15 emociones tóxicas

Abr 20, 2017 | Bienestar - Vida

Por Christopher Barquero | Life Coach @ChrisBarquero |

Para muchas personas, la mente y el alma son algo así como un tipo de bodega en la que guardan cantidad de sentimientos. Como no hacen limpieza constantemente y, por lo general han acumulado tanto a través de los años, obviamente eso afecta, consciente o inconscientemente, sus vidas.

Es necesario deshacernos de toda esa basura emocional negativa que no nos permite avanzar y que bloquea todo lo que la vida tiene para nosotros.

Hoy tocaré ese tema de cómo desintoxicar la mente, el cuerpo y el alma, basado en el libro “Emociones tóxicas”, del gran maestro Bernardo Stamateas. A continuación hago un breve resumen de esas emociones que para nada debes hospedar en tu mente o alma.

Recuerda que como dice el profesor de neurociencia en la Universidad del Sur de California, Antonio Damasio, “las emociones y sentimientos no sólo determinan tu estado de ánimo, estos tienen la capacidad de influir en tus decisiones y por consiguiente en tu vida”. Revisa que nada de esto esté presente en tu vida y si lo está, asegúrate de buscar la guía y las opciones para deshacerte de todo ese alimento tóxico.

Estas son las 15 emociones tóxicas que Bernardo Stamateas reconoce:

1. La ansiedad: es la emoción que aparece cuando sientes que se acerca una amenaza, cuando visualizadas el futuro de manera negativa y en consecuencia, intentas prepararte para hacerle frente. Todo se basa en los pensamientos que tienes, no te contamines con todo aquello que no sirve, aprender a descartar de tu mente todo lo que intoxica tus emociones. Concéntrate en las cosas importantes, que son las que multiplican tu energía, las secundarias la roban.

2. La angustia: es normal que frente a lo que nos causa algún tipo de dolor, nos sintamos mal. Lo importante es que lo atravesemos y lo superemos. En la angustia resuenan las voces de la agonía, la ausencia de salida, el temor, el apremio y la aflicción. Recuerda que todo lo que nos pasa, aun el dolor, podemos transformarlo en aprendizaje.

3. Insatisfacción: cuando es ocasional, la insatisfacción es positiva y te lleva a mejorar, cuando es crónica es tóxica y te conduce al perfeccionismo, te hace tener un enfoque negativo acerca del cumplimiento de tus sueños y te impide disfrutar el camino.

4. El apego: sufren apego emocional tóxico las personas cuyas estimas han sido tan manipuladas que no pueden verse a sí mismos como seres enteramente completos y aptos para alcanzar todo lo que se propongan. Para todo dependen de alguien más, por lo general, de su pareja o alguna situación, condición. Esto por lo general, lleva a la codependencia.

5. El enojo: sentirlo es algo normal, cuando se canaliza de manera ganadora, nos hace seguir adelante y superar obstáculos. Cuando la usamos negativamente se convierte en violencia y a veces muchas personas ajenas a lo que te sucedió son las que pagan las consecuencias.

6. La envidia: quien sufre de esta emoción tóxica padece, sufre, vive amargada, porque no tolera que al otro le vaya bien. La envidia nace de la creencia de que nunca voy tener lo que el otro tiene. Cuando sepas que puedes tener tu casa, tu salud, tu familia y caminar con seguridad de tus capacidades, nunca más nadie te despertará envidia.

7. Los miedos: es normal tener miedo, sin embargo, cuando frente a una situación imaginamos exageradamente lo peor, habremos entrado en el círculo de miedo. El miedo hace que te muevas en la dirección opuesta a lo que te conviene ir.

8. La vergüenza: por lo general, cuando una persona es objeto de burla, empieza a sentir vergüenza ya que cree que es deficiente y que algo malo hay en su ser. Así nace esa emoción. La vergüenza no tiene que ver con capacidad, talento, potencial y coeficiente intelectual, sino con sentir directamente que somos inadecuados, que no somos aptos.

9. La depresión: todos podemos tener nuestros días. Como diría Shakira. “un día de aquellos”. Un bajón es momentáneo, dura unos días o unas horas y es normal, pero la depresión, sentirse triste siempre, es una emoción tóxica. Una persona depresiva se siente culpable y a su vez, víctima de todo. La depresión es la ausencia de un sueño, de una meta, de un propósito.

10. La frustración: es cuando pensamos tanto en lo que pasamos, revisándolo mil veces en nuestra memoria, que perdemos la esperanza y nos cuesta pensar que algún día lo lograremos. Detrás de toda persona enojada, hay una persona frustrada. La frustración es un sentimiento de decepción que aparece ante un deseo no cumplido o una necesidad no satisfecha.

11. El duelo: es preciso cuidar nuestro interior de manera que, en el momento del dolor, podamos tener las fuerzas necesarias para superarlo y no permanecer allí evitando que se convierta en una emoción tóxica. Toda pérdida del pasado sin cerrar se transforma en un peso que no te deja levantar vuelo, en una emoción que no te deja avanzar, así que el dolor no es problema, el problema son las emociones no sanadas: las pérdidas físicas o emocionales, separaciones, desprendimientos en todo el sentido de la palabra.

12. El llanto: bien dice Elisabeth Kübler-Ross: “no hay nada malo en expresar nuestro dolor pero si nos aferramos a él se convierte es un castigo que nos imponemos a nosotros mismos”. El llanto no es una respuesta, es una conducta y no te da soluciones a los conflictos que tienes; por llorar no vas a lograr algo en la vida, por llorar no vas a solucionar ese problema grande que tienes. Puedes desahogarte, pero sigue, avanza. También, hay quienes usan sus lágrimas para manipular.

13. Las culpas: algunos ejemplos de personas afectadas por la culpa tóxica son quienes se sienten permanentemente en deuda con algo o con alguien, quienes se autocastigan o quienes, voluntariamente, se quedan a mitad del camino y no logran sus metas por no sentirse merecedores de éxito.

14. El rechazo: la toxicidad del rechazo no tiene que ver con todo lo que hacemos para obtener la aceptación, una necesidad digna de todo ser humano pero mal buscada. Buscamos la aceptación en el afuera, pero el rechazo está en nuestro interior. Cuando una persona se tiene rechazada no puede disfrutar en lo absoluto de nada de lo que posee, porque solo se concentrará en si es querida, felicitada, validada o no. La aceptación, el valor, no puede dártelo la gente, tú mismo tienes que dártelo. No permitas que nadie marque tu corazón.

15. Los celos: se dan por miedo a perder algo. Hay gente que tiene miedo a perder porque ellos mismos no se dan permiso para tener. No eres pertenencia de nadie ni nadie te pertenece.

Es tu decisión liberarte y buscar cómo salir de las emociones tóxicas que tengas en tu vida.

Y recuerda: ¡a sonreír, agradecer y abrazar tu vida!

¡Gracias por existir, compartir y estar!

Christopher Barquero | Twitter: @ChrisBarquero | Facebook: Chris Barquero | Instagram: @ChrisBarquero

Christopher Barquero es periodista, productor y conductor de televisión costarricense radicado en México. Trabaja para la cadena Televisa y es colaborador de CNN. También dirige su propia agencia de relaciones públicas y mercadeo. Christopher es Life Coach, dedicado a impartir sesiones de Life Coach, Coach Ejecutivo y Empresarial. Es ferviente seguidor de las filosofías para el desarrollo, crecimiento personal y espiritual del ser humano, así como todo lo relacionado con la inteligencia emocional, autoayuda, meditación, metafísica, alimentación, ejercicio, programación neurolingüística, aplicación mental, kabbalah y yoga. Actualmente escribe su primer libro, una guía para el bienestar emocional, físico y espiritual.

Foto: Shutterstock

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0