El ascenso y la caída de Benito Mussolini

El ascenso y la caída de Benito Mussolini

A lo largo de la historia, algunos dictadores han muerto plácidamente y sus cuerpos han sido enterrados, incluso con honores, por el mismo pueblo al que sometieron. Sin embargo… el destino no ha sido tan benevolente con otros. Te contamos la historia y el dramático final de Benito Mussolini.

«Yo amo al pueblo italiano, lo amo a mi manera: mi amor es el amor armado, no el amor cursi y enclenque sino el severo y viril». Benito Mussolini

Benito Amilcare Andrea Mussolini, Duce de la República Social Italiana, fue para muchos el hombre más peligroso de Europa y, sin duda alguna, uno de los políticos más importantes de la historia del siglo pasado.

Nacido en Dovia di Predappio, hijo de una familia humilde, Mussolini cursó estudios de magisterio, y luego fue profesor durante períodos nunca demasiado largos.

En su primera afiliación política Mussolini se acercó al Partido Socialista Italiano atraído por su ala más radical y seducido por la vertiente revolucionaria. Sin embargo, actividades relacionadas al socialismo y manifestaciones de su ideología lo llevaron a visitar la cárcel en varias ocasiones.

Retrato oficial de Benito Mussolini en la presidencia del Consejo de Ministros (1940). Imagen: Wikimedia Commons.-

La conducta y postura de Benito Mussolini

Por estas conductas radicales y su postura nacionalista irredentista -que era contraria a los principios socialistas-, finalmente fue expulsado del partido. No obstante, en 1919, tras participar como soldado en la Primera Guerra Mundial, creó los grupos armados de agitación llamados Fasci Italiani di Combattimento (Fasces Italianos de Combate).

En 1921 creó el Partido Nacional Fascista, con el cual alcanzó una gran popularidad mediante la exaltación del panitalianismo, el expansionismo y el anticomunismo, sirviéndose de su influencia militar apoyado por la eficiente propaganda fascista y las concentraciones de masas cargadas de simbolismo. Se hizo con el poder en 1922, asumiendo el mando supremo del Estado itálico tras un golpe de estado…

Transformó el Reino de Italia en el Segundo Imperio Colonial Italiano, implantando una dictadura, y gobernó con un partido único basado en el totalitarismo y la autocracia de la ideología fascista.

El objetivo

El objetivo de Mussolini era hacer realidad el concepto de la Gran Italia basado en la absoluta hegemonía de Roma en el mar Mediterráneo. Quería dotar a Italia de un gran poder, autoproclamándose como el sucesor legítimo del Imperio romano…

En 1936 anunció la creación del Eje Berlín-Roma, con el cual estrechaba relaciones con el nacionalsocialismo alemán y, en junio de 1940, Mussolini llevó a Italia a la Segunda Guerra Mundial, como aliado de Adolf Hitler.

La decisión de Mussolini de participar en la Segunda Guerra Mundial junto al Tercer Reich no había reportado a Italia más que sinsabores y derrotas, lo que resultó en una rápida caída para su imperio fascista…

El régimen padecía una profunda crisis de credibilidad pues gran parte de la población había perdido la fe en él.

La inestabilidad se acentuó en julio de 1943, cuando los aliados desembarcaron en Sicilia y Mussolini fue arrestado por el Gran Consejo Fascista, bajo las órdenes del rey Víctor Manuel III.

Sin embargo, Adolf Hitler ordenó la operación de rescate mientras sus fuerzas invadían el norte de Italia en donde creó la República Social Italiana que, en teoría, representaba la continuación del Segundo Imperio italiano. Aunque en la práctica funcionó como un estado títere de Alemania…

La caída de la República Social Italiana

Benito Mussolini estrechando lazos de amistad con Adolf Hitler al formar una alianza para el conflicto. Imagen: Wikimedia Commons.-

Al hacerse evidente la derrota alemana en 1945, Mussolini no tenía claro qué camino debía seguir y dudaba entre una última defensa desesperada o buscar refugio en Suiza. Pero no había planes concretos para ninguna de esas posibilidades, así intentó negociar infructuosamente una capitulación condicionada con los Aliados.

Finalmente decidió huir con su amante Clara Petacci, su hermano Marcello y otros altos jerarcas fascistas, hacia el norte y sin destino concreto, disfrazado de soldado en un convoy alemán.

El convoy fue detectado cerca de la localidad de Dongo a las seis y media de la mañana del 27 de abril por un grupo de partisanos comunistas de la Brigada Garibaldi; y Mussolini, a quien se le hacía responsable de 862.000 a 1.008.000 de muertes, fue reconocido…

La misma noche del 27 al 28 de abril la noticia de la detención de Mussolini llegó a Milán, y la hizo pública por radio Sandro Pertini, futuro presidente de la República y dirigente del Comité de Liberación Nacional, a la vez que anunciaba la decisión del Comité de que Mussolini debía ser fusilado «como un perro rabioso».

El final de Benito Mussolini

La mañana del día 28 se reunió a Mussolini y a Clara Petacci en una casa campesina de Dongo y desde Milán llegó un grupo de partisanos comunistas con la orden de ejecutarlos, aunque Mussolini creyó en un primer momento que venían a liberarlos…

En la aldea de Giulino di Mezzegra donde, junto a la vía XXIV Maggio, y ante las puertas de Villa Belmonte, Walter Audisio –dirigente del grupo socialista- leyó una breve sentencia en nombre del pueblo italiano y levantó su ametralladora para dar muerte a Mussolini

Petacci abrazó al Duce e intentó interponerse, pero enseguida cayó muerta. Justo después Mussolini abrió su chaqueta y gritó «¡Dispárame en el pecho!». Audisio le disparó con la misma ametralladora… Mussolini cayó por cinco disparos pero no murió, por lo que Audisio se acercó con su revólver y lo remató con un certero balazo en el corazón.

Los cadáveres fueron trasladados en la tarde del mismo 28 de abril en un camión a Milán, donde al día siguiente fueron sometidos a toda clase de ultrajes por el pueblo. El servicio de policía colgó luego los cadáveres cabeza abajo en una gasolinera de la plaza como gesto de humillación y venganza

Con información de: BBC | Muy Historia | UAEH | Biografías y Vidas | History Chanel | 20 Minutos | Semana | Semana | Foto: Wikimedia

  • Me encanta0
  • Me divierte0
  • Me asombra0
  • Me entristece0
  • Me enoja0



Es tendencia