Vidas interesantes: Joan Hinton, de la creación de la bomba atómica a una granja de leche

Joan Hinton fue una mujer sobresaliente, científica y físico nuclear, colaboradora en uno de los inventos más importantes de la historia humana y destacada activista social.

Nació el 20 de octubre de 1921, en Chicago, Illinois. Hija de Sebastian Hinton, fue y Carmelita Chase Hinton. Durante la secundaria sobresalió como esquiadora, calificando para el equipo olímpico de Estados Unidos que habría competido en los juegos de 1940 si no hubieran sido cancelados.

Luego de la escuela, obtuvo una licenciatura en ciencias naturales de Bennington College en 1942, posterior a ello, se inscribió en la Universidad de Wisconsin, donde obtuvo un doctorado en física.

Hinton fue reclutada para el Proyecto Manhattan en febrero de 1944 mientras aún era estudiante de posgrado en física en la Universidad de Wisconsin. El Proyecto Manhattan fue una empresa de investigación y desarrollo durante la Segunda Guerra Mundial que produjo las primeras armas nucleares.

En el laboratorio secreto de Los Alamos, donde trabajó con Enrico Fermi, fue asignada a un equipo que construyó dos reactores para probar uranio enriquecido y plutonio. Cuando la primera bomba atómica fue detonada el 16 de julio de 1945, ella y un colega, montando una motocicleta, esquivaron las patrullas del ejército y se escondieron cerca de una pequeña colina a unos 25 kilómetros del punto de explosión para presenciar el evento.

A pesar de ello, Hinton pensó que la bomba sería usada para una explosión de demostración para forzar una rendición japonesa. Sin embargo, después de los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki, se convirtió en un activista de la paz abierta. Envió a los alcaldes de todas las grandes ciudades de los Estados Unidos una pequeña vitrina llena de arena del desierto y una nota preguntando si querían que sus ciudades sufrieran el mismo destino.

En 1948, alarmada por la nueva Guerra Fría, renunció a la física y abandonó los Estados Unidos para mudarse a China en medio de una revolución comunista que admiró de todo corazón.

En China conoció a su futuro esposo, Erwin Engst, y se convirtió en una excelente granjera junto a él. Hinton aplicó su talento científico para perfeccionar un pasteurizador automático de leche de flujo continuo y otras máquinas. Durante los últimos 40 años, trabajó en una granja lechera y una estación agrícola en las afueras de Pekín, atendiendo un rebaño de unas 200 vacas.

Falleció en el 2010 a sus 88 años, rodeada de sus hijos y sus nietos con una vida pasada llena de avances científicos y de grandes aportes para la humanidad.

Por María Gabriela Roa | @gabyroab | Culturizando

Con información de: Nytimes.com  |  Wikipedia.org

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0