Marzo 08, 2018

Usa el alcanfor pero no te excedas

Usa el alcanfor pero no te excedas

Si de remedios caseros hablamos, es casi seguro que hayas escuchado de la boca de tu abuela, la vecina o tu mamá acerca del alcanfor y sus bondades. Para la respiración, como componente del mentol o para limpiar la casa, si se toma desde otra perspectiva. Sin embargo, si se abusa de su empleo puede llegar a ser tóxico.

El alcanfor (Laurus Camphora) es una sustancia blanca cristalina conocida por sus múltiples propiedades. De olor bastante fresco y distintivo, este componente se encuentra en la madera de un árbol originario de la Isla de Borneo en Asia. Es utilizado desde hace muchos años para tratar enfermedades y aromatizar ambientes.

Tras varios estudios químicos realizados por diferentes científicos, el primer alcanfor artificial como tal, fue sintetizado totalmente por el químico finés Gustaf Komppa en 1903. Cuatro años después comenzó su producción industrial en Finlandia.

El alcanfor puede conseguirse en diversas presentaciones como aceite, solución, crema y en pastillas.

 

Propiedades y usos

-Gracias sus cualidades analgésicas puede aplicarse en zonas entumecidas, alivia la hinchazón, desinflama los músculos, ayuda con dolores de las articulaciones, golpes, esguinces y contusiones.

-Es anestésico y antimicrobiano.

-Al ser irritante y carminativo (favorece la expulsión de gases), ayuda con la digestión y a equilibrar el metabolismo.

-Descongestiona las vías respiratorias y sirve como expectorante.

-Previene la conjuntivitis, los ojos rojos, varicela y fortalece el sistema inmune.

-Mejora la circulación de la sangre

-Como su capacidad de absorción es bastante rápida, ayuda con los problemas de la piel, acné, erupciones, hongos. Reduce el ardor de picadas de mosquitos.

-Es bueno para desinfectar heridas.

-Es repelente de insectos, y se utiliza también en animales domésticos para marcar territorios donde no deben acercarse.

-Si se combina con otras plantas, sirve para relajar el cuerpo, equilibrar las emociones y reducir el estrés mental.

-Entre sus usos alternos, es bueno para limpiar pisos, desinfectar alfombras y cortinas, y encender fuego.

 

Sin excederse

Es conocido que abusar de su empleo puede llegar a ser tóxico para los seres vivos. Puede provocar vómitos, dolores de cabeza, irritación y cólicos.

No es recomendable utilizarlo si se está embarazada o en periodo de lactancia, si se tiene epilepsia, mal de Parkinson y en niños. Tampoco en heridas abiertas, fosas nasales o si se tiene la piel delicada, ni debe incluirse en tratamientos hepáticos, biliares, infecciones urinarias y cólicos.

Existen mitos que hablan de su propiedad para adelgazar, pero ninguna investigación médica afirma este hecho.

Pialet Narváez | culturizando.com
Con información de: mejorconsalud.com / Wikipedia / otramedicina | Foto: Alcanfor / Shutterstock

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0