendigo lo que tengo, y contempló con asombro su incremento.
• Ya he llegado demasiado lejos para detenerme, estaré golpeado, pero no abatido, voy a levantarme otra vez. Se que no soy una víctima sino un vencedor.
• Soy agradable compañía para los demás, soy atractivo y amigable, tengo una linda personalidad. La gente se siente atraída hacia mí.
• Soy fuerte, soy sano, Dios renueva mi juventud como las águilas, siento gran entusiasmo por comenzar este día.
• Tengo un futuro brillante, tengo talentos y dones, agrado a las personas, tengo el favor de Dios.
• Dios: no mi voluntad sino la tuya. Dios abre las puertas correctas y cierra las incorrectas.
• Gracias Padre por darme un trabajo en el que me valoran aprecian mis talentos capacidad con una paga abundante en un horario adecuado con tiempo para mis cosas.
• Te doy gracias Padre que me has llamado a ser la cabeza y no la cola, estoy encima y no debajo. Tú dijiste que prosperara todo lo que emprenda, así que, Padre, te doy gracias porque soy bendecido y no puedo ser maldecido.
• Padre te doy gracias que tí me colocaras en el lugar indicado en el momento indiciado y que estás trayendo maravillosas oportunidades financieras hacia mí.

Si te la pasas en “no puedo”, “solo a mí me pasa esto”,” es difícil”, “eso para otros”, “no tengo el talento”, “eso no es para mí”, eso obtendrás; si dices lo contrario y tienes confianza y activas la fe hablándola, entonces es cuando vas a dar un paso extra y vas a ver magia en tu vida, maravillas gracias al poder de tus palabras.

Ahora bien, te quiero comentar que declarar no solo es tendencias en la metafísica u otras filosofías de vida, el conocido pastor Joel Osteen, da por válido que nada pasa hasta que lo dices.
Claro, como es justo hablar de todo, tengo que comentarte que hay oponentes y hay otras personas de corte religioso quienes aseguran que declarar “es pretender darle órdenes a Dios. Es despreciarlo. Es un acto de orgullo”, pues nosotros no somos quien para decirle a Dios lo que suceda.

Yo solo te puedo decir que a mí me ha funcionado, me concede vivir una vida más plena y pues siento que es algo que tú debes experimentar para decidir.

En fin, es lógico que en la vida quien no dice las cosas, no llega a ellas.

Y recuerda: ¡a sonreír, agradecer y abrazar tu vida!

¡Gracias por existir, compartir y estar!

 

Christopher Barquero | Twitter: @ChrisBarquero | Facebook: Chris Barquero | Instagram: @ChrisBarquero

Christopher Barquero es periodista, productor y conductor de televisión costarricense radicado en México. Trabaja para la cadena Televisa y es colaborador de CNN. También dirige su propia agencia de relaciones públicas y mercadeo. Christopher es Life Coach, dedicado a impartir sesiones de Life Coach, Coach Ejecutivo y Empresarial. Es ferviente seguidor de las filosofías para el desarrollo, crecimiento personal y espiritual del ser humano, así como todo lo relacionado con la inteligencia emocional, autoayuda, meditación, metafísica, alimentación, ejercicio, programación neurolingüística,  aplicación mental, kabbalah y yoga. Actualmente escribe su primer libro, una guía para el bienestar emocional, físico y espiritual.

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0