el artista que se enamoro de su propia escultura