Viejo, Famoso y sobre todo Mala Conducta: Keith Richards

Dic 18, 2013 | Sin categoría
En esta entrega de personajes, Culturizando les trae algunas historias sobre la vida de los músicos, escritores, artistas y famosos en general, que se han caracterizado por su longevidad a pesar de llevar una vida de excesos y locura.

Keith Richards –Guitarrista de los Rolling Stones-

“Yo no tengo problemas con las drogas, tengo problemas con los policías”
… dijo una vez el mítico guitarrista de los Rolling Stones, su afición por las sustancias prohibidas es legendaria, tanto así que se ha rumorado que Richards se cambia la sangre anualmente en una clínica de Suiza (según él es pura habladuría).
El abuso de heroína de Richards durante las décadas de los 60 y 70 es sorprendente, y más sorprendente aún que siga vivo. Este “chico malo” (aunque hace mucho tiempo que dejó de ser “chico” pero que mas da) ha llevado su vida al limite, aunque más tranquilo estos días.
Durante gran parte de los 70s él y sus compañeros de los Stones tenían problemas para escoger estudio de grabación ya que Keith tenía la entrada prohibida a muchos países.
En 1977, en el pico de su adicción al H, Richards estuvo a punto de ser condenado a cadena perpetua luego de un allanamiento en Toronto, Canadá, posterior a una presentación de Los Stones.
Keith se salvó de la cárcel porque se encontraba en ese momento con la esposa del primer ministro canadiense y éste, para evitar un escándalo mayor, ordenó que se retiraran los cargos.
Keith salió en libertad con sólo una reprimenda por parte del juez y la condición de que los Stones debían realizar un evento benéfico.
Luego del incidente de Toronto Richards, cambió la heroína por algo “un poco mas suave” (para sus estándares): Whisky con Cocaína. Esta combinación llegaba a mantenerlo despierto semanas enteras.
Una vez luego de una fiesta de 9 días, Keith cayó de frente contra el equipo de sonido rompiéndose la nariz: “todo era demasiado interesante en ese momento para irme a la cama” dijo refiriéndose al incidente.
Richards declaró hace no mucho que lo más extraño que había aspirado era a su propio padre, según él al morir su padre, mezcló sus cenizas con cocaína y lo aspiró.
Como cosa curiosa lo único que ha estado cerca de matar a Keith fue una caída desde un cocotero, durante unas vacaciones en el Pacifico. Keith se subió a la palmera (presumiblemente para bajar un coco para su whisky) y al llegar al tope cayó de cabeza, lo que le ocasionó una contusión cerebral que lo mantuvo inconciente varios días y de la cual no le quedó ningún daño permanente (cosa que realmente no nos sorprende) .
Amigo lector si el día de mañana ocurre una catástrofe global, sería bueno estar cerca de Richards… dado sus antecedentes, es posible que sea el único sobreviviente.
@elchevequebb para @Culturizando

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0