9 hábitos para trabajar efectivamente desde tu casa

9 hábitos para trabajar efectivamente desde tu casa

Home office es un término que se refiere básicamente a la posibilidad de trabajar en casa o en cualquier lugar distinto al escritorio de la empresa.

En los últimos años, las compañías han facilitado a sus trabajadores este modelo que tiene como ventajas: ahorrar tiempo y dinero, la posibilidad de tener horarios flexibles, evitar el tráfico, y si se sabe aplicar correctamente, mayor productividad.

Si eres primerizo en el tema, puede ser una experiencia estresante si no estás acostumbrado a ser productivo, ni a automotivarte para cumplir con tus objetivos.

Una de las desventajas es la facilidad de caer en distracciones, por lo que se necesita observación y autodisciplina para poder hacer un home office exitoso, ya que el objetivo es estar menos estresado y no lo contrario.

13 formas de ponerle precio a tu trabajo

Puedes aplicar estos 9 hábitos para trabajar efectivamente desde tu casa:

1. Establecer una zona de trabajo y equiparte con todo lo necesario

Home office no significa que puedas hacerlo en cualquier sitio y de cualquier manera, es necesario tener un área libre de distracciones para poder trabajar cómodamente, no importa si laboras una vez a la semana o todos los días.

No tiene que ser una habitación entera, pero si un espacio independiente sólo y exclusivamente para trabajar. También debes dotarlo con las herramientas necesarias para tu día a día.

Trabajar desde la cama no es una buena idea, ya que tendrá la tentación de dormir o relajarse. Tampoco es buena idea hacerlo frente a la televisión porque la tentación de encenderla es muy grande.

Si no cuentas con tanto espacio en tu hogar y piensas utilizar tu cuarto, puedes colgar algún aviso en tu puerta cuando no quieras que te interrumpan.

Además, puedes agregarle a ese espacio un cuaderno de notas de la oficina, una taza de café de la compañía, incluso un juguete con el logo de la compañía o de tu propia empresa para que estos detalles te recuerden lo que estás haciendo y por qué lo estás haciendo.

Parece insignificante pero te darán un empujón de motivación para que permanezcas en modo trabajo de forma más efectiva, incluso cuando parece que todo el mundo conspira en tu contra.

9 tips para comunicarte mejor en el trabajo

2. Vestirte para laborar

Aunque trabajar en pijama es atractivo, vestirse para hacer tus labores te hará sentir –psicológicamente- que estás más preparado para realizar asignaciones y no para descansar.

No hace falta llevar traje, pero hacer la rutina de aseo-vestirse te ayudará sentirte más activo.

Si lo de la ducha no te convence puedes hacer alguna otra cosa como yoga, salir a correr o trotar. El deporte por la mañana también te puede ayudar a activarte.

3. Fijarte un horario

Si trabajamos desde casa, tener un horario más o menos estricto nos permitirá ser regulares en lo que debemos hacer.

Es necesario que establezcas de forma clara una hora de inicio y una de cierre de tu jornada. De esta forma optimizarás tu tiempo, lo que te permitirá acabar el trabajo más rápido.

Recuerda: tu horario laboral debe ser el que tú quieras, pero debes tener uno.

También debes definir a cuáles horas no puedes recibir visitas, por lo que puedes hacer un planning –planificación previa de una acción que se va a realizar- para que tus familiares o compañeros de piso sepan cuándo pueden entrar a tu espacio de trabajo y cuándo no.

Evita las citas particulares –como ir al médico, al dentista o a comprar algo- en medio de la jornada laboral para no interrumpirla. Apunta estos compromisos antes de empezar tu jornada o al final, para que no te rompan el ritmo.

Igualmente acuérdate de incluir un horario para el almuerzo y para despejar la mente.

20 tips para evitar las distracciones en el trabajo

4. Descansar

Es vital que tomes descansos, tan importante como en cualquier oficina. El cansancio no te ayuda a rendir y airearte hace que recobres fuerzas.

La ventaja de trabajar en casa es que los descansos pueden ser en tu propia sala o en donde puedas respirar aire fresco.

Los descansos despejan la mente y ofrecen una nueva perspectiva de las cosas.

5 .Interactúar

Si se trabaja todos los días desde casa, es importante tener reuniones con tus compañeros y clientes. Interactuar con una persona cara a cara es algo muy importante para la salud mental, emocional y laboral.

Al momento de diseñar tu horario semanal, agrega un tiempo extra de 30 minutos –por ejemplo- por si llega a acordarse una reunión y puedas destinarlos a este fin.

6. Plantearte objetivos diarios y a largo plazo

Organizando tus tareas por prioridad determinarás más fácil qué debes hacer primero y cuáles debes haber cumplido antes de terminar el día. Esto te ayudará a mantenerte enfocado y es un claro indicador del avance diario.

Es importante que también establezcas un tiempo límite en tu horario de lo que vas a hacer cada día.

Cyril Northcote Parkinson –historiador naval británico- enunció en La Ley de Parkinson que «el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine». Esto significa que si no determinas un tiempo para completar una tarea, vas a utilizar completamente ese tiempo disponible. Imagina lo que sucede cuando el tiempo dado es infinito, nunca terminarás.

Además, al trabajar desde casa es imprescindible fijarse unos objetivos concretos a largo plazo que te permitan, en tu día a día, tener claro por qué motivo estás haciendo las cosas y qué es lo que quieres conseguir. Pueden ser de carácter estrictamente profesional, pero también personal.

Fijarse objetivos te permite mantener un buen nivel de motivación, ya que no trabajas por el simple hecho de trabajar, sino para conseguir algo que te has determinado a obtener.

Puedes comprobar estos objetivos de forma mensual para que verifiques si sigues en sintonía con lo propuesto y así seguir adelante con tus proyectos y mejorar tu productividad.

La motivación, esencial para encontrar trabajo

7. Recompensarte

Cuando logres hacer un buen trabajo, recompénsate tomándote una bebida de tu gusto o haz un descanso un poco más largo para poder disfrutar de tu éxito.

Valora bien tus logros, no dejes escapar estas oportunidades de automotivarte.

8. Salir y hacer deporte

Si trabajas desde el hogar, te gusta estar ahí y no acostumbras a salir o hacer muchas cosas en el exterior, puede ser que se te pasen los días sin darte cuenta y no salgas en ningún momento.

Quedarse encerrado no es bueno para nadie. Sal, toma un poco el sol y respira aire fresco.

Hacer deporte cada día es bueno para la mente y el cuerpo, así que es importante como mínimo salir a pasear, hacer algo fuera o incluso salir a correr.

Además, al salir cambiamos de contexto, ayudándonos a desarrollar ideas, reflexionar sobre algunos temas o dejar la mente en blanco tras un día entero de trabajo.

9. Disfrutar de tu flexibilidad

Adapta tu trabajo a tu vida y no al revés.

Trabaja en tus horas de mayor productividad, si eres de hábitos nocturnos trabaja por la noche y si tu cerebro funciona mejor de madrugada hazlo entonces.

 

La idea es que comiences haciendo cambios graduales, unos son más grandes que otros. Así puedes ir analizando tu nivel de productividad para determinar cuáles hábitos te funcionan y cuáles no.

Con información de Adeccorientaempleo | Viviendo de la web | David Torne | Ser y humano | Medium | Dinero rápido y sencillo | Foto: Trabajar en casa / Shutterstock

  • Me encanta 5
  • Me divierte 1
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 1



Es tendencia